Un grupo de 75 niños ucranianos, en edades comprendidas entre 7 y 18 años pasarán las vacaciones de verano hasta el 29 de agosto entre familias de la Asociación de Asistencia a la Infancia que facilitan la posibilidad de pasar un verano feliz y diferente según informa Eduardo Puente, presidente de la Asociación. Los niños, entre los cuales hay 8 nuevos, vienen desde la región de Chernóbil donde ocurrió el accidente nuclear el 26 de abril de 1986 que marcó muchas vidas.

De los 75 niños, 38 pasarán las vacaciones con familias de Huesca, Binéfar, Monzón, Barbastro, Castillazuelo, Salas, Barbuñales. Aínsa, Boltaña, Almudévar y Villarreal de la Canal. El resto lo harán entre familias de Zaragoza y provincia. El traslado desde Ucrania hasta Barcelona por vía aérea y el viaje posterior hasta destinos cuesta 28.000 € con cargo a la Asociación de la que forman parte 900 familias aragonesas. En el viaje desde Barcelona colaboran Panadería Olvis, de Huesca, y la cadena Súper Mercados Alto Aragón que aportan, de nuevo, los bocadillos de jamón y refrescos para el consumo.

GOB ARAGON surge

El tope de edad para disfrutar de este programa son 18 años, “a partir de entonces, traemos  monitores del grupo y como en Ucrania conocen nuestro sistema de trabajo nos permiten esta opción. Los resultados han sido muy satisfactorios desde que el programa se puso en marcha hace 22 años. La confianza del Gobierno de Ucrania es total en nuestra labor y los convenios anuales se firman sin problemas hasta ahora porque les hemos dado muestras suficientes de esperanza”.

Las actividades cotidianas “son propias de cada familia y del lugar donde residen como un componente más y durante la estancia, organizamos convivencias conjuntas”. Al mismo tiempo, explica “en Ucrania vamos en busca de las peores necesidades posibles entre niños de orfanatos y familias desestructuradas, aquí estarían por debajo del umbral de la pobreza”.

En el transcurso del año las familias de acogida tienen contactos a distancia con los niños, “les envían paquetes, hablan con ellos una vez cada quince días por término medio. Por otra parte, “hemos invertido muchos recursos en orfanatos y en casas de familia dotándolas de calefacción, duchas, cuartos de baño, cocinas… aulas de informática y de cocina, compramos una furgoneta, entre las intervenciones realizadas”.

 

 

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here