Poza de agua en el Salinar de Naval. Ronda Somontano.

El Salinar de Rolda ha abierto el pasado mes de junio la temporada de baños relajantes y terapéuticos que se prolonga hasta  el 15 de septiembre. La gran afluencia de público a este enclave natural y de historia milenaria convierten a Naval en uno de los principales puntos turísticos del Somontano este verano. El año pasado por el Salinar pasaron unos 23.000 bañistas, la mayoría de procedencia española (el mayor número son altoaragoneses y de Lérida, aunque también han acudido canarios) pero también extranjeros, consolidando así la tendencia de los últimos años. Las previsiones para esta temporada son muy halagüeñas ya que la ola de calor de los últimos días de junio convirtieron al Salinar en un refugio perfecto para protegerse de las altas temperaturas.

El Salinar cuenta con cinco pozas o piscinas habilitadas para el baño de distinta profundidad, lo que permite el acceso desde niños pequeños a personas de avanzada edad. En cualquier caso, todos los bañistas flotan ya que la concentración de salinidad es del 25% (por cada litro de agua hay 250 gramos de sal), muy por encima a la del Mar Muerto, donde mayor concentración salina existe. La sal procede de los manantiales de las rocas del barranco donde se encuentra esta ancestral explotación salinera reconvertida a comienzos del siglo XXI en un balneario al aire libre. El Gobierno de Aragón le otorgó la catalogación de aguas minero medicionales para uso terapéutico ya que además de eliminar estrés y generar sensación de bienestar, los baños rebajan la hipertensión y generan beneficios para la piel. Además los fines de semana se ofrecen masajes corporales realizados por un fisioterapeuta. Y se está estudiando volver a repetir la talasoterapia, que ya se realizó el pasado año con gran éxito de público.

Disfrutando del relajante baño en Naval. Ronda Somontano.

La sociedad que gestiona el Salinar, participada por vecinos y el Ayuntamiento, ha realizado importantes inversiones este año. Por un lado, gracias a la ayuda de la Diputación Provincial de Huesca a instancias del Ayuntamiento, se ha asfaltado la rampa de tierra que daba acceso desde el casco urbano hasta la explotación salinera. La intervención ha rondado los 100.000 euros. Y además se ha ampliado el restaurante del salinar y se ha renovado su cocina y adquirido nuevo equipamiento, una inversión de 130.000 euros.

Saturnino Riazuelo, gerente de la sociedad salinera, justifica el éxito del Salinar porque «es un recurso turístico diferente y que llama la atención al visitante. Es un centro singular de bienestar al aire libre y no conocemos en España que haya ninguno con estas características. Es un balneario al aire libre con piscinas de agua salada y es lo que más atrae». Asimismo Riazuelo destaca que el hecho de que el Salinar esté rodeado de montañas y junto al pequeño riachuelo Arbe le aporta «un encanto especial. Se busca que sea un lugar tranquilo, aunque los fines de semana acude mucha gente».

Revulsivo económico

Extracción de sal en Naval. Ronda Somontano.

El Salinar de Rolda ha pasado de ser un espacio abandonado y degradado, a finales del siglo XX, a ser la principal industria del municipio en verano ya que da trabajo a una veintena de personas, la mayoría vecinos de Naval. El resto del año, dos personas realizan labores de mantenimiento y de extracción de sal que se destina para usos gastronómicos, sobre todo la Flor de Naval, pero en su mayoría para el mantenimiento de las carreteras durante las épocas de hielo o para el sector agrícola y ganadero. La repercusión del Salinar también se deja notar en los negocios hosteleros del municipio. A raíz de la gran presencia de visitantes, una familia optó por abrir su propio bar – restaurante, La Fábrica, mientras que las casas de turismo rural registran buenas ocupaciones durante el estío.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here