La presencia de mujeres en la Semana Santa de Barbastro ha ido en aumento en los últimos años al igual que su protagonismo. Buena parte de las cofradías las presiden hermanas mayores, tocan en las secciones de instrumentos y también son portantes.  Las pioneras en ser portantes fueron las de la cofradía del Descendimiento.

Su incorporación en la Semana Santa barbastrense se produjo en 2008 cuando esta cofradía adquirió el paso de La Piedad. La mayoría de las penitentes que lo portan fueron y son mujeres. «No había penitentes hombres, porque éstos llevaban el paso del Descendimiento. Al adquirir La Piedad las penitentes decidimos portarlo y se nos unieron algunos hombres que por su estatura no podían llevar el Descendimiento –de mayor dimensión-. También el año pasado algunas mujeres llevaron el paso del Descendimiento», explica Ana Díaz, la vicepresidenta de la cofradía.

GOB ARAGON surge

Otros pasos de los quince que procesionan en la Semana Santa barbastrense también cuentan con portantes mujeres, si bien es La Piedad la que más fervor despierta entre el colectivo femenino.

Ana Díaz reconoce que muchas mujeres se hicieron cofrades al incorporar este paso, para portarlo. «Cada una tiene su motivo. Hoy hombres y mujeres estamos más mezclados en todos los pasos y cofradías, pero sí que es verdad que antiguamente las mujeres no portaban los pasos y hubo que romper esa barrera. Al principio La Piedad la portaron sólo mujeres y fue una puerta abierta para que muchas cofrades decidieran ser portantes y no solo llevar un farol –explica la vicepresidenta-. Otras cofradías como la del Padre Jesús Nazareno también cuentan con mujeres como portantes, pero es verdad que antes del año 2000 las mujeres no éramos portantes, y ahora es algo normal».

El paso representa  «la expresión intensa de dolor, en el que la Madre llora no sólo la muerte del Hijo que sostiene entre sus brazos, inocente y santo, sino también la pérdida de su pueblo y el pecado de la humanidad», explican desde la junta coordinadora de cofradías. Un sentimiento que cala entre las portantes de La Piedad cuya procesión es una de las más emotivas. «Las que llevamos el paso no sentimos muy identificada con la madre, sentimos el dolor de la Virgen al ver lo que le han hecho a su hijo», cuenta Díaz.

El paso de La Piedad salió esta Semana Santa el Martes Santo por la noche en la procesión de las Lágrimas de María. La talla procede de los Talleres Belloso de Madrid y fue adquirida en 2008. Y volvió a salir en la procesión del Santo Entierro, la principal de la Semana Santa barbastrense, declarada de Interés Turístico Nacional y este año con la gracia del Año Jubilar Extraordinario, concedida por la Santa Sede por su 400 aniversario.

 

Varios

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here