CEDER PUEBLOS VIVOS

Efectivos de la Guardia Civil encontraron ayer tarde a los pies de la peña Castibian, frente a la colegiata de Alquézar, el cuerpo sin vida de un hombre de 35 años, vecino de Tarrasa pero con residencia familiar en la localidad del Somontano.

El fallecido, José Antonio Martínez, había dejado la casa de sus padres en Alquézar después de comer el sábado y se marchó para, según les contó, cortar unas ramas que dificultaban el acceso a las pasarelas del río Vero.

CAMINO DE SANTIAGO

Al caer la noche y al ver que su hijo no llegaba, los padres alertaron a la Guardia Civil que sobre la medianoche puso en marcha un amplio operativo de búsqueda. Las labores de rastreo se reanudaron en la mañana de ayer y contaron con unos 30 agentes de la benemérita de la unidad de Seguridad Ciudadana de Huesca, Angües y Novales, un helicóptero, equipos de montaña de Jaca, Boltaña, Benasque y Huesca, además de agentes de Seguridad Ciudadana de los puestos de Huesca, Angüés y Novales, dos guías de perros especializados en búsqueda de personas. A ellos se unieron un bombero de la Ribagorza con otro perro de rastreo y una treintena de vecinos de Alquézar.

Gracias a las explicaciones dadas por unos escaladores, que se toparon el sábado con el desaparecido, se logró encontrar su cuerpo sin vida sobre las 17.00 de ayer. El cadáver se encontraba próximo al inicio de la ruta de las pasarelas del Vero, en el barranco de Castibian.

El hallazgo del cadáver conmocionó a esta población del Somontano ya que la familia “se había ganado el cariño de los vecinos”, como relató el alcalde Mariano Altemir que estuvo junto a otros miembros del Ayuntamiento dando apoyo psicológico a unos padres destrozados.

La investigación judicial tratará de esclarecer las causas de la muerte de J.A.M. una vez que se realice la autopsia.

DPH SONNAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here