ESTA HISTORIA VA CONTIGO

 

Virginia Hidalgo (Trastos & Letras). Llegó al palacio de congresos con suBerto Romero se sintió encantado de actuar en Barbastro. mochila en los hombros y besando a todos los que encontró a su paso. En la rueda de prensa hizo gala de su gran humor y de su humildad.

“Soy Berto Romero. Me voy a poner las gafas para que quede constancia de que soy yo…”, nos dijo colocándose esas gafas tan características que lleva desde los 28 años. Se las regaló su amigo Óscar la primera vez que actuó con “El cansancio”, compañía teatral de la que es miembro fundador y con la que actualmente presenta su espectáculo.

El televisivo sobrino de Buenafuente colgó el cartel de completo en tan solo hora y media. Al preguntarle por ello nos explica: “Estoy súper contento. He paseado un rato con la mano en alto a ver si me llevaban en volandas a un lecho de nenúfares, pero no ha ocurrido”.

También recordó sus inicios profesionales: “Decidí que quería ir a la universidadEl sobrino de Buenafuente define el espectáculo como "un monologo humorístico donde se repasan los momentos claves de su vida anterior antes de llegar donde ha llegado salpimentado con canciones". a los 18 años. No sabía qué quería ser pero me tiraba la universidad por las películas americanas de estudiantes que se pegan unas fiestas fabulosas y hacen mucho el amor con chicas muy guapas”.

Al hablar de Buenafuente lo define como un gran comunicador: “No existe ningún showman con las aptitudes de Buenafuente. Somos amiguetes. No se puede trabajar sin hacerte amigo de él. Tiene una forma de trabajar muy química, muy de piel, yo creo que todos los colaboradores que han trabajado con él han terminado haciéndose sus amigos. Me siento muy afortunado por el lugar que ocupo y tengo la sensación de seguir aprendiendo , es como un máster en humor , me siento como en la escuela al lado de Andreu”.

Su primera experiencia en televisión fue en TV3 con el programa “El Gran Qué”El humorista fue agasajado con vino D.O. Somontano. de la productora El Terrat: “Nos lo cancelaron en el tercer programa, una especie de presagio de lo que iba a ocurrir después”- afirma Berto refiriéndose al fugaz programa que inició en la sexta.

“No me gustan las etiquetas en el humor”

En cuanto a su concepción del humor comentó: “No creo en las etiquetas para el humor. Creo que existen porque son cómodas pero en el fondo lo que existe es humor, sin etiquetas. No me gusta definirme, no lo necesito, considero que una palabra bonita para definirme es cómico o humorista.

También, cuando se le preguntó sobre la existencia o no del humor inteligente (o tonto) respondió:  “Creo que las personas son las inteligentes o tontas, el humor es humor, no es necesario etiquetarlo y uno no más bueno que el otro.

Sobre el programa “Polonia”, opina que ha conseguido hacer algo muy sano, que es conseguir reírse (y además de una manera brutal) de la clase política catalana.

“La apotesis necia”

Define su espectáculo como un monólogo humorístico donde repasa los momentos claves de su vida anterior antes de llegar donde ha llegado y está salpimentado con canciones.

Berto nos hizo reír desde el primer minuto repasando historias de su infancia, su pubertad, sus primeras relaciones con chicas y sus primeras experiencias laborales, todo ello amenizado por la guitarra de su compañero “El lagarto” y de Miquel en la dirección y sonido. Todos ellos forman la compañía “El cansancio” y lograron que durante una hora y media Barbastro se olvidara de sus problemas y riera a mandíbula batiente.

Gracias, Berto. Gracias “El cansancio”. Esperamos volver a veros.

TELEFICHAJE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here