El Partido Aragonés (PAR) planteará mañana, ante el pleno de la Diputación de Huesca, una resolución que propone expresar el “rechazo a las declaraciones del Síndic de Greuges de Cataluña, D. Rafael Ribó, en las que culpaba de problemas en la sanidad pública de aquella comunidad a la atención de pacientes de otras comunidades, ya que el servicio prestado allí a los aragoneses -y especialmente altoaragoneses- no solamente es necesario y valioso, sino que responde a convenios en vigor y a un imprescindible principio de vecindad y cooperación”.

Así mismo, el PAR propondrá que la DPH manifieste “su firme convicción de que los compromisos mutuos de atención sanitaria en Aragón y Cataluña a los vecinos de las zonas limítrofes deben ser mantenidos en todo caso por el interés social de los mismos y en consecuencia, se insta al Gobierno de Aragón a proseguir con la gestión realizada hasta el momento en ese sentido”.

En una entrevista reciente, el Síndic de Greuges (institución equiparable al Justicia de Aragón), achacó el déficit de la sanidad catalana e insinuó que también los problemas de las listas de espera sanitaria en esa comunidad, a la atención que se presta a pacientes que proceden de otras comunidades. En este sentido, señaló que existe un “sobrecoste” y que “depende de cómo enfoquemos la lista de espera”, todo ello está relacionado con “la gente que viene a Cataluña a intervenirse”.

El PAR entiende que, según los datos oficiales, “estas afirmaciones ni son ciertas ni son justas. Por un lado, existen derivaciones a hospitales catalanes desde todo el resto de España, así como de pacientes catalanes a centros de otras comunidades, para tratamientos específicos y complejos, en los que existen hospitales especializados de referencia. Estas derivaciones se compensan económicamente entre los diversos servicios autonómicos de Salud. Por otro lado, los aragoneses y sobre todo altoaragoneses, que son atendidos sanitariamente en Cataluña, están amparados por el compromiso que responde a imprescindibles criterios de cooperación” y por un convenio actualmente en vigor.

La propuesta del Partido Aragonés detalla que decenas de miles de altoaragoneses de las comarcas de Bajo Cinca, La Litera y Ribagorza, tienen como referencia más cercana el hospital Arnau de Vilanova, en Lérida, y existe el acuerdo -de “especial trascendencia social”- entre ambos gobiernos autonómicos de prestar mutua atención sanitaria en los centros de las respectivas comunidades, según un convenio de duración indefinida, alcanzado en 2005. A pesar de que “en más de una ocasión han surgido dificultades” para su continuidad, las discrepancias “se han ido solucionando por los sucesivos consejeros de Sanidad y la mejor demostración” es “la firma el pasado año de la renovación de otro convenio, que desarrolla aspectos parciales, por el que los vecinos de en torno a 40 municipios aragoneses y otros tantos de Cataluña, reciben asistencia sanitaria en urgencias y emergencias”.

Bajo estos argumentos, el PAR considera “inaceptable que se pretenda culpar falsamente a los pacientes de otras zonas para justificar concretas carencias. Se trata de colaborar para prestar un servicio básico y resolver, si los hubiera, los fallos de funcionamiento garantizando” esta atención.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here