Algunos de los platos presentados. Ronda Somontano.

El barrio del Entremuro, el más antiguo de la ciudad de Barbastro, despedía este lunes sus fiestas patronales en honor al Santo Cristo de los Milagros, con la celebración de uno de los concursos de cocina más longevos de Aragón, el Gastromuro, que cumplía 39 años. Toda una seña de identidad del barrio y también de la cocina de huerta y de despensa local ya que este certamen premia a los mejores primeros, segundos platos y postres, así como al vino elaborado con productos autóctonos.

El Gastromuro, frente a otros concursos, valora la tradición culinaria del Somontano, una tradición que no está reñida con la innovación ni con la estética puesto que la presentación de los platos fue uno de los elogios del jurado. La innovación vino sobre todo de la mano de los más jóvenes que en el concurso Gastromenudo echaron mano de ingenio y de Internet para presentar curiosas creaciones, con otro tipo de productos más comerciales.

CAMINO DE SANTIAGO

La histórica plaza de la Candelera fue en la noche del lunes un gran comedor donde se presentaron 90 elaboraciones: 25 entrantes, 17 segundos, 18 postres y 14 vinos.  A ellos se sumaron los 16 platos preparados por los jóvenes en el concurso Gastromenudo.

Los vinos presentados y al fondo, asistentes en la plaza de la Candelera. Ronda Somontano.

El menú ganador fue el siguiente: ‘Patatas en abanico con alcorzado’ y ‘Conejo con higos y gelatina de moscatel’, ambos presentados por María Pilar Franco que ya había ganado en alguna ocasión este certamen. Pero se da la circunstancia de que en las cuatro décadas de este concurso, ésta ha sido la primera vez que una participante se llevaba dos trofeos a casa por el primer y segundo plato. El postre fue ‘Tarta de higos’, de Carmen Gómez, que se llevaba por primera vez una placa como vencedora. Y el vino fue de otro clásico entremurano, Antonio Sánchez, por un Cabernet Joven 2018.

Y en la categoría infantil, Abril Sánchez vencía con su ‘Paleta de greescake’, mientras que Sofía Nasarre se llevaba un accésit por la presentación de su ‘Tarta ópera’.

El jurado del certamen estuvo compuesto por destacados hosteleros de Barbastro (Pirineos, Gastrobar Victoria, Rey Sancho Ramírez, Trasiego y San Ramón, y de las localidades vecinas de Aínsa (Bodegas Mallacán), Graus (Lleida) y Monzón (Acapulco). Así como responsables del Consejo Regulador de la D.O. Somontano o de las bodegas LAUS, Enate, Meler, Sommos y Osca, y de las pastelerías Guerri e Iris. La directora provincial de Educación, Olga Alastruey, el alcalde Fernando Torres y el presidente del barrio Luis Montes, también participaron en las tareas deliberativas.

Parte del jurado de Gastromuro. Ronda Somontano.

Cientos de personas acudieron a este cita emblemática y pudieron degustar las judías entremuranas que repartió el barrio, cocinadas por el Hotel Rey Sancho Ramírez.

Para el vicepresidente de la asociación de hostelería, Manuel del Valle, afirmaba que este concurso premia “la cocina del barrio que es de autor porque le ponen mucha pasión. Hemos probado muchos productos de la zona, verduras, carnes, pescados, guisos, sopas, … el nivel ha sido excelente con buena presentación y una gran degustación. Se premia que los productos sean aragoneses y de la zona y cada vez los participantes están más mentalizados”.

mantenimiento WP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here