Los niños subidos a los burros. Ronda Somontano.

Las duras tareas de la siega y el trillo que tenían lugar avanzado el caluroso julio se han transformado en la localidad de Colungo desde hace trece años en una fiesta lúdica, en un atractivo turístico y sobre todo en un reconocimiento a las duras tareas agrícolas que realizaban los mayores. Unas tareas en las que se veía implicada toda la familia y que duraban varias jornadas de trabajo en la era. Labores que se modificaron radicalmente en la segunda mitad del siglo XX con la llegada de las máquinas cosechadoras. Hasta entonces la siega y la trilla no había cambiado apenas desde la época del Neolítico y ejercían un duro sacrificio.

La asociación O Portal Da Cunarda decidió recuperar este oficio para mostrarlo a las generaciones y al visitante de una forma lúdica, festiva pero muy fidedigna. Así surgió la Fiesta de la Siega y la Trilla que se ha consolidado en el calendario festivo de la Comarca del Somontano como una de las fiestas de referencia en pleno verano.

CAMINO DE SANTIAGO
Gran ambiente en la Fiesta de la Siega y la Trilla. Ronda Somontano.

Gracias a la colaboración del Ayuntamiento, Comarca y DPH, medio centenar de vecinos preparan esta jornada celebrada en la mañana del domingo 21. Ataviados con los ropajes de faena cortaron la cebada, la amontonaron en gabillas, la llevaron con las burras y la mula a la era Buil –que se convirtió en el epicentro sociocultural de la localidad- y se dispusieron los trillos de pedreña y de cilindro, más moderno. Sobre ellos sentados niños y mayores dando vueltas en círculo tirados por las burras. Otros hombres amontonaban la paja y el grano con escobas de senera y con horcas aventaban la paja para extraer el grano. Las mujeres prepararon un almuerzo energético a base de farinetas, sopas de pan, pan con vino y miel. Todo ello regado con vino. Y como sonido de fondo, las jotas para amenizar las tareas.

Como es habitual desde hace unos años la asociación cultural de Albelda que también lleva a cabo una fiesta similar participaron en las tareas organizativas aportando dos burras y la fruta típica de la comarca literana para sortear entre los asistentes.

Escobando la paca mientras pasa el trillo. Ronda Somontano.

La jornada comenzó en torno a las 10.00 y culminó sobre las 13.00 con una comida popular. No faltaron representantes municipales de los ayuntamientos vecinos, responsables comarcales, el senador Antonio Cosculluela, y sobre todo muchos turistas extranjeros que veranean en la sierra de Guara y descubrieron esta práctica agrícola ancestral.

El alcalde de Colungo y miembro también de la asociación cultural, Fernando Abadías, se mostraba satisfecho por la buena respuesta de los vecinos y el tirón popular que la fiesta tiene. Asimismo destacaba que esta jornada “quiere rememorar lo que hacían antiguamente nuestros antepasados. Lo que se cosecha ahora con una cosechadora en media hora costaba antes un verano a una familia sacar el grano”.

En las tareas de recreación de la siega y la trilla ha sido fundamental la aportación de útiles de los vecinos y de sus testimonios para enseñar a segar y trillar. Mayores como  Juan José Cavero que el domingo fue uno más con la escoba de senera en mano. “Yo he trillado desde los ocho años. Trillábamos con bueyes y estábamos todos los días en la era porque a pesar de que tenían mucha fuerza estos animales son tranquilos. Luego había que aventar con el aire, traspalar, poner el trigo en los sacos y subirla al pagar. Estábamos toda la familia pero era una tarea muy dura”.

Vídeo de la Fiesta de la Trilla y la Siega

mantenimiento WP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here