Texto de Pablo Torres Almunia

La periodista Encarna Samitier, directora del diario 20 minutos, nos permitió conocer algunas de sus claves más personales para afrontar esta época de grandes cambios.

gobierno de aragón

Participó en una mesa redonda sobre el Periodismo, las mentiras y las redes sociales, dentro del curso de verano dela UNED sobre la Constitución;  en una semana cargada de actos que mezclan política, sociedad, redes sociales, periodismo y universidad.

Tras su paso y discusión por la mesa de debate, pudimos hablar con ella con tranquilidad y mayor trascendencia.

Encarna Samitier comenta que existe ruido a la hora de hablar de redes sociales y periodismo. Admite que las fronteras están algo confusas, pero que a su vez es el momento indicado para que el periodismo se desarrolle, con necesidad de contraste y rigurosidad. En un momento de transición y en una sociedad líquida como caracteriza la directora «la labor de los periodistas debe ser poner orden en el caos o en la sobreabundancia de información; adaptarnos a las nuevas tecnologías, que la profesión las convierta en una herramienta al servicio de la sociedad y no al contrario».

«En este curso de la UNED sobre los 40 años de la constitución, es tiempo para echar la vista atrás y recordar lo que hemos avanzado», «antes apenas había mujeres en las redacciones, las emisoras de radio dependían de  RNE. El artículo 20 de la Constitución consagró nuestra libertad e independencia como profesionales».

Con los nuevos avances tecnológicos, aparecen numerosas oportunidades potenciales y se dejan atrás algunas desventajas,»el sector de los medios ha sufrido una tormenta casi diabólica por no decir perfecta. La irrupción de nuevas tecnologías, la caída de los ingresos de la publicidad, también la crisis de la propia credibilidad y del papel de la intermediación de los profesionales de la prensa …» Ello ha provocado según afirma convincentemente: «una necesidad de adaptación porque el periodismo como profesión, como necesidad ciudadana,  no puede desaparecer».

En relación a las incógnitas que se abren con las nuevas vías de comunicación, los nuevos medios y la web, no dice «Llega un momento en el que hay que hablar de periodismo, no digital ni de papel, porque el periodismo es el mismo en esencia; es la necesidad de contar historias con un objetivo, que sean veraces, que sean contrastadas y que ayuden a mejorar la sociedad.

Sobre su diario 20 minutos, explica que «nuestro lector es un lector joven entre 25 y 45 años sobretodo, que va a trabajar en transporte público, o que a la vuelta se encuentra nuestro periódico», «es cercano, es popular y se basa en transmitir historias sociales». Es un periódico gratuito pero de rigor, que entra en «un doble juego, en el que quiere ser independiente pero no neutral, como nos gusta decir en el grupo Henneo», que constituyó la renovación del grupo Heraldo desde septiembre del 2016. Concluye su análisis con que ahora la distribución, con la llegada de internet, no es entre prensa gratuita y de pago, sino entre prensa de calidad y entre prensa que no es de calidad, haciendo un guiño al poder de selección que tiene el lector.

Para finalizar le preguntamos por nuestra región, – ¿Qué piensa sobre Aragón y la zona del Somontano?  – «Lo veo con muchas ganas de estar en el lugar que le corresponde, con mucha potencia, desde luego turística, pero también por la universidad, por sus escritores, sus empresas. Sigue teniendo las carencias de financiación, el problema de la despoblación, el problema de las comunicaciones… pero al mismo tiempo veo una voluntad de mejorar y una voluntad de futuro muy interesante«.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here