CHICA MOVIL
CHICA MOVIL

El pasado 14 de marzo el Gobierno de España decretó el estado de alarma en el país, a consecuencia del coronavirus. Esta medida ha conllevado el confinamiento de los ciudadanos en sus casas para intentar minimizar el contagio exponencial de la COVID-19. Este pasado 25 de marzo el Congreso aprobó la medida propuesta por el Gobierno de prorrogar el estado de alarma hasta el próximo 12 de abril las 00.00 horas. LA iniciativa salió adelante con los votos de PSOE, Unidas Podemos, PP, Vox, Cs, PNV, Más País, UPN, CC-PNC, Foro Asturias, Partido Regionalista de Cantabria, Compromís, Teruel Existe y BNG, que sumaron 321 votos. Por su parte, hubo 28 abstenciones, las correspondientes a ERC, JxCat, EH Bildu y CUP, quienes pedían medidas más drásticas al Gobierno.

Son momentos en los que los partidos políticos tienen que mostrar unidad de acción, aunque ello no significa evitar críticas ante según qué decisiones y actuaciones. Esa misma unidad es la que debemos de mostrar todos los ciudadanos, sobre todo respetando y cumpliendo con las directrices de las autoridades sanitarias. Y es un hecho que, a pesar de conductas incívicas e irresponsables por parte de algunas personas, la gran mayoría las estamos cumpliendo. Y ello significa evitar salir a la calle si  no es estrictamente necesario (razones laborales, médicas, etc.).

Aún no llevamos dos semanas de confinamiento y mi móvil echa humo. Los grupos de whatsapp están a punto de estallar de la cantidad de mensajes, reenvíos, fotos, audios y vídeos que mandan muchos de sus miembros. En dos semanas, mucha gente ajena al sector de la sanidad sabe ya más del coronavirus que los propios epidemiólogos. De hecho, el gran número de supuestos médicos, doctoras, enfermeras, internistas, auxiliares de enfermería, galenos, celadores, psiquiatras, psicólogos, pediatras, facultativas, terapeutas… que durante estos días han aparecido en infinidad de vídeos y audios, tanto en WhatsApp como en redes sociales y en YouTube, es algo inaudito y digno de un estudio científico. Todos son expertos en la materia y todos nos dan consejos para protegernos de la COVID-19, para llevar mejor nuestra reclusión, para no aburrirnos o para que los niños no tengan secuelas psicológicas de tantos días sin moverse de casa. Paradójicamente, muchos de esos mensajes son contradictorios con otros tantos. Algunos de ellos son simplemente desmentidos de otros anteriores. Y, cómo no, aparte de los famosos memes, algunos de los otros whatsapps que recibimos en esta cuarentena no son más que burdos bulos. Está claro que los seres humanos somos realmente peculiares y contradictorios. A tenor de muchas de las actitudes y reacciones que recientemente han protagonizado no pocas personas, ¿cómo pudo ser líder de audiencia un programa de TV como Gran Hermano?… Misterios sin resolver.

Visto lo visto, yo me pregunto: ¿Es que somos incapaces de permanecer unos días en casa sin aburrirnos? ¿Sin tener sensación de agobio? ¿No podemos aprovechar estos días para adelantar todas aquellas tareas que tenemos atrasadas? ¿No es un buen momento para arreglar armarios y ordenar papeles? ¿No somos capaces de deleitarnos con la lectura de aquellos libros que dejamos aparcados por falta de tiempo? ¿No podemos organizar un horario para que los niños estudien, hagan deberes, jueguen y se conecten un rato a internet para chatear con sus amigos o realizar alguna partida online a su videojuego favorito? Sinceramente, creo que debemos de aprender de este retiro forzoso pero necesario.

Intentemos pensar en positivo. Es un buen momento para reflexionar y reconciliarnos con nosotros mismos. Es una gran ocasión para unir más a la familia. Son unos días que pueden ayudarnos a valorar más la vida y nuestras circunstancias. Recuerdo cuando, de niños, si nos poníamos enfermos y teníamos que quedarnos unos días en casa y, una vez pasaba la fiebre, el estar varios días sin ir al colegio era lo más para críos de los 80. No teníamos tablets, ni ordenadores, ni móviles… pero no nos aburríamos. Aparte de realizar las tareas de clase que algún compañero nos hacía llegar, éramos capaces de divertirnos, de fomentar nuestra imaginación y de pasar algunos ratos ante la televisión sin ninguna fatalidad de quedarnos enganchados a ella.     No subestimemos a los niños, más bien estimulémoslos para que descubran que hay un mundo más allá de lo digital que, si bien es muy necesario, provechoso e imprescindible, también lo son las relaciones humanas, la creatividad, la paciencia, la introspección y el autocrecimiento.

 

 

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here