El detenido, S.E.C., saldrá previsiblemente mañana, según su abogado, en libertad provisional una vez entregada la fianza de 6.000 euros, con orden de alejamiento de 500 metros respecto a las víctimas y con la obligación de residir a 25 kilómetros de distancia de Barbastro,  en virtud el auto dictado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Barbastro.

Igualmente la juez ha determinado que no pueda impartir clases extraescolares en centros educativos, la prohibición de acercarse a lugares frecuentados por menores a una distancia de 20 metros y para salir del territorio nacional.

El ex agente cuando se produjeron los hechos residía en Barbastro y era jefe de Intervención de Armas en el puesto de la Guardia Civil de Monzón. Compaginando este trabajo con las clases de inglés extraescolares en dos colegios públicos de Primaria de Barbastro. Donde también colaboraba con un club de baloncesto como monitor, si bien no consta ninguna denuncia en el ámbito deportivo.

Cuando se realizó la detención se llevaba ya un tiempo tras la pista del ex agente. De hecho en algún centro se colocaron cámaras ocultas en las que se muestra al profesor de extraescolares realizar una serie de tocamientos debajo de las camisas y el pantalón de sus víctimas, así como dándoles besos, mientras las sentaba en su regazo. La noticia de la detención de este agente de 48 años provocó gran alarma social en la ciudad del Vero, especialmente entre los padres que llevaban a clase a sus hijos. Así como gran consternación entre las entidades sociodeportivas con las que colaboraba.

La Guardia Civil ha analizado el material que se encuentra en su ordenador y según publica El Periódico algunas de las imágenes encontradas podrían suponer delitos de pornografía infantil.

El ex agente ha negado en todo momento los hechos alegando que simplemente los hechos por los que se le condena eran muestras de cariño. En la causa investigada aparecen 16 menores, según informa El Periódico. La investigación parte de las denuncias realizadas por algunos de los padres de menores, todas ellas niñas de entre 6 y 10 años. Tras analizar los indicios, el agente fue detenido, enviado a la prisión de Zuera el 24 de mayo del pasado año 2019, y más tarde enviado a la prisión castrense de Meco. La Guardia Civil lo apartó del cuerpo. 

Su abogado, José Cabrejas, ya había solicitado previamente su puesta en libertad. En este momento la juez ha considerado que no existe peligro para la destrucción de pruebas al estar el periodo de investigación muy avanzado, y ha accedido a su puesta en libertad. Dada la gravedad de los delitos, el juicio se celebrará en el Juzgado de lo Penal de Huesca. 

 

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here