Silvia con unas amigas
Silvia con unas amigas australianas. Imagen Silvia Casquillo

Silvia, ¿Porqué Australia?

Vine como expatriada a un proyecto liderado por una gran compañía de construcción australiana asociada con la empresa española en la que yo trabajaba en aquel momento. El trabajo era parte de un proyecto de mejora de la línea de ferrocarril, con objeto de aumentar la capacidad de transporte de mineral a puerto.

SUSCRIPCION

Las profesiones relacionadas con minería y construcción, principalmente aplicada a la minería, tienen gran demanda en el país. Australia es un país enorme, más extenso que toda Europa, con solo 22 millones de habitantes y una gran riqueza en explotaciones mineras.

¿Qué es lo que más te llamó la atención a tu llegada a Australia?  ¿A qué te costó más habituarte?

Todo y a todo, la verdad. Después de aterrizar en Brisbane y a dar el primer paseo, ves que el centro de las ciudades está copado por rascacielos intercalados con algunas construcciones “antiguas”, como iglesias construidas hace 150 años atrapadas entre edificios de 80 pisos.

Brisbane
Brisbane. Imagen Silvia Casquillo

El comercio, es parecido, mismas marcas, McDonalds, Subway…, pero ¡Hay pájaros muy raros por las calles y los árboles son increíblemente grandes y frondosos! y sobre todo, ¡Pedazo de ríos! Son tan anchos que un compañero de trabajo con el que viajé insistía en que no era un río, que era el mar…

Luego llegó el momento de volar al destino final, en North Queensland.

¿A que me costó acostumbrarme y que me llamó la atención…? todo.

Trabajar doce horas al día, diez días seguidos. El uniforme del trabajo: camisa fosforita con tu nombre bordado. El clima tropical. La fauna tropical. El inglés australiano… además, hay tantas moscas que los lugareños hablan sin casi abrir ni mover la boca. Un shock tremendo.

Atardecer
Paisajes espectaculares. Imagen Silvia Casquillo

El pueblo donde viví al principio en Australia se llama Bowen, tiene 7500 habitantes, unas playas ideales y pinta de poblado del oeste. Es un lugar que parece anclado en otro tiempo; el pueblo y sus gentes tienen otro ritmo, otra estética… viven en un entorno paradisíaco donde el invierno es verano y el verano es lluvia y humedad tropical. La belleza de las playas, la naturaleza y las cercanas Withsunday Islands es tanta como podáis imaginar. Pero todo tiene contrapartidas, en verano no te puedes bañar en las playas,  con el calor llegan mini medusas con una picadura que puede ser mortal.

Fremantle, lugar de residencia de Silvia. Es el puerto de Perth. Perth city es donde trabaja ¡Está todo junto!
Fremantle, lugar de residencia de Silvia. Podría decirse que es el puerto de Perth. Perth city es donde trabaja. Imagen Silvia Casquillo

En medio de tanto trabajo y entorno paradisiaco, yo vivía sobrecogida. La belleza tropical viene con fauna acorde… cucarachas del tamaño de un ratón, serpientes en el jardín y hasta dentro del coche, sanguijuelas, murciélagos del tamaño de un águila, y mil-y-un insectos que nunca habría sospechado existían. Y encima, aquí las cucarachas grandes vuelan.

La vida en el trópico es tan explosiva, hay tantos bichos que ni me atrevía a entrar en ningún cuarto de mi casa sin antes encender la luz, … o a meterme en la cama sin abrirla y mirar primero…

¿Y la gastronomía qué tal? ¿Se parece a la nuestra?

La comida más representativa son las barbacoas, las llaman barbies, igual que la muñeca. Se organizan en un pis pas entre amigos para una cena.

La carne, todas, es el gran rey de la cocina, en la barbacoa o en roast. La cocina tradicional es de base inglesa, viniendo del Somontano y el Sobrarbe, no se puede decir que Australia te gane por el estómago…

¿Es cierto que puedes encontrar un canguro como aquí un jabalí? Dicen que hay 100 millones de ovejas, 40 millones de canguros y 1500 especies diferentes de arañas, koalas, …¿Alguna anécdota en este sentido?

Los canguros son habituales en el paisaje australiano
Los canguros son habituales en el paisaje australiano. Imagen Silvia Casquillo

No os lo vais a creer, pero atropellamos el primer canguro que vi. No le paso nada porque se fue saltando por el mismo camino por donde vino, pero le hizo un buen bollo a la puerta del coche. Fue nada más salir del aeropuerto camino a Bowen. Pobre cangurín, saltó de la cuneta hasta el coche, chocó y se dio la vuelta.

La abundancia de canguros depende de las zonas y del agua disponible, pero en general, yo diría que hay más canguros aquí que jabalíes en España (al menos yo he visto más canguros que jabalís en las carreteras…), y sí, son muy peligrosos, causan muchos accidentes de tráfico. Pero son muy graciosos, hace gozo verlos.

Imagen Silvia Casquillo

Desde luego que para quien esté interesado en fauna salvaje y diferente, Australia es un paraíso, la variedad de marsupiales e insectos autóctonos es increíble, además de ser el país de los koalas, los emus y una variedad de serpientes venenosas tan abundante que hay un oficio que se llama snake-catcher: cuando tienes una serpiente dentro de casa los llamas y ellos se encargan, porque encima están protegidas y, aunque te atrevas, no las puedes matar. Nosotros conocimos al de Bowen,  se coló una King Brown, muy venenosa, dentro del coche, llamamos al snakecatcher del pueblo, y cosas de la vida, su hermano vivía en Valverde del Camino con su novia española. Mis compañeros de trabajo no podían creer mi suerte, ellos, australianos, nunca habían tenido semejante pasajero en el coche.

Arañas bastante grandes
Arañas bastante grandes. Imagen Silvia Casquillo

Arañas…en todos los sitios. De entre las más habituales que reconozco, unas muy grandes (como una mano), peludas y gentiles que se llaman manhunters, no pican, pero salen de rincones oscuros y pueden producir un ataque al corazón; y otras pequeñas negras brillantes con un topito rojo en la espalda, llamadas redbacks, que compartían jardín conmigo, tienen una picadura muy dolorosa y hasta mortal. Te hacen llevar guantes antes de tocar nada.

¿Cómo son los australianos? 

Imagen Silvia Casquillo
Imagen Silvia Casquillo

En general los australianos son majos, tranquilos y abiertos, les gusta disfrutar del aire libre, tomarse una cerveza después de trabajar, juntarse con amigos en casa, hasta sin avisar. En todos estos sentidos yo los percibo muy parecidos a nosotros. También les vuelven locos la longaniza, la paella y el pan con tomate (al menos a mis amigos). Como rarezas yo destacaría que, para ellos, la paella lleva chorizo… sino, no les parece paella…ya veis de dónde le viene a Jamie Oliver. O cuando te dicen que la tortilla de patata mejor con chili… en fin… ¡Que raros pueden ser!

Enseguida descubres que la gran mayoría necesitan mas espacio vital, no están cómodos con nuestra cercanía física y desde luego, no se saludan con dos besos, ni con uno. Abrazos y besos son solo para amigos cercanos.

Creo que una de las cosas que más me gusta de los australianos es su manera de hacer vacaciones: ¡CAMPING!. Viajes por carretera y camping son la estrella de las vacaciones y los puentes. Cada pueblo de dos casas tiene un Pub y un Camping que llaman Caravan Park. Hay gente en tiendas y gente en caravanas que cuestan un potosí, con sofás de cuero, lavadora y microondas, pero van de camping.

Lo que te puedes encontrar cuando conduces
Lo que te puedes encontrar cuando conduces. Imagen Silvia Casquillo

Muchos cuando se jubilan cogen la caravana y se van a dar la vuelta a Australia: cuidado que son 15.000km! solo alrededor… es la mejor manera de ver el país (¡O lo que te de tiempo!) Este es un país original, de una geología tan antigua que lo ha dejado erosionado, plano y drenado por ríos exhaustos exponiendo paisajes únicos que van del desértico Outback a la selva tropical de Daintree en el Noreste. Una evolución tan aislada del resto del mundo que su flora, fauna y ecosistemas son únicos y asombrosos. En la costa Este te encuentras con la gran barrera de coral, el reef de Ningaloo en la Costa Oeste, el Uluru, los Kimberleys único lugar donde viven baobabs (aparte de África) y el Parque Nacional de Kakadu en el norte, el único junto con Ordesa, reconocidos por la Unesco por su patrimonio Natural y Cultural.

Los horarios, ¿Se parecen a los nuestros?

Los horarios…nada que ver. Por mil razones. En verano, el sol sale a las 5 de la mañana y se pone a las 7 de la tarde.

Si, hay luz desde las cuatro y pico de la madrugada… y las casas sin persianas… así que mucha gente salimos a dar un paseo, correr o ir en bici a las 5 AM. Además, el comercio cierra a las 5 de la tarde. En serio. La vida empieza más temprano por la mañana y nos metemos antes en la cama.

Hasta salir por la noche… sí pero poco… Lo normal es cenar pronto, tomar algo y los bares cierran a las 12… si queda clientela en el bar, porque a menudo cierran antes. A no ser que vayas a los clubs, solo en el centro de las ciudades.

¿Alguna idea preconcebida de España y los españoles?

De los españoles, igual que en otros sitios, aunque nadie lo diga, la imagen que tienen asociada a los españoles es parecida a la de Penélope Cruz, así que a mí lo que más me preguntan es si soy de Rusia.

La mayor parte de los australianos que visitan España van en Barcelona y San Sebastián, normalmente como parte de tours alrededor Europa, claro que desde tan lejos y con la naturaleza autóctona, buscan sobre todo cultura, tapas y buen comer son los objetivos.

Los que son más jóvenes se apuntan a correr los San Fermines y a la Tomatina. No conozco ningún español que haya corrido los encierros, pero si algunos australianos… para ellos los San Fermines y correr en los encierros es lo típico que hacemos en España.

¿Es cierto que tienen una actitud ante la vida bastante relajada y que andan descalzos por los parques e incluso por las calles?

Todo eso es verdad; en su mayoría y como sociedad son relajados y tranquilos, un buen ejemplo es el del café por la mañana: entras en la cafetería, pides café, te preguntan  el nombre, y un buen rato después, cuando lo han hecho, te llaman para que lo recojas en la barra. A veces se te pasan hasta las ganas de café.

Imagen Silvia Casquillo
Imagen Silvia Casquillo

¡Cómo me gusta esta pregunta! Muchas personas andan descalzas si, y además fue una de las costumbres que adopté más rápidamente; después de una vida de batallas en casa e infinitos “Silvia por dios cálzate” descubrí aquí que hay otras gentes que también son felices descalzas. Cuando llegué, me chocó muchísimo, gente descalza por la calle, en el supermercado, en la ferretería…everywhere. En las calles, en casa, en el jardín, en los parques, es normal encontrar niños y mayores descalzos, ¡Hasta gente de Barbastro descalza por ahí!

Sus tendencias de moda,  gustos a la hora de vestir, estilismo,… ¿Difieren a las nuestras?

Ciertamente la moda y el estilismo no es lo que más llame la atención. El uniforme más común cuando abandonas los distritos y horarios de oficinas, son chanclas en verano, Uggs boots en invierno, y muchas camisas fosforitas, que usamos para trabajar en las obras de construcción todos los oficios en general, es lo que llama la atención.

Claro que ahí gente con estilo y diseñadores australianos maravillosos, pero no es la estética prevalente…

¿Qué es lo que más te gusta de Australia? ¿Qué echarías de menos si volvieras?

En el aspecto práctico de las cosas, la libertad que sientes ante el ambiente económico australiano donde una vez adquieres experiencia (empezar es complicado), es más fácil encontrar nuevas oportunidades, cambiar de empresa, hasta cambiar de oficio.

Aquí es corriente dejar de trabajar por un tiempo e irse a recorrer el mundo un año ¡O más!

Esto crea una actitud más relajada ante la vida, menos condicionada por el trabajo, que viene de tener una mayor certeza económica. La economía presente y pasada del país permite más libertad y confianza, eso se refleja en la manera de enfocar la vida y tomar decisiones de su población.

Águila en el Pilbara
Águila en el Pilbara. Imagen Silvia Casquillo

De la cotidianeidad, también echaría muchas cosas de menos: Las playas salvajes e inacabables, los amigos de todas las partes del mundo, juntarte para una barbacoa, las pelis en inglés, la inmensidad de los paisajes, el cielo y la luz de este país, el Pilbara, Daintree, Margaret River, los pubs antiguos, ir conduciendo y ver un canguro, ir corriendo y ver una tortuga, o una serpiente,  los antiguos pueblos mineros que parecen sacados de una peli del oeste, los pelícanos, patos, loros y cacatúas que están en todos los rincones de ciudades y rurales, trabajar con gentes de todas las culturas y colores, las galletas tim tam, vivir en una ciudad de casas con jardín… en fin, muchas cosas.

Y de España, imagino que sentirás añoranza en ocasiones, ¿Qué es lo que más echas de menos de nuestro país, aparte por supuesto de la familia y amigos?

Hay días de mucha añoranza. Número uno familia y amigos. Mis padres, mi hermana, mis sobrinos, la cercanía de los amigos de toda la vida. Saber que están al alcance de la mano. La percepción de cuantas cosas te pierdes por estar lejos. Esto es lo más difícil de estar tan lejos.

Y muchas otras cosas que se echan de menos. El Pirineo, Guara, ir de tapas, o de cañas, las sobremesas, salir, las comidas de mamá, el pescado fresco, conducir por la derecha, las fiestas, los festivales, capacear, un paseo de tiendas por Madrid, irte a Londres un fin de semana, esquiar, subir corriendo al Pueyo, la cultura y los diseños, la solidaridad europea.

Atardecer en Perth
Atardecer en Perth. Imagen Silvia Casquillo

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here