M3351M-T021
Contraportada nº 54. Imagen 1. (Masaje de ojos)
Masaje de ojos. EyB.

Ronda Somontano.- ¿Qué función tiene la práctica de la gimnasia ocular?

Ejercicio y Bienestar.- Se trata de una práctica motriz para entrenar la musculatura de los ojos y mantener e incluso mejorar la visión, en especial la periférica, lo que significa que la percepción visual puede optimizarse con el entrenamiento sistemático y consciente.

SUSCRIPCION

RS.- ¿Esta práctica es conveniente para cualquier persona, sean de diferente edad y condición de la visión?

EB.- Cada persona es única y por tanto distinta, pero en todos los casos el entrenamiento constante y consciente sirve para optimizar diferentes aspectos y dimensiones de la conducta motriz de las personas, sea estirarse para seguir creciendo, tonificarse para mejorar la vitalidad, descomprimirse para abrir las articulaciones o como en este caso, activar y estimular la musculatura ocular para mejorar la percepción visual.

Contraportada No 54. Imagen 2. (Mirarse las manos para entrenar visión periférica)
Mirarse las manos para entrenar visión periférica. EyB.

La mejor época del año para realizar esta práctica motriz es durante la primavera, dado que el aumento de la duración e intensidad de la luz y el estallido de color en la naturaleza, excitan el nervio óptico y la musculatura ocular tiene que adaptarse a esta nueva situación ambiental, lo que significa en muchos casos, padecer un síndrome de adaptación que genera problemas en muchas personas, sean niños, jóvenes, adultos o ancianos

RS.- ¿Y este entrenamiento ocular evita o reduce estos problemas?

EB.- Por supuesto que sí. El solo hecho de orientar la intención consciente en esta dirección y proponerse realizar esta sencilla práctica de manera cotidiana, ya es una actitud que mejora este síndrome de adaptación, que a veces se manifiesta con lagrimeo constante, tics oculares, orzuelos, picores y otros, que afectan en mayor o menor medida a la funcionalidad de la percepción visual.

RS.- ¿En qué consiste el entrenamiento mediante la gimnasia ocular?

EB.- En primer lugar llevar la atención a los ojos. Sentirlos por afuera y por dentro. Su localización, textura, calor, densidad… tan solo con la atención o ayudados por los dedos y las manos, en forma de contacto, masajes o ligeras presiones.

A continuación se fija la vista en un punto concreto de la pared o del techo, dependiendo de la postura que se adopte para realizar esta práctica (de pie, sentado o tendido en decúbito supino sobre el suelo) y desde ese punto se va desplazando la mirada hacia todos los lados manteniendo la cabeza y los hombros completamente quietos. Pueden desplazarse las manos en todas direcciones tratando de no perderlas de vista y así agudizar la visión periférica.

Finalmente se mantienen los ojos abiertos mirando fijamente al punto elegido sin parpadear. A los pocos segundos se siente un escozor progresivo que al mantener los ojos abiertos se convierte en humedad, hasta que comienzan a segregarse lágrimas. En ese preciso instante se cierran los ojos y se disfruta del inmenso placer de sentir la córnea de los ojos húmeda, bañada en tus lágrimas. Poco después, al abrir de nuevo los ojos, la persona puede sentir una sensible mejoría en su percepción visual.

RS.- ¿Desde cuándo y en qué condiciones conviene llevar a cabo este tipo de entrenamiento?

EB.- Esta práctica motriz tiene una antigüedad milenaria, era ya una ejercitación habitual en la gimnasia taoísta china desde hace más de tres mil años, el yoga de ojos se practicó también en la India hace más de dos mil años, lo practicaban los aztecas a la salida del sol hace casi mil años y también los templarios, como parte de su entrenamiento para la equitación.

Lo mejor es entrenar con luz solar, pero al amanecer, cuando los rayos son aún muy poco intensos, pues transcurridos apenas veinte minutos desde el amanecer conviene practicar siempre de espaldas al sol.

Es una práctica excelente para los niños en sus primeros años de escolaridad, para los jóvenes estudiantes y también para los conductores, pero ostenta especial interés en esta época dominada por la civilización tecnológica, en la que millones de personas se pasan muchas horas frente a una pantalla, sea de la televisión, del ordenador o del teléfono, por lo que actualmente es una práctica motriz más necesaria que en ninguna otra etapa de la historia de la humanidad.

 

www.ejercicioybienestar.org

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here