RENOVE MARIÑO

El pasado 4 de junio entró en vigor en Zaragoza una ordenanza del Ayuntamiento que regula la circulación de patinetes por la ciudad. La norma prohíbe circular a este tipo de vehículos de movilidad personal (VMP) por las aceras y por las calzadas de las grandes avenidas. El debate y votación de esta ordenanza se celebraron en el consistorio zaragozano el 17 de abril y, salvo el Partido Popular (PP), que votó en contra, el resto de fuerzas con representación en el Ayuntamiento de la capital aragonesa, Zaragoza en Común (ZeC), Partido Socialista (PSOE), Ciudadanos (Cs) y Chunta Aragonesista (CHA) votaron a favor, por lo que se aprobó dicha normativa.

La iniciativa, que partió de ZeC, creo que es algo muy positivo para Zaragoza y sus ciudadanos. En muchas ciudades los peatones corren serios riesgos de ser atropellados por unos patinetes que, cada vez más, alcanzan velocidades importantes y cuya circulación se hace incompatible con los transeúntes por las aceras de nuestros municipios. Los viandantes y caminantes tienen derecho a desplazarse y pasear por las aceras de las ciudades sin tener que preocuparse por que ningún vehículo les dé un susto o, incluso, los arrolle. Las aceras se idearon, precisamente, para el uso y disfrute de los peatones. En las ciudades, cada vez más, tienen que convivir transeúntes y vehículos.

La citada ordenanza de la capital maña permite que los patinetes circulen por los carriles bici y las vías pacificadas (aquellas vías cuya calzada es de un solo sentido y que están limitadas a 30 km/h, así como aquellas avenidas de dos carriles cuando uno de ellos esté reservado para el transporte público). Han sido años de oír las virtudes del caminar para nuestra salud y, una vez concienciados de sus beneficios, nos sobreviene el peligro de los patinetes eléctricos, unos vehículos de movilidad personal que se han convertido en artilugios veloces y, a la vez, no exentos de riesgo tanto para peatones como para conductores. Los VMP se han erigido en los “reyes” del sedentarismo. Los seres humanos tendemos siempre a la comodidad pero, en ocasiones, llegamos a extremos contraproducentes; ¡qué mejor que activar nuestro cuerpo para desplazarnos por las calles de nuestra ciudad cuando se trate de distancias razonables!

En el tema de la movilidad, como en otros tantos, llegamos tarde. España aún no dispone de una normativa estatal que regule el uso de patinetes y VMP. Por el momento coexisten diferentes normativas municipales que carecen de un criterio ciertamente unificado. En 2016 la Dirección General de Tráfico (DGT) ya publicó una instrucción transitoria que establecía que los patinetes deben circular por carriles bici y calzadas con limitación de 30 km/h y prohibía su uso por las aceras. Además, en el aparcamiento los equiparaba con las bicis y las motos. Si queremos ciudades sostenibles, y no me refiero a perseguir el uso del vehículo privado, tan necesario en muchos casos, tenemos que pensar en municipios donde caminar y pasear no suponga un riesgo para las personas sino más bien un goce y disfrute de la ciudad y sus calles.

 

 

 

 

 

 

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here