ESTA HISTORIA VA CONTIGO
Manolo Calvo_RondaSomontano.
Manolo Calvo junto a su placa. Ángel Huguet.

Manolo Calvo ya forma parte de la historia de la Plaza de Toros donde tiene una placa que reconoce la ferviente dedicación que ha tenido durante 70 años, treinta de ellos en labores de conserje desde que incorporó como ayudante de Eduardo Lanas, su antecesor, el 8 de septiembre de 1945 con 13 años. La Asociación Amigos de la Plaza de Toros que preside Miguel Ángel Ballarín acordó por unanimidad dedicarle la placa en la misma esquina donde está la de su antecesor Eduardo Llanas (8 de septiembre de 1986).

Manuel Calvo entró como “ayudante” y acomodador en 1945 y se cortó la coleta -en términos taurinos- en 2014 con 84 años después de una vida “apasionada por los toros” como recordaron sus hijas Emilia y Ana que compartieron emociones con su madre Ángeles Labarta. La familia tuvo el respaldo del alcalde Antonio Cosculluela, del concejal Sergio Lozano que ha presidido los últimos festejos y del veterano Eugenio Sánchez, asesor desde el año 1978, “amigo de fatigas” de Calvo.

AB ENERGÍA AIRE ACONDICIONADO

El acto sencillo reunió a concejales, socios, aficionados y amigos para celebrar la efeméride, discreta pero acreedora de dos orejas, rabo, vuelta al ruedo y salida a hombros por la puerta grande. Hombre de pocas palabras -lo contaron todo sus hijas- Calvo habló justo para reflejar su sorpresa, “no me lo esperaba porque han sido muchos años de trabajo y dedicación a la Plaza donde he pasado más horas que en casa”. En tantas décadas, recordó que “solo en el año 1993 nos quedamos sin toros por remodelación de la Plaza y hace dos pero ya no estaba de conserje”.

Manolo Calvo_RondaSomontano.
Calvo, su mujer, junto al presidente de la asociación taurina y el alcalde de Barbastro. Ángel Huguet.

En tareas de mantenimiento ha hecho de casi todo para que la Plaza esté siempre en condiciones y más de una noche durmió allí en vísperas de corrida porque “cenar con mi padre en la Plaza ha sido muy habitual” explicaron sus hijas que resumieron en cuatro palabras los aspectos más esenciales, “pasión, entrega, trabajo y sentimiento”. Además, compartió labores “abnegadas y gratuitas” con su trabajo profesional en Fontanería Rodríguez y de la huerta hizo otra de sus tareas cotidianas.

En su trayectoria, ha sido presidente de la Asociación Amigos de la Plaza de Toros que gestiona el único Museo Taurino en la provincia de Huesca desde el año 2008. Calvo y Luis Labrador (fallecido) entre otros llevaron la iniciativa y “Dios repartió suerte” en el proyecto realizado con recursos propios en espacio cedido por el Ayuntamiento. Antonio Cosculluela destacó la labor de Calvo “es un reconocimiento merecido porque, además de aficionado, impulsó el Museo, ha estado al frente y mantuvo vivo su interés por la fiesta taurina.Lástima que aún no ha visto cumplido el deseo de ver la Plaza terminada en la parte vieja”.

DPH BECAS ARTÍSTICAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here