20170408_112154Tras la suspensión de nuestra jornada de senderismo del día 25 de Marzo, no hemos esperado mucho a recuperar este sábado 8 de abril la magnífica dinámica de las actividades con familias. Esta temporada, que coincide con el curso escolar mes a mes, está siendo toda una escuela en la Naturaleza para que los niños se muevan cómodos por ella de la mano de padres y monitores.

El Centro Excursionista de Graus, en la persona de su presidente, Carlos Bravo, ofrecía otra vez su saber y generosidad preparando una ruta circular por el sendero GR1 que evoluciona muy cercano a la ciudad. Esto permitía a todos los participantes disfrutar desde un primer momento de verdaderas joyas tanto patrimoniales, como el puente románico o “de abajo” a la salida de Graus hacia el monte de las Forcas, como del extenso bosque de pinos entre los que emergía la ermita de San Bartolomé, semi-derruida y reconocible por su ábside y bóveda en cuarto de esfera absorbidos en una caseta de campo hace ya muchos años.

Senderismo Infantil Montañeros de Aragón Barbastro. Un bosque que mostraba las heridas del temporal que azotó esta parte oriental de la provincia hace quince días y en el que había que sortear infinidad de troncos que, no habiendo sucumbido a vientos huracanados, sí sintieron el peso de la nieve húmeda caída con aplomo e insistencia y que hizo estragos entre los ejemplares más débiles. Nuestro anfitrión Carlos Bravo se había ocupado de todos los detalles de la excursión y procuró que se despejara el camino gracias al trabajo de un operario del ayuntamiento.

El sentido circular de la marcha nos llevó a orillas del Isábena y allí descubrimos el antiguo cable tendido sobre el río y por el que en un cajón pasaban los viajeros al otro lado de camino a Graus.

Senderismo infantil Barbastro. Desde este momento se siguió el cauce aguas abajo y siempre entre pinos para cruzar el caudaloso río definitivamente por la nueva pasarela. Frente a ella, y como no cubría todo el cauce, fue necesario que quienes guiábamos estuviéramos ayudando a pasar a niños y padres puestos en fila pero un poco espaciados para no acumular demasiado peso. Después, una pequeña pausa para hacer una foto de aventureros tras el obstáculo superado.

Pero el acopio de experiencias no se acababa allí. Todos los pequeños, en su insaciable curiosidad, pudieron ofrecer comida y hierba a un caballo, una cabra y un burro tras una cerca en la zona de huertas al regresar a Graus a la vez que contemplar el trabajo paciente de una pareja de hortelanos que mostraban orgullosos su jardín de tulipanes entre cerros de cebollinos y patatas recién sembradas.

20170408_125721Habían sido casi once kilómetros de convivencia y diversión en una mañana soleada y suave en la que renovamos nuestro compromiso de club con la promoción y aprendizaje de la pasión por la montaña. Sin duda inocularemos a estos niños el amor por el monte y el abundante patrimonio que nos rodea ya que así hicieron con nosotros en Montañeros de Aragón hace de esto varias décadas. Como se ha podido contemplar en el Centro de Congresos de Barbastro en fotos de una reciente exposición, la tradición de los exploradores desde comienzos del pasado siglo ha pasado y pasará saltando de generación en generación. Vivir aventuras merece todo el esfuerzo del mundo. Y enseñar a que los niños a vivirlas será nuestro empeño en cada salida de senderismo familiar.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here