RENOVE MARIÑO

Bueno, pues ya ha sucedido lo que tenía que suceder y desde este modesto medio he venido anunciando y repitiendo en numerosas ocasiones; una vez más la Justicia de la UE y otras instancias internacionales,  han desautorizado a la española. Primero fueron el rechazo de las eurordenes en Bélgica e Inglaterra contra los exiliados políticos catalanes ( Suiza ya avanzó que ni se les ocurriera solicitar la extradición) ; después la sentencia del tribunal superior del Land alemán de Sheleswig- Holstein que no vio delito de rebelión en la conducta de Puigdemont ; de nuevo el comité de detenciones arbitrarias de la ONU posicionándose contra la prisión provisional de Junqueras y otros presos ( Rull, Romeva, etc) y finalmente el Tribunal de Justicia de la UE ( TJUE)  reconociendo la condición de diputado- y concediéndole por consiguiente la  inmunidad parlamentaria- a  Oriol Junqueras desde el mismo momento en que se reconoció había ganado el escaño, según el resultado electoral.

Que Junqueras debiera en estos momentos gozar de libertad, pues se procedió contra el mismo sin la autorización ( suplicatorio) del Parlamento europeo, es mas que obvio. Es más, el Tribunal Supremo en una maniobra fraudulenta, en lugar de esperar al resultado de la consulta que sobre su inmunidad ( en aquellos momentos se encontraba detenido en régimen de prisión preventiva) había realizado al TJUE ( estaba obligado a ello a tenor de toda la normativa de adhesión de España a la UE, como cuestión prejudicial), se adelantó al pronunciamiento del tribunal comunitario, dictó sentencia y condenó a Oriol Junqueras a 13 años de cárcel, y así mismo lo inhabilitó para el desempeño de cargo público.

Y no lo va a soltar me temo, ni a poner en libertad. La Fiscalía que ha sido requerida por el plazo de cinco días para dar su parecer sobre este particular, ya ha dicho con inusitada rapidez a las primeras ocho horas de ser notificada que Oriol Junqueras debe permanecer en prisión, y respecto de los ya parlamentarios europeos Puigdemont y Comín, que en relación a estos deben expedirse nuevas peticiones para suspenderlos como tales hasta tanto en cuanto el Parlamento europeo pueda pronunciarse sobre un suplicatorio a tramitarse a la mayor brevedad. Algo lamentable pues el Parlamento europeo hoy mismo ya los ha reconocido como parlamentarios y les ha entregado sus respectiva acreditaciones provisionales. Siempre haciendo el ridículo. A todo esto nos ha llevado un procedimiento judicial seguido contra unas personas, que como ya dijera el Juez de Instrucción hoy jubilado, García de Dios, no ha sido más que un ” a por ellos” disfrazado de ritos procesales.

Yo llego más lejos. Nada se puede esperar de nuestro sistema judicial que está tocado, como todo el régimen del 78 que lo ampara. La judicatura y la fiscalía, de Audiencia en adelante y hasta el Tribunal supremo ( por supuesto en el paquete incluida la audiencia nacional) en realidad no es más que un bunker reaccionario y cavernícola totalmente irreformable.

Este bunker hará todo los posibles con sus decisiones futuras por adulterar las disposiciones de la justicia europea, que en realidad es la española, pues el TJUE y el Tribunal de los Derechos Humanos de Estraburgo están incorporados a nuestro ordenamiento jurídico. Y también hará todos los posibles por impedir el pacto entre PSOE- PODEMOS y ERC. O hacer que fracase de conseguirse.

Cuando estas líneas escribo el Tribunal Superior de Cataluña ya ha condenado al President Torra, a pena de inhabilitación por delito de desobediencia y el Tribunal de Cuentas, ha abierto un nuevo procedimiento contra todos los ya condenados en el Tribunal Supremo, más los exiliados fuera de España. No paran ni perdonan. Hay casi 400 procedimientos mas abiertos en diferentes jurisdicciones y si es preciso, están dispuestos a desoír  los dictados de la justicia europea. Que no se le ocurra venir a Puigdemont por España con su flamante carné de parlamentario europeo e inmunidad consiguiente,  pues con la teoría jurídica más peregrina estos señores lo trincarían inmediatamente.

Hemos vuelto a la España orgullosamente sola y acosada por todos sus enemigos- según decía el franquismo- desde el comunismo hasta el liberalismo y los masones. Gritan voces enfurecidas en Vox y en gran parte del PP- ya no digo en la prensa cavernícola- contra toda esta “conspiración” contra España. Son los mismos que defendieron en su día la contrareforma de Trento, los que gritaron a la vuelta de Fernando VII el ” Viva las Caenas” y restauraron la Inquisición que solo fue abolida en 1834 ( hace menos de doscientos años) ; los que acabaron con la I y II repúblicas y provocaron la guerra civil, y los que, en definitiva siempre han identificado a España con su particular cortijo.

Si Pedro Sanchez-hombre sin contenido y oportunista donde los haya- consigue gobernar con Podemos y ERC, el bunker alojado hoy en día en el ejército, el poder judicial y la Fiscalía, y probablemente también en los altos cuerpos de funcionarios de la administración pública, harán todo lo posible para impedir una solución al conflicto catalán y así mismo, la indispensable modernización de España, haciendo del país un espacio menos desigual de lo que es y más justo.

El Estado sigue ocupado por fuerzas retrógradas, por el viejo régimen, el que nunca se fue desde hace más de 200 años y se ha ido adaptando hasta nuestros días en diferentes formas. No hay nación que aguante a toda esta tropa que ya se ha visto es incompatible con Europa.

PD.- Acabando estas líneas leo que el – nada más y nada menos- exjefe del Estado mayor de los ejércitos en el gobierno de Zapatero, el general Fulgencio Coll, ha dicho que los poderes del Estado ( han leído bien del estado) deben impedir el gobierno de Pedro Sánchez y de paso la alianza con ERC. Si este caballero, que no está solo, no ha llamado a un golpe de estado,  al menos estas declaraciones  se le parecen mucho.

Y mensaje para la izquierda, la que se sigue confesando como tal, y no está en Galapagar o en Ferraz : déjense de teorías raras, el marxismo leninismo clásico, el de toda la vida, reconoce el derecho de autodeterminación de los pueblos;  y por otro lado, hasta ahora la única cuña de verdad al régimen del 78, que ha destapado todas sus vergüenzas y mentiras, demostrando que España ni es una democracia homologable ni un Estado de derecho ha sido el conflicto catalán. Dos millones y pico de catalanes que votaron en el ilegal referéndum, más otro millón que quiere hacerlo de forma legal y ordenada, aunque sea para decir que no a la independencia, no son la “ burguesía catalana esa” con la que algunos justifican su rancio nacionalismo español. Pero aunque hubiera tantos burgueses, contados a millones, lo que ya es suponer y querer engañarse  a uno mismo, la historia enseña que muchas veces ciertas burguesías cuando se ha tratado de destruir el antiguo orden ha sido mil veces más revolucionarias que mucho paniguado que se dice izquierdista, y que en realidad sólo busca colocación.

DPH SONNAR

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here