VEndedorQuimeras

 

gobierno de aragón

 

Quimera: f. Aquello que se propone a la imaginación como posible o verdadero, no siéndolo.

 

Así define la RAE una quimera. Una propuesta a la imaginación, y eso es precisamente lo que hace Alfonso Carrasquer en su nuevo libro, El vendedor de Quimeras de Graficas Ediciones, proponernos un viaje, desde nuestra imaginación, de Paris a Barbastro.

Sin salir de casa… O de la piscina.

¿Cómo lo hace? Novelando para nosotros la historia. Carrasquer, que es además de escritor, historiador y maestro, hace suyo un hecho histórico, la cruzada de los pastorcillos, para relatarnos la historia de un grupo de campesinos, que cansados de pasar penurias se unen a un predicador deseando llegar a Tierra Santa. Pero junto a este hombre nada es lo que parece y pronto, el hambre y la desesperación imponen un cambio de planes, todo por salvar su propio pellejo, e incentiva entre los nómadas la necesidad de acabar con el pueblo judío, enemigo de Cristo.

Se unen a la peregrinación, mezclados entre los campesinos, algún grupo de malhechores, mujeres que a duras penas sobreviven, niños sin rumbo y un templario, Bernat Guerrer, poseedor de un pergamino («El Pergamino de Chinón»)  que demuestra la inocencia del Temple, con su consecuente amenaza a la credibilidad de la iglesia.

Viajemos de Paris a Barbastro con Alice y Bernat. Eso nos propone Alfonso. Viajemos conociendo un poco esa historia nuestra que, a veces, nos resulta totalmente desconocida.

Viajemos a través de las páginas de este libro y sepamos cómo era el Paris del S XIV, como vivieron sus gentes la hambruna. Detengámonos a pensar en la desesperación que lleva a un pueblo a comer carne humana. Pongámonos en la piel de esos nómadas, mal guiados por un monje infame que solo busca el beneficio propio. Pensemos en la fragilidad de los vínculos que nos unen a otras personas en tiempos de desventura.

El vendedor de quimeras nos invita a viajar, y a recorrer Barbastro cuando el asentamiento judío convivía pacíficamente con otras culturas, sin luchas, sin batallas, hasta que a alguien rompió la armonía.

Viajamos a través de la lectura. Lleguemos esta vez a Barbastro. ¿Por qué no?

Reseñado por Rita Piedrafita

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here