Hay algunos oficios que consideramos heroicos, como los de los bomberos o los policías, otros que nos causan admiración desde pequeños, como el de los maestros, y hay otros que pasan completamente desapercibidos hasta que nos los necesitamos, justo el momento en que nos percatamos de su verdadera importancia.

Este es el caso del oficio de la cerrajería, un trabajo tradicional y que es prácticamente invisible para nuestros ojos hasta que tenemos una urgencia que solucionar, como un olvido o extravío de llaves que nos impide entrar en nuestra casa, o un asalto violento en las puertas de nuestra vivienda o negocio que nos han dejado las cerraduras inservibles.

CAMINO DE SANTIAGO

Los verdaderos profesionales, como el cerrajero Zaragoza que encontrarás en Los Maños, cuentan con su servicio 24 horas para atender cualquier urgencia que pudiera darse acudiendo en 20 minutos, como máximo, desde que se da al aviso mediante una llamada telefónica. Las llamadas más frecuentes que se producen son por olvido de llaves, y en este caso tratarán la cerradura con máximo cuidado para no causar desperfectos y que no haya que cambiarla, o porque ha sido forzada y los dueños de la propiedad necesitan rápidamente cambiarla para recuperar lo antes posible la seguridad y volver a descansar.

Todos los trabajos que llevan a cabo estos profesionales cuentan con un aval de profesionalidad de años de experiencia en este oficio y, además, aunque se recurra a su servicio de urgencia por necesidad, sus precios no serán en absoluto abusivos.

Esto mismo ocurre con los cerrajeros San José, especialistas en apertura de puertas de todo tipo, que también cuentan con su servicio 24 horas, y es que los profesionales de la cerrajería son conscientes de que estas urgencias no pueden esperar, además, tienen la última tecnología en cerraduras antiladrones, para que el incidente, el intento de asalto, no vuelva a producirse al aumentar los niveles de seguridad de las cerraduras.

¿Cuál es el perfil del buen cerrajero?

EL trabajo de la cerrajería se basa en la confianza que el cliente debe poner en la persona que está a cargo de la seguridad de su casa o negocio. Un cerrajero de calidad necesita no solo tener la capacitación profesional adecuada, sino ser discreto y no comprometer la privacidad de sus clientes.

Otro de los requisitos fundamentales es estar siempre disponible y realizar un buen trabajo en el menos tiempo posible, pues como ya hemos comentado, cuando se dan urgencias relacionadas con la cerrajería, como norma general, no podemos esperar.

Un buen cerrajero, así mismo, debe estar al tanto de las últimas tecnologías en cuanto a seguridad, para asesorar a sus clientes sobre las mejores cerraduras y métodos adicionales que puedan instalar para aumentar la seguridad del hogar o de sus negocios.

Por último, debe ofrecer calidad a un precio razonable, pues con los tiempos que corren, los ciudadanos simplemente no pueden permitirse pagar de más por ningún servicio, por bueno que este sea.

Consejos para evitar el asalto a las viviendas

La mayoría de las llamadas de urgencia que se producen a los cerrajeros a altas horas de la madrugada es porque alguien ha asaltado, o al menos lo ha intentado, su domicilio o su negocio.

Y es que según demuestran numerosos estudios, la mayoría de las cerraduras instaladas en nuestro país son antiguas y no cumplen con los mínimos requisitos de seguridad exigibles en pleno siglo XXI. Para evitar situaciones comprometidas, los cerrajeros recomiendan una serie de consejos que vamos a ver a continuación.

El primero de ellos es cambiar la antigua cerradura por una de seguridad o antibumping, el método más utilizado en la actualidad para forzar cerraduras. Se trata de un procedimiento muy sencillo y que apenas deja marcas en las cerraduras, por lo que en muchos casos las víctimas tienen problemas incluso para cobrar el seguro.

El segundo consejo es colocar otros elementos auxiliares de seguridad, con son las barras transversales, un pestillo extra, e incluso cambiar la puerta de nuestro domicilio por una acorazada, que es mucho más resistente a los golpes. Así mismo, en las ventanas podemos colocar cerrojos, persianas y bisagras con fijador.

El perfil del ladrón ha cambiado sustancialmente en los últimos años y no se trata de algún adicto a algún tipo de droga que necesita dinero con urgencia y actúa por impulsos y sin pensar demasiado.  Este perfil de delincuencia tiene un perfil bajo hoy día y el caco que gobierna las calles estudia cada vivienda en detalle para atacar aquella que considera más vulnerable, por lo que la adopción de cualquier medida adicional de seguridad, hará que este abandone la idea de elegir nuestro hogar y se decida por otro.

En último lugar, es en verano y en la época de vacaciones, cuando las calles y las casas de las ciudades están vacías, cuando los robos a viviendas aumentan exponencialmente. Lo único que podemos hacer por nuestra parte es intentar conseguir que parezca que la casa sigue habitada.

Para ello, lo primero es pedir a alguien de confianza que nos vacíe el buzón, síntoma claro de que está deshabitada, segundo no cerrar completamente las persianas, colocar relojes programados para que enciendan las luces o la televisión a determinadas horas y, por supuesto, nada de poner en redes sociales que estamos de vacaciones, pues nunca sabemos quien puede estar al acecho vigilando nuestro perfil.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here