Con los peques de la casa de vacaciones escolares llega la época en la que es más difícil que nunca estar pendientes de ellos durante todo el día, ya que los papás tienen que seguir trabajando hasta que se tomen unos días de vacaciones. A veces hay que pedir ayuda a abuelos, a vecinos e incluso pagar aulas infantiles de verano para poder dejarlos en algún sitio.

Este descontrol y estos cambios en la rutina de los niños los hace más vulnerables a pillar algún tipo de infección estomacalque pueda hacerles pasar un proceso bastante molesto. El verano es una época en la que los niños suelen enfermar del estómago con más frecuencia, ya que están permanentemente jugando y expuestos a zonas de juego de gran afluencia de niñosen los que contagiarse de algo es lo más habitual.

Ya sea en la arena de la playa o en el césped de una piscina, si no se toman algunas medidas de higiene los niños acabarán cogiendo una gastroenteritis o alguna bacteria que les haga un poco de daño en el estómago. Afortunadamente siempre se puede recurrir a productos como Melilax pediátrico para que los peques recuperen la normalidad en sus defecaciones, pero también es muy importante realizar labores de prevención en el día a día.

5 trucos para evitar enfermedades de estómago en verano a los niños

Para evitar que los niños pasen por el mal trago de sufrir una enfermedad de estómago que pueda hacerles pasar unos días malos durante sus vacaciones puede resultar de gran utilidad prestar especial atención a los siguientes consejos:

Lavarse las manos antes de comer

Una de las formas más rápidas y comunes de contagiarse de una enfermedad estomacal es a través del contacto que se produce de la zona contaminada con las manos de los peques. Los niños se suelen llevar las manos a la boca y ahí es donde empieza el contagio de cualquier bacteria dañina con el estómago. Es muy importante recordarles o ayudarles a lavarse las manos antes de comer o de usar algún utensilio de la mesa, ya que así evitaremos en gran medida el contagio de posibles virus o bacterias que puedan provocar una gastroenteritis o enfermedades similares con diarrea y vómitos.

Hidratarles con agua envasada

Aunque en verano suele ser común visitar zonas húmedas como ríos en la montaña, la playa o pantanos en el campo hay que recordarles siempre que no se debe beber agua de este tipo de lugares. Para ello resulta especialmente conveniente ofrecerles agua envasada de vez en cuando mientras juegan para un doble objetivo: que estén correctamente hidratados y para que eviten la tentación de coger agua no potablepara beber de cualquier sitio.

Evitarles demasiados alimentos sin cocinar

Aunque en verano es mucho más frecuente ingerir alimentos con poco proceso de elaboración y alimentos fríos lo cierto es que es algo que debemos evitar que se repita con frecuencia en el caso de los más peques. Los adultos tampoco deben abusar de estos alimentos sin cocinar como boquerones en vinagre, el marisco o el sushi, ya que podría contener bacterias que necesitan del cocinado para morir, pero en el caso de los niños es aún más importante.

Y es que las defensas de su organismo son más débiles y esto les hace más vulnerables. Por ello es recomendable darles siempre que se pueda alimentos cocinados. En caso de visita a la playa o piscina es esencial conservar la comida en envases que conserven los alimentos de forma fresca y segura para evitar su deterioro y que puedan causar una indigestión.

Controlar el consumo de helados y golosinas

Algo muy común de los niños en la época estival es que no dejen de pedir a los papás que les compren helados, golosinas y todo tipo de chucherías. Es una época muy proclive a este tipo de productos por pasar la familia un mayor tiempo en actividades de ocio en el exterior de casa, pero hay que controlar el consumo de los niños de este tipo de productos. Es importante porque si se abusa permanentemente o un día comen demasiados helados puede causarle un gran malestar de estómago que puede hacerles coger fiebre, vomitar por el empacho e ir al baño de forma irregular.

Como se puede apreciar son muchos los consejos que se pueden aplicar en el día a día en verano para evitar que los niños de la familia enfermen del estómago. Evitarles pasar por un mal trago es fundamental para que tanto papás como niños disfruten del verano con tranquilidad.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here