Sobre las cinco de la tarde de ayer, 24 de mayo, se recibió una llamada en la Central 062 de la Guardia Civil de Huesca,  en la que un escalador informaba que su compañero había sufrido una caída cuando se encontraban escalando en el Tozal del Mallo (Ordesa), se dirigieron al lugar helicóptero de la Unidad Aérea de la Guardia Civil, GREIM de Boltaña y médico del 061.

El herido, un varón de 37 años, vecino de Badalona (Barcelona) y su acompañante otro varón de 38 años, el cual resultó ileso, iban perfectamente equipados para la actividad que realizaban.

Al llegar a la zona desde la aeronave pudieron divisar al escalador colgado a unos 100 metros de la cima, en una pared de 300 metros de altura, encontrándose aparentemente inconsciente, por lo que se dirigieron a lo alto de la pared para dejar a los especialistas, ya que era imposible acceder al lugar mediante un ciclo de grúa dadas las características del terreno.

En la zona se estaban formando nubes de tormenta, por lo que los pilotos tuvieron que realizar varios intentos de aproximación ya que las corrientes de aire impedían realizar la toma en la cima, consiguiendo finalmente con gran dificultad dejar a los especialistas con el material para que iniciaran lo más rápido posible el descenso hasta el herido.

Debido a la dificultad de la zona, la pocas horas que quedaban de luz y para dar más celeridad a la evacuación con la camilla, se incorporaron otros dos especialistas del GREIM de Boltaña a las labores de rescate.

Tras llegar hasta el accidentado el mismo recuperó la consciencia, se le inmovilizó en la camilla y hubo que izarlo a una repisa existente unos 40 metros más arriba, donde el helicóptero podía intentar realizar un ciclo de grúa para agilizar su evacuación.

En el momento de realizar la aproximación del helicóptero hasta el lugar donde se encontraban se desencadenó una fuerte tormenta de lluvia y granizo, pero dada la urgencia existente para evacuar al herido antes de que cayera el ocaso, mediante un ciclo de grúa se consiguió extraer la camilla con el herido y uno de los especialistas de montaña, el resto de componentes se quedaron junto con el compañero del accidentado en la pared.

Tras ser asistido por el médico del 061 y dado que el herido presentaba múltiples traumatismos se procedió a su traslado al Hospital San Jorge de Huesca y de allí en UVI móvil al Hospital Miguel Servet de Zaragoza.

El resto de componentes del GREIM de Boltaña tras asegurar al compañero del accidentado e izarlo hasta la cima, se dirigieron a pie ya de noche, progresando lentamente debido a que el terreno estaba resbaladizo por la lluvia, llegando hasta la pradera de Ordesa en torno a la media noche.

 

 

 

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here