ESTA HISTORIA VA CONTIGO

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón y presidente del Consejo de Administración de Suelo y Vivienda de Aragón (SVA), Alfonso Vicente; y el alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, han firmado este martes un convenio urbanístico y de gestión de los suelos del Cuartel General Ricardos, donde se construirán unas 660 viviendas, 300 de ellas de protección oficial, y una zona industrial blanda.

Los terrenos del antiguo acuartelamiento representan una superficie aproximada de 181.932 metros y se corresponden en su práctica totalidad con el Área de Ordenación 90 del Plan General de Ordenación Urbana. Este área, tras los ajustes oportunos y la deducción de las superficies destinadas a la mejora del cruce de las carreteras N-240 y A-123, cuenta con una superficie final aproximada de 170.962,50 metros.

AB ENERGÍA AIRE ACONDICIONADO

El convenio recoge que toda el área a desarrollar destinará una superficie de edificabilidad máxima del 70% para uso residencial y del 30% restante para uso terciario. El sector tiene capacidad para promover en torno a las 660 viviendas, de las cuales 300 serán protegidas, con lo que queda cubierta la demanda de vivienda social en Barbastro y la comarca del Somontano. Las viviendas se construirán paulatinamente y en función a la demanda detectada por Suelo y Viviendas en su servicio de solicitud Toc Toc, como ha recordado el consejero de Obras Públicas. Hasta la fecha, en Barbastro ya se han presentado unas 300 solicitudes para adquirir una vivienda de protección oficial.

La zona residencial será de baja densidad, (0,6 m2 de suelo y techo, frente a otras zonas como la de La Merced con un volumen de densidad tres veces superiores, de 1,75 m2 suelo – techo). “La edificabilidad en el cuartel va a ser de las más bajas de la ciudad y prácticamente esta zona será una ciudad jardín”, ha apuntado el alcalde. Mientras que el consejero ha destacado que una actuación de estas características (similar a la que se está construyendo en el sur de Teruel) “sería muy difícil ejecutarla por la iniciativa privada y más en estos tiempos”. A este respecto, el consejero ha destacado que, según se recoge en el convenio, la edificabilidad resultante del cambio de calificación contribuirá a financiar la construcción de vivienda protegida, a la operación de transformación urbanística de la zona así como a la provisión de dotaciones locales o sistemas generales para la ciudad. Es decir, que una importante proporción de las plusvalías urbanísticas que se generen quedarán invertidas en Barbastro, como es el caso del colegio Pedro I, cuyo nuevo inmueble ya se está construyendo en la calle Luis Buñuel.

El consejero de Obras Públicas, Urbanismo y Transportes del Gobierno de Aragón, ha destacado la importancia para la ciudad de este convenio y ha agradecido al Ayuntamiento de Barbastro la disposición que ha demostrado para impulsar este complejo proyecto gracias al cual se generará suficiente suelo para cubrir la demanda de vivienda protegida de los próximos años.

Por su parte, Antonio Cosculluela ha asegurado que el Consistorio tiene mucha ilusión por poder urbanizar este área que supondrá crear vivienda protegida, mejorar una de las entradas a la ciudad y desarrollar una zona comercial.

Proyecto

En concreto, Suelo y Vivienda de Aragón se compromete a elaborar el planeamiento de desarrollo y a ejecutar la urbanización y la edificación del Sector y los sistemas generales vinculados. La urbanización se ejecutará siguiendo los plazos marcados en el Plan Especial de Reforma Interior y en el Proyecto de Urbanización, garantizando que la obras ejecutadas gocen de autonomía plena y sean directamente utilizables para servir a la edificación integrada en las mismas.

Asume Suelo y Vivienda de Aragón el coste de ejecución de todas las dotaciones, como es el caso de las infraestructuras de conexión con las redes generales de servicios y las de ampliación y reforzamiento de las existentes si fuera necesario así como los trabajos de potabilización, suministro y depuración de agua. Suelo y Vivienda de Aragón cederá también el 10% del aprovechamiento al Ayuntamiento de Barbastro. Por su parte, éste se compromete a tramitar la modificación del PGOU referida al cuartel General Ricardos, con una previsión de mayores espacios verdes y libres de dominio y uso público derivados del incremento del aprovechamiento residencial.

El Consejo de Administración de Suelo y Vivienda de Aragón adjudicó en su momento el desarrollo del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de estos suelos al estudio de Arquitectura Díaz Morlán, cuya propuesta concede una gran importancia al agua y su aprovechamiento racional, y supone una apuesta por redescubrir el río Vero. Su diseño urbano busca cambiar la tendencia creciente del tráfico rodado ampliando los recorridos peatonales y la red de carril-bici.

La peatonalización y la accesibilidad para personas discapacitadas son otras apuestas de este proyecto que conserva y restaura el pabellón principal del antiguo cuartel militar y le confiere un uso socio-cultural.

Suelo y Vivienda de Aragón tiene previsto acometer el vallado y acondicionamiento de la zona a urbanizar para evitar la entrada de personas, como ha ocurrido recientemente en las viviendas del cuartel.

En cuanto a los plazos para la construcción de las primeras viviendas y de la urbanización de la zona, el consejero Alfonso Vicente ha recalcado que se trata “de una obra de presente y futuro, que se podrá ejecutar de forma racional en función de las necesidades de viviendas protegidas”, pero ha matizado que las primeras viviendas podrían estar listas a lo largo de esta legislatura.

Antecedentes

Tras la declaración de desafectación del cuartel General Ricardos en noviembre de 1996, el Ayuntamiento de Barbastro solicitó la reversión a su favor del solar y las edificaciones del Acuartelamiento, que fue denegada por la Gerencia de Equipamiento de Infraestructura de la Defensa del Ministerio de Defensa.

Posteriormente, el Ayuntamiento de Barbastro presentó entonces un recurso contencioso-administrativo que quedó desestimado el 25 de junio de 2002 a través de una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA). Esta sentencia fue recurrida en casación ante el Tribunal Supremo por el Ayuntamiento de Barbastro y fue declarado inadmitido el 16 de septiembre de 2004.

La mayoría de los terrenos del antiguo acuartelamiento General Ricardos fueron adquiridos por Suelo y Vivienda de Aragón a la Gerencia de Infraestructuras de la Defensa y al Instituto para la Vivienda de las Fuerzas Armadas, órganos integrados en el propio Ministerio de Defensa. El importe desembolsado por la totalidad de las fincas ascendió a la cantidad de 4.473.273,20 euros.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here