BiomasaEl Juzgado de Monzón número 1 ha archivado la querella presentada por Ecologistas en Acción contra las dos técnicos municipales del Ayuntamiento y los dos técnicos del INAGA a quienes les acusaban de haber cometido delito contra la Ordenación del Territorio en la tramitación de la autorización ambiental integrada de la planta de biomasa que promueve Forestalia, a 600 metros del casco urbano.

En su auto, la jueza titular señala que los informes se limitaron al cumplimiento de la normativa urbanística y ambiental vigente de aplicación, en procedimientos ajustados a derecho, mediante una interpretación razonada del sistema legal.

Cabe recordar que en las declaraciones ante la jueza, los respectivos técnicos del INAGA y del Ayuntamiento de Monzón defendieron su actuación profesional y conforme a derecho.

Los ecologistas no entendían sin embargo que en la tramitación de este expediente se hubiera obviado aspectos tan importantes como la cercanía al casco urbano, 600 metros, o la ausencia de un estudio de emisiones contaminantes. Motivos que llevaron a presentar esta querella.

En cuato al método aplicado por los dos técnicos del INAGA para el estudio de dispersión de emisiones, el auto lo cita «como el más habitual y el más recomendado por las distintas instancias».

Y sobre la distancia de 600 metros del casco urbano, una de las principales quejas de la plataforma contra la planta de biomasa, el auto recuerda que la nueva legislación ambiental vigente no establece distancias mínimas al núcleo urbano para este tipo de industrias.

Forestalia Renovables recordó ayer que las autorizaciones ambientales y municipales «otorgadas para la planta de energía limpia de Monzón son las más estrictas y rigurosas de cuantas se han aprobado en el sector de las energías renovables. En el caso de las autorizaciones ambientales, recogen más de 150 condiciones».

Cabe apuntar, que el INAGA está revisando la declaración de impacto ambiental de este proyecto y que ha pedido a la empresa un estudio de particulas en suspensión para conocer el grado de contaminación que tendría en el entorno. En caso de recibir el informe favorable, el INAGA daría definitivamente la declaración de impacto ambiental que en una primera instancia concendió el pasado agosto.

Desde Forestalia valoraban ayer positivamente el auto y de la jueza y apuntaban «que la generación eléctrica mediante biomasa es un sistema habitual y contrastado en cientos de poblaciones de España y Europa, que tienen este tipo de plantas, incluso, en pleno casco urbano, ya que son inocuas para la salud y el medio ambiente».

Ahora Ecologistas en Acción estudiará con su letrado el auto de la jueza para dictaminar si presentan un recurso de apelación ante la Audiencia Provincial de Huesca. Un recurso que deberían presentar en cinco días. El abogado de Ecologistas en Acción, Pablo Malo, prefería no realizar valoraciones hasta que su cliente decida si presenta recurso o no.

Por su parte, el alcalde Álvaro Burrell se alegraba del archivo provisional de la querella «por las técnicos. Nunca he dudado de la profesionalidad de las técnicos municipales, por ello desde el primer momento hemos intentado apoyarlas legal y moralmente».

 

 

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here