ESTA HISTORIA VA CONTIGO

Los bajos de la centenaria Plaza de Toros de Barbastro se llenaron hasta la bandera en la tarde noche del lunes. Se colgó el cartel de no hay entradas y hubo público que tuvo que esperar a las puertas. En el Coso no había corrida, pero sí una solemne fiesta taurina en los locales anexos, que albergan el Museo Taurino, la capilla y la sede de la Asociación Amigos de la Plaza de Toros.

El sonido de tambores y cornetas daba el primer aviso. La faena comenzaba con el corte por parte del alcalde de Barbastro, Antonio Cosculluela, de la cinta. Así quedaba inaugurado un flamante y completo museo que recorre la historia de esta plaza de 116 años y refleja el arte de la fiesta nacional a través de cientos de objetos de coleccionista, que en su gran medida han sido donados por el doctor Ricardo Bistué, hijo de Naval, y que ejerció durante 30 años cirujano jefe de la Monumental de Barcelona y de los familiares de Pepe Ardanuy, barbastrense que residió en Lérida.

AB ENERGÍA AIRE ACONDICIONADO

La iniciativa se fraguó en 2005 en las mentes de Manuel Calvo, Florentino Fuentes, Luis Borruel, Sebastián Arregi, entre otros aficionados al toreo y que ese mismo año constituyeron la Asociación Cultural Amigos de la Plaza de Toros de Barbastro, con la finalidad de preservar estas instalaciones y fomentar la cultura taurina en la ciudad. Pronto llegaría su segunda acción, la inauguración el año pasado de la capilla.

La idea del Museo Taurino se consolidará con la cesión desinteresada de dos amantes de la fiesta como son el doctor Bistué y Pepe Ardanuy. El doctor Bistué donó fotografías, cuadros pintados por él, y abundante material taurino como una espectacular cabeza de toro que luce “en la pared, frente a la entrada, que mira con gallardía, dando la bienvenida al visitante”, señaló.

La familia Ardanuy tras conocer la iniciativa “no tuvo ninguna duda en ceder todo el material recopilado durante su vida porque aquí tiene sentido”, como explicaba su hijo Juanjo. Unos 300 libros, 200 vídeos y dvds, música, material bibliográfico como revistas, constituyen un rico legado “con el que se podrían hacer tesis doctorales”, explicaba Florentino Fuentes.

El museo se completa con carteles, el más antiguo de 1933, fotos de toreros y novilleros barbasbtrenses como Bamala o Fierro y de personajes de la plaza, fotos de grandes maestros que han pasado por esta plaza y que dejaron su firma, divisas, entradas, crónicas, maquetas, cajas de cerilla, mecheros, pins … Un viaje “torero” y nostálgico por la Plaza de Barbastro.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here