Las historias de Gente Polifónika de hoy, nos llevan a conocer a las chicas del Colectivo de Raro Propósito (https://colectivoraroproposito.wordpress.com).

Colectivo de Raro Propósito. Barcelona-Cádiz-Vigo

 Colectivo de Raro Propósito, son Lucía, Marisa y Penélope, quienes, como ellas mismas indican en su perfil de Twitter, @ColectivoRaro, son tres chicas que “escriben sobre la música que les gusta entre saraos, conciertos y festivales”. Y en Barbastro como no, tenemos sarao, tenemos conciertos y tenemos festival.

Vosotras que habéis estado en todo tipo de festivales, ¿cómo acabáis en Barbastro?, ¿qué es lo que os trae hasta aquí?

Por problemas de incompatibilidad geográfica, nos encontramos separadas 1000 kms las unas de las otras, así que la única que ha podido visitar el Polifonik Sound he sido yo, Lucía @ARasDSuelo.

Por mi trabajo, durante bastantes años, estuve viviendo entre Zaragoza y Barcelona, mi vida fue un ida y vuelta constante en AVE. Así que decidí sacarle partido a la situación y aprovechar la coyuntura para crearme algo así como una segunda vida y conocer nuevas personas, algo fácil si te mueves en el mundillo de la música indie, porque al final en las salas siempre acabamos siendo los mismos. Y claro, moviéndome por Zaragoza, resultaba casi imposible que nadie te hablara de las lindeces del Polifonik. Así que en 2014 comencé a seguirles y en 2015, coincidiendo con un cartel que se ajustaba perfectamente a mis gustos musicales, creo que todas mis bandas favoritas de por aquel entonces estaban en el cartel (Jero Romero, Pasajero, Niños Mutantes…), no pude resistirme asistir junto a mi inseparable compañera festivalera @FunnyCalero, una personita que, aunque no es una Colectiva de recibo, adoptamos siempre que tenemos ocasión.

¿Conocíais la zona antes de venir al festival?

Sí, durante esta etapa en Zaragoza, además de conocer maños, conocí a much@s oscenses que me llevaron a visitar la zona y, por supuesto, a beber vino de D.O. Somontano 😉

Foto: Lucía
Foto: Lucía

¿Qué os hace repetir cada año?

El primer año que pisé el Polifonik descubrí un festival cuidado, cómodo y en el que se prestaba mucha atención al público, además de extenderse hacía el pueblo para hacerlo participe y eso me encantó. Piensa que soy una urbanita de segunda generación y eso implica que no tengo un pueblo donde ir en verano, por eso el ambiente festivo que se vive de día en Barbastro durante el festival, me atrapa desde el primer momento.

Por otro lado, la línea que siguen al diseñar los carteles de las distintas ediciones es muy similar a la que yo seguiría, de hecho, tiendo a incordiar a Luís, director del festival, durante el año con mis peticiones.

Además, he visto como el festival crecía, dentro de sus posibilidades, y lo hacía sin perder la premisa de que el público estuviera cómodo y eso, tras visitar muchos eventos de este tipo, es algo que se agradece por encima de todo,

De todas las ediciones a las que habéis asistidos, ¿cuál es el concierto que recordáis con más cariño o entusiasmo?

Mi mala pata, soy torpe de nacimiento, hizo que me perdiera la edición de 2018. Pero he asistido a las tres anteriores y en todas ellas ha habido momentos para el recuerdo. Eso sí, si tuviera que quedarme con uno sería el de Jero Romero de 2015 en el Escenario Huesca la magia de los festivales que se situó en la Plaza Julieta.

Lo recuerdo como un concierto muy especial.

( Si queréis, podéis leer el post de aquel día aquí https://colectivoraroproposito.wordpress.com/2015/07/10/cronica-festival-polifonik-2015/)

¿Tenéis alguna anécdota que te apetezca compartir con nosotros?

La anécdota vendría precisamente tras este concierto, porque crucé con el manager de Full, que habían tocado antes, y le pedí, por favor, que me presentara a Jero Romero y los suyos porque necesitaba decirle en persona lo mucho que su música me hacía disfrutar y lo feliz que era desde que había vuelto a los escenarios. Lo hice medio en coña, pero Antonio Romero me tomó la palabra y, de repente, pasada una media hora, nos agarró del brazo y nos metió en el backstage y allí estábamos mi amiga y yo, nerviositas perdidas abrazando a todo el que nos cruzábamos por delante.

Esto es algo que, en otros festivales, sin el carácter familiar y distendido del Polifonik ni me hubiera planteado.

Lucía y su amiga con Jero Romero ( Foto: Lucía)
Lucía y su amiga con Jero Romero ( Foto: Lucía)

Por último, ¿qué le diríais a alguien que nunca ha estado antes en el Polifonik Sound para que este año no se lo pierda?

Cada año, en el post que dedico al Polifonik, doy 5 o 6 razones por las que nuestros seguidores no deben perderse el festival. Razones que no siempre hablan de música, ya que el hecho de que te guste más o menos un cartel es totalmente subjetivo. La cosa es que tras años y años recorriendo distintas citas festivaleras, cada vez tengo más claro que los grandes eventos están bien, pero que la verdadera mágica se encuentra en los de pequeño formato. Festivales como el Polifonik, en los que se cuida hasta el más mínimo detalle y en los que se respira ilusión y esfuerzo en cada uno de los rincones del recinto.

Estoy segura que cuando alguien visita Barbastro y el festival, entiende perfectamente a lo que me refiero con el mimo y la ilusión

Podéis leer el post sobre el Polifonik de Colectivo de Raro Propósito aquí

https://colectivoraroproposito.wordpress.com/2019/02/01/polifonik-sound-2019/

Otras historias de Gente Polifónika:

Dani. Huesca

Marta, Fran, Guille y los demás. Zaragoza

XavitoDevito. Lleida

Ana y Antonio. Madrid

Peio y sus amigos. Tarragona

Isa y Julián. Pamplona

 

 

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here