El SALUD tuvo que derivar, en septiembre, parte de los 900 ecocardiogramas pendientes de pacientes del Hospital de Barbastro, al Clínico de Zaragoza. En el mes de septiembre desde cardiología del hospital se solicitó hacer ecocardiogramas como actividad extraordinaria por las tardes, pero dicha petición no fue contestada por la Dirección Médica.

Gran parte del verano han estado exclusivamente dos cardiólogos, e incluso uno sólo, de los cuatro que tiene la plantilla. San Jorge de Huesca cuenta con una plantilla de siete cardiólogos.

SUSCRIPCION

La UCI puede ver reducida e incluso comprometida seriamente su actividad, debido a la carencia de cardiólogos.

Las listas de espera triplican las de Huesca. En algunos casos hay cinco meses de espera, para la primera consulta, llegando incluso a treinta meses (dos años y medio) de demora, para la segunda.

La Unidad de Cardiología lleva solicitando un nuevo ecógrafo desde 2010. El actual es anticuado, defectuoso y las imágenes dan problemas para realizar diagnósticos correctos. Uno nuevo costaría alrededor de 150.000.-€

A pesar del esfuerzo y la profesionalidad de los especialistas, se están creando situaciones insostenibles para la atención sanitaria de los ciudadanos.

El Partido Popular de Barbastro ha tenido acceso a información que considera muy grave, en lo relacionado con la atención sanitaria a los ciudadanos que dependen del Hospital. En concreto la situación se está produciendo en la Unidad de Cardiología.

No sabemos si hay intereses ocultos en crear esta situación, pero no es normal que atendiendo a la misma población, Barbastro cuente con sólo uno o dos cardiólogos, de los cuatro que tiene en plantilla, mientras en Huesca están prácticamente cubiertas todas las plazas, con 7 cardiólogos. Esta desproporción de recursos resulta alarmante y discriminatoria.

La actual situación hace que se tengan que derivar por ejemplo, parte de las 900 ecografías, en vez de centralizarlas en el propio Hospital autoconcertando, o por ejemplo que Fraga se vaya a quedar sin el cardiólogo que atendía las consultas del CASAR en días alternativos.

Además tenemos que tener en cuenta que la UCI puede ver comprometida y reducida su actividad, como consecuencia de la falta de cardiólogos.

Todo ello se une a que la Unidad de Cardiología lleva solicitando un nuevo ecógrafo desde 2010. El actual es anticuado, defectuoso y las imágenes dan problemas para realizar diagnósticos correctos. Uno nuevo costaría alrededor de 150.000.-€

Curiosamente el PSOE siempre criticó la unificación de las áreas pero ya vemos que no ha hecho absolutamente nada por cambiarlo, mientras por el contrario, se favorecen las contrataciones en otros hospitales y se prescinde de profesionales firmemente vinculados al Hospital de Barbastro.

A pesar del esfuerzo y profesionalidad de los especialistas y sanitarios de la Unidad de cardiología, se están dando situaciones muy complejas y delicadas para la salud de los ciudadanos, debido a la carencia de medios y a la falta de planificación y coordinación de la Dirección Médica.

Creemos desde el Partido Popular, que esta situación es insostenible e intolerable y que además de cubrir la plazas vacantes inmediatamente y de suministrar el ecógrafo necesario, el Gerente del Área ha de tomar cartas en el asunto para restablecer la normalidad del Servicio.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here