Protesta de Ecologistas en Acción en el carnaval de Monzón en 2016.

El INAGA ha requerido datos complementarios a la empresa Solmasol, que promueve la planta de biomasa en Monzón, para poder culminar su revisión de oficio de cara a emitir la declaración ambiental integrada.

El ente público pide concretamente información complementaria sobre el modelo seguido para el estudio de la dispersión de contaminantes. Según informan desde Solmasol, este requerimiento es un mero trámite dentro del largo proceso administrativo. Y aseguran que lo han encargado a la consultora especializada independiente que realizó el estudio de inmisiones, y se remitirá en próximas fechas al INAGA.

Mientras que desde Ecologistas en Acción consideran que la empresa no calculó adecuadamente las emisiones y no justificó  las emisiones de benzopirenos en el informe presentado en agosto de 2016 ya que el promotor se basó en datos del 2009, como denunció en su día la asociación conservacionista y la plataforma contra la incineradora de biomasa.

Ecologistas en Acción insiste en su tesis de lo pernicioso para la salud que será la ubicación de esta planta a 600 metros del casco urbano.

TIENDAS ONLINE

1 Comentario

  1. Este tema de la planta de biomasa es, en mi opinión, un caso paradigmático de prepotencia y egoísmo de una empresa que mantiene contra viento y marea sus intereses económicos. Utilizan sus poderosos recursos e influencias siempre a base de dinero, sin escuchar y respetar a los ciudadanos que lógicamente quieren vivir en paz y salud en su ciudad.
    Casi la totalidad del barullo y confrontación social se podría solucionar modificando la ubicación de la planta, alejándola del casco urbano porque no hace falta ser o saber mucho para adivinar que estas actividades a seiscientos metros del barrio más cercano entrañan, por mucho que quieran desmentirlo, riesgos y perjuicios para la salud de los montisonenses.
    Monzón es, desde hace muchas décadas, una ciudad modelo en la implantación y desarrollo de la industria que da trabajo y seguridad a cientos de familias sufriendo y pagando un peaje caro y molesto en emisiones y contaminación. ¿Ahora se pretende rematar a esta población sufridora y víctima desde hace varias generaciones con otra chimenea por la que se pretenden vomitar toneladas de gases de dudosa, cuando menos, inocuidad a pesar de las “consultoras especializadas” y sus “informes”?. Creo que Monzón no se merece esto y sí, sin embargo, el reconocimiento y el apoyo a sus esfuerzos por atraer a sus polígonos muchas empresas, que las hay, que no causan daños irreparables al aire que necesitan cada uno de los seres vivos de su entorno. Llevan años consiguiendo muchos frutos a sus empeños por ofrecer estabilidad y trabajo de calidad. Creo que no necesitan esta planta para seguir creando trabajo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here