Varios

Este articlo está escrito en fovano, una variedat de l’aragonés. En concreto está escrito en l’aragonés de Troncedo, lugar de procedencia de la familia de l’autor, emigrants montanyeses como tantos y que van tener Balbastro como primer destino, ta part de l’anyo 1949. Ye una variedat de l’aragonés vivo, con bel rasgo oriental y con castellanismos, por lo que, aspero, será de buen entender pa’l lector.

BarbastroEn Balbastro y otras ciudatz de los somontanos d’Aragón la inmigración montanyesa ha síu historicament prou important. Esto s’ha puesto veyer más que más en los zagueros anyos, con l’espectacular crecimiento poblacional ocurríu en estas ciudatz a mediaus y en la segunda metat d’el sieglo XX (Balbastro teneba 9.381 habitants en l’anyo 1950, 10.227 en el 1960, 13.427 en el 1970 y 15.182 en el 1981).[1] Ye por todas conocida el fenomeno de la migración masiva rural-urbana d’el sieglo pasau. Manimenos, pa explicar bien estos datos cal fer-se cuenta de qu’en istos casos influye la especial afección que van tener estas ciudatz de la migración masiva montanya-tierra plana.

GOB ARAGON surge

Pa entender el fenomeno de la emigración montanyesa cara ta tierra plana ye muit important parar cuenta primero de cómo funciona el sistema de Casas en la montanya. En la montanya aragonesa la sociedat s’organiza en Casas. La Casa ye una institución, un achent social equivalent alto u baixo a la familia, y totz los suyos miembros pertenecen a ella (igual como el bestiar, los edificios y las tierras). Mesmo hoi, en la sociedat contemporania, en los lugars d’el Pirineo a una persona no se le conoce por los apellíus, sino por de qué Casa ye; y en los tiempos d’antes más la importancia de la Casa en la identidat d’una persona y en el suyo futuro en función de la posicion que ocupaba en ella ha síu mayor.

La montanya ha síu siempre un puesto aspro y de mal estar, a onde yera prou dificil la vida. Allí la chent, pa poder mantener una alta presión demografica sobre el territorio, ha trobau como solución el organizar-se en un sistema de Casas como unidatz autosuficients, capables de mantener con recursos propios a toda la chent que i viviba. La Casa teneba un amo: una persona (buena cosa veces un hombre, pues ixe sistema ye muit patriarcal) que mandaba en ella y en la chent y recursos que le perteneceban, que decidiba quí heredaba, y que con la suya parella yeran las solas personas con drecho a casar-se y tener hijos. L’amo nombraba d’entre los hijos suyos a l’heredero, que faría d’amo en casar-se. La resta d’hermanos y hermanas teneban la opción de marchar de casa (bien a servir t’atra casa más fuerte u bien a la emigración) u de quedar-se-ie de tions (esto ye, a treballar pa la casa tenendo d’amo a’l suyo hermano, sin poder-se casar ni tener hijos) y la Casa teneba obligación de mantener a la chent que s’estimase más de quedar-se-ie de tión, pero nomás que de mantener-los.

Cal fer-se cargo que iste sistema ye a-saber-lo opresor pa toda la chent menos los amos. Ye por ixo que mucha chent que no heredaba s’estimaba más de marchar, más que más si atisbaban que podebar ir a espiocar por bel otro lugar. Si la Casa yera fuerte (en teneba bien de chanfles) los hermanos que no heredaban podeban estudiar pa mosen u pa militar. Si no en teneba pues la chent marchaba a espiocar ta tierra plana. Este sistema de Casas ha síu causa d’una mano la chent que baixaba a l’arreo de la montanya ta las ciudatz, y de la otra de las primeras migracions masivas, quando toda la chent que no iba a heredar marchaba sin pensar-lo brenca.

Amás d’esta tongada emigratoria, fendo parte de la migración masiva de la montanya ta la tierra plana va haber tamién otros ixarabols de chent que va marchar. Va haber-ne una directament relacionada con la Guerra Civil. A lo largo d’este conflicto i habeba a-saber-la chent que va tener que marchar ta Francia fuyindo de la guerra. En bel caso a esta chent les van esbordegar la casa. En hai de casos en Sobrarbe y Ribagorza en que los nacionals, malas qu’entraban en un lugar, arramblaban con lo que podeban de las casas (más que más de las que ya s’en heban íu) y lo que no podeban llevar-se lo aventaban pa que se malmetese y no podese emplear-lo denguno y marchaban cara t’alto. Esta chent qu’heba marchau de los lugars ta Francia, si quando i tornaba ya no teneba ni casa ni cosa, continaban camino ca’pa la emigración.

La zaguera tongada ye la relacionada con los Plans de Desarrollo d’el tiempo tecnocratico d’el Franquismo. Estos Plans incluyiban una estratechia pa fer a la chent marchar de la montanya y otros puestos ta onde que se estaba desarrollando la industria, pa que servisen de mano d’obra. Con esta tongada y en muchos casos, van marchar hasta los amos. En ella ye de buen identificar d’un costau la emigración aforzada de la chent que van expropiar pa reforestar u pa fer pantanos (que valeban p’alimentar d’enerchía la industria y pa colonizar y fer regadíos en tierra plana) y d’otro aquella emigración empentada d’una traza una miqueta más indirecta, a puro de no posar-ie servicios ni infraestructuras hasta que a la chent no le quedase otra que ir-se-ne, mirando de que la necesidat de trobar un futuro que en la montanya no s’atisbaba guaire bueno fese marchar a la chent. Por un regular, en muchos lugars, la zaguera falta de servicios que feba marchar a la chent yera el cierre de la escuela.

Y ye esta zaguera tongada la que va sacar a más chent de la montanya y va causar el movimiento migratorio más gran, no nomás ta las ciudatz de los somontanos, sino ta otras como Zaragoza u Barcelona. En este caso el destino que se triaba seguntes d’aonde se teneba familia u contactos como d’una cuestión cheneracional. La chent más choven por un regular gosaba marchar ta las ciudatz que estasen más lejos y fuesen más grans, tanimientres la chent más gran gosaba triar destinos más cerqueta d’el lugar d’el que saliba.

Ta ciudatz como Balbastro, pues, va acudir chent que veniba de las primeras tongadas migratorias (la chent que no iba a heredar), asinas como chent que va marchar de la montanya de más gran y que ya tenesen familia u chent conocida vivindo allí. Estos montanyeses y montanyesas feban relación (más que más al principio) con otra chent de la montanya, que gosaban venir de las mesmas valles y que i viviban en los mesmos barrios. P’algunos Balbastro no yera que una etapa en un viache más largo ta Zaragoza, Barcelona u mesmo la Guinea, manimenos pa otra chent Balbastro va significar una nueva vida y una nueva casa a onde asentar-se. Ye esta chent que se va quedar la que va fer diasporas más estables de personas de las mesmas valles y redoladas que se relacionaban entr’ellas más que no con las balbastrinos. En estas diasporas la chent que ya i heba vivíu tiempo aduyaba a los que veniban de llegar a trobar casa y faina en la ciudat, fendo-les d’introductor en este campo zancero. Con la vida contino en la ciudat la chent que se’n va baixar ha íu perdendo el contacto con la suya Casa y el suyo lugar como desenchegando a poquetz, pero nunca no pas de todo. Mesmo hoi; manimenos el tiempo, la convivencia y las nuevas cheneracions han puesto ixarrallar l’aislamiento de las inmigrants montanyesas; continan podendo-se identificar estos grupos de chent, collas de montanyeses, que teneban relación en la montanya y la tienen en la ciudat, fendo chicotz grupos socials dentro de la sociedat balbastrina y d’otras ciudatz de la tierra plana.

[1] Datos obteníus considerando unicament a la población de drecho. Fuente: INE

dph

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here