Mujer Rural

Con una inversión de más de 900.000 euros, la Diputación Provincial de Huesca ha finalizado el primer tramo del nuevo trazado que une los términos municipales de Abizanda y Aínsa-Sobrarbe y adjudica el que llega hasta Javierre de Olsón, dentro de una  actuación más amplia para dar acceso a las poblaciones que se encuentran entre la A-138 y la A-2205.

A día de hoy ya se puede circular por un acceso digno entre la A-138 y el límite del municipio de Aínsa-Sobrarbe tras las obras de ensanche y mejora realizadas que, según explica gráficamente el responsable de Obras de la DPH, Joaquín Monesma, “hemos conseguido pasar de que prácticamente no podían cruzarse dos vehículos y menos aún si eran agrícolas, a hacerlo con comodidad en una calzada de 5 metros”. La inversión en este tramo de poco más de un kilómetro de carretera de montaña ha sido de 410.400 euros y, a la espera de firmar el contrato en los próximos días, Pryobra ha sido la adjudicataria del siguiente por 506.816 euros y un plazo máximo de ejecución de ocho meses.

FRANCO MOLINA CENTRAL

En este sentido, Joaquín Monesma pone de manifiesto el papel que juega la “necesaria inversión en la red secundaria de carreteras que llega hasta el último núcleo donde vive gente” y en referencia a este eje entre la A-138 y la A-2205 apunta que se benefician cerca de una veintena de pequeñas poblaciones y hasta cuatro municipios (Abizanda, Boltaña, Aínsa y Bárcabo).

En este proyecto no solo están contemplados los accesos a las localidades de Lamata, Javierre, Olsón y Mondot, sino la mejora de accesibilidad a la zona norte del Parque Natural de la Sierra y los Cañones de Guara y, por tanto, a las poblaciones cercanas de Arcusa, Castellazo, Urriales, Santa María de Buil, Paules de Sarsa, El Coscollar, Sarsa de Surta, Pueyo de Morcat, Santa María de la Nuez, Eripol, Almazorre, Hospitaled, Bárcabo, Betorz o Lecina.

Estas obras dan continuidad a las ya ejecutadas entre la A-138 y el núcleo de Lamata, para conseguir resolver el ancho insuficiente, la deficiente pavimentación y las características de trazado, principalmente en lo que respecta a las curvas y para lo que se han diseñado pequeñas variantes muy localizadas, tanto en los primeros 1.120 metros a partir de la localidad de Lamata, perteneciente a Abizanda, como en el tramo a ejecutar para acabar en Javierre, en el vecino municipio de Aínsa, en una longitud aproximada de 1,5 kilómetros.

En total, son más de 2,6 kilómetros los que separan Javierre de Lamata, donde los trabajos también han llegado al tramo intermedio de la travesía. Entre lo ejecutado en los últimos meses hasta el punto kilómetrico 1,120, se han contemplado obras de fábrica para drenaje, las de paso por los dos cauces más significativos, el afirmado, señalización y la colocación de salvacunetas en entronques o entradas a fincas.

 

 

 

 

 

 

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here