ESTA HISTORIA VA CONTIGO

Este fin de semana se inicia una nueva temporada de baños salados y relajantes en las Salinas Milenarias de Naval. Desde este fin de semana, el Salinar de la Rolda, uno de los salinares con los que cuenta esta villa somontanesa fronteriza con el Sobrarbe, abrirá al público sus piscinas acondicionadas para que personas de todas las edades puedan tomar sus baños terapéuticos en unas aguas de elevada concentración salina, superior incluso a la del Mar Muerto, y que produce notables beneficios para la salud así como para la relajación.

Los propietarios de este proyecto turístico, la empresa zaragozana CEPAR, afronta su tercera temporada en este enclave el cual quieren convertirlo en la referencia aragonesa y nacional de baños terapéuticos al aire libre. El Salinar de Rolda apenas ha experimentados modificaciones con respecto al pasado año: se mantienen las cuatro piscinas de agua salada para adultos, más una de agua dulce para niños. Aunque el cambio más notable atañe a la restauración, puesto que el restaurante Casa Jacinto de Naval se va encargar de servir desde este fin de semana su gastronomía tradicional durante toda la temporada de baños. Para un mayor disfrute de los comensales, se va a acondicionar una carpa donde se ubicará el comedor y que entrará en servicio a partir del 28 de junio.

AB ENERGÍA AIRE ACONDICIONADO

Esta temporada también se llevarán a cabo masajes tailandeses, así como se podrán tomar baños privados de agua salada en bañeras individuales.

El precio de la entrada por toda la jornada es de 5 euros por persona. A partir del 1 de julio se podrán adquirir bonos de temporada.

El horario de las piscinas será, de lunes a domingo, de 10 de la mañana a 20 horas, si bien el restaurante permanecerá abierto hasta las 12:00 de la noche. La temporada terminará el 15 de septiembre, coincidiendo con las fiestas de Naval.

Los responsables de la empresa CEPAR que gestiona estas salinas, los empresarios Santiago Estaún y Pilar Farina, esperan recibir miles de personas, siguiendo la tónica de años pasados. Desde su rehabilitación en el año 2000, Naval ha visto aumentar su número de visitantes en los meses de verano gracias al atractivo de estos baños y al efecto “boca a boca” de aquellos bañistas que descubrían los efectos terapéuticos de los baños en agua salada.

Santiago Estaún destaca los beneficios terapéuticos inmediatos que producen estos baños sobre todo en la erradicación del estrés, entre otras dolencias de huesos, reuma, circulación sanguínea, entre otros, y anima a todas las personas, desde jóvenes a mayores a probar estos baños. “El gran problema que tenemos todos hoy en día, desde los jóvenes a los más mayores, es el estrés, que ataca a los órganos más débiles de nuestro organismo. La ósmosis que hay en este ambiente y con los baños, permite una relajación que no dan otros servicios como la musicoterapia, etc. Los baños y el ambiente que rodea al Salinar provoca una paz que elimina el estrés y es una gran ayuda a los órganos internos. Pero además evita la soriasis, baja la tensión, cura los eccemas típicos de la pubertad, etc”, señala Estaún.

Aprovechando los beneficios curativos de esta sal que se ha cultivado en Naval desde siglos, el grupo CEPAR plantea construir en esta villa en un centro terapéutico y balneario que elimine el estrés y otro tipo de dolencias endocrinas.

DPH BECAS ARTÍSTICAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here