Mujer Rural

Los Reyes Magos en la residencia de las ermanita. Foto JLP.Tras una larga noche de trabajo repartiendo los juguetes por los hogares del Somontano, Sus Majestades los Reyes Magos de Oriente visitaron durante la jornada de ayer por la mañana las residencias de los ancianos, el centro de ATADES y el Hospital de Barbastro para entregar a los residentes y enfermos su cariño, dulces y regalos.Si la Cabalgata real, celebrada en la tarde noche del día 5 constituye el acto más vistoso y popular, la tradicional visita que Melchor, Gaspar y Baltasar cursan a los asilos es «el acto más entrañable que hacemos». Así lo expresa Gaspar que siempre se emociona en estas visitas.

Melchor se encontraba al igual que sus compañeros «cansado por haber repartido tantos juguetes durante toda la noche», pero aun así mostraba mucha entrega por acudir a las residencias «porque a esta gente hay que recordarla y estar con ellos. Además te lo agradecen muchísimo en las caras y en los gestos. Son una gente que te adora y les encanta que vengan a verlos».

FRANCO MOLINA CENTRAL

Baltasar conversa con unos ancianos en la residencia de las Hermanitas. Foto JLP.Par a Gaspar la visita a las residencias y a la gente mayor «es para emocionarse». «Con los niños te lo pasas muy bien porque es un acto para divertirte pero la visita a las residencias, al centro de ATADES y al Hospital es la leche, es algo para sentirse muy orgulloso. Con el cariño que nos dan ya nos sentimos muy compensados».

Por su parte Baltasar considera que la visita cursada ayer por la mañana a estos centros «es lo más bonito que hay. Además ves como los ancianos se animan con tu presencia y eso está muy bien. Es una visita muy emotiva y llega mucho a la gente y a nosotros también nos toca. Ellos te reciben con mucho cariño y mucha ilusión».

Ayer fue un día de gran celebración en los centros asistenciales de la casa Amparo , la residencia municipal, la de las Hermanitas de la Caridad y la residencia Somontano , que se vistieron con las mejores galas para recibir a Sus Majestades y despedir las fiestas navideñas. Hubo cántico de villancicos, reparto de dulces para cada residente, ágapes para los Reyes Magos y su séquito y lo más importante los vínculos de cariño que se establecieron entre los ancianos y SS.MM.

Melchor entrega un regalo a unos enfermos en el Hospital. Foto JLP.La fiesta y algarabía también estuvo presente entre los residentes del Centro de ATADES, mientras que en el Hospital SS.MM visitaron a los enfermos pequeños y grandes y les obsequiaron con presentes.

Sor Herminia, una de las religiosas que está al cuidado de los ancianos en la residencia de las Hermanitas de la Caridad califica esta visita como «maravillosa». «Los Reyes les muestran cariño y como conocen a casi todos se alegran mucho de verlos y de que les tengan en cuenta. Son unos Reyes muy simpáticos», afirma. Los ancianos de esta y otras residencias de la ciudad del Vero esperan este día con la misma ilusión que los más pequeños «porque siempre tienen regalos y es una muestra de cariño hacía a ellos. Es un día muy especial tanto para los ancianos como para nosotras».

Salvadora es una de las residentes y se mostraba más que encantada con la visita real. «Ha sido estupenda, los Reyes y la residencia se portan muy bien y he recibido un regalo», afirmaba con emoción.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here