Test Covid19

Sin desdeñar el método intuitivo, uno se ha guiado siempre por el racional y científico. Y como todos (y cuando digo todos, son todos los expertos) tienen convenido que el mejor método, entre otros,  para detener la pandemia, es la práctica de test y ya no digo de PCRs en las diferentes poblaciones, lo que no entiendo ni entiende nadie, es porqué no se practican masivamente en la población o al menos en muestras muy representativas de la misma.

La  praxis científica dice que, detectado  el infectado (sintomático o asintomático),  y una vez aislado, la cadena de contagio en gran parte se detiene. Eso me dicen a mi los expertos con los que he consultado: un biólogo, otro biólogo con master en farmacia y finalmente otro farmacéutico que desempeña sus tareas en una laboratorio de sanidad animal y análisis, junto a muchos otros profesionales de la sanidad. Estos mismos profesionales, consultados sobre la dificultad de fabricar test o practicar un PCR,  me ha respondido que no se trata de pruebas de gran dificultad o que requieran un conocimiento altamente especializado, ya que cualquiera de estos profesionales consultados en sus prácticas universitarias,  cuando  fueron estudiantes me dijeron, se hartaron de hacerlos (PCRs). 

CAMINO DE SANTIAGO

He seguido preguntando. Y esta vez lo he hecho  por el precio de los test o los PCRs, y en concreto el profesional dedicado a la analítica animal, me  ha dado los indicados precios:  3,5 euros el test  y  sobre 15 euros el PCR. Es más, este último profesional y a través del laboratorio donde trabaja (unos 20 empleados) se ofreció al Ministerio de Sanidad  desde el comienzo de la crisis sanitaria para fabricar y realizar las indicadas pruebas en un número importante al mes. A esta fecha, aún no ha recibido respuesta, ni siquiera las gracias.

Explico todo esto porque a buen seguro saldrán todos los miembros del pesebre y sus amigos (no se pueden ustedes figurar cuánta gente vive del chollo), con aquello, de que no informamos adecuadamente, no somos exactos, confundimos  y hasta que deberían prohibirnos el publicar, tan demócratas ellos.

Pues bien, fijados estos antecedentes, veamos lo que está sucediendo en España, y en especial por nuestra zona (Monzón y Binéfar).

Decían que éramos el octavo país del mundo en la realización de test, hasta que se descubrió la mentira: éramos el decimoséptimo. Ahora ya sabemos que se han venido realizando test pero que los realizados, atendido en número de habitantes de nuestro país, la proporción es más bien pequeña.

Pero sigamos y esta vez en lo local y comarcal. El concejal de Monzón Javier Vilarrubí, ha dejado escrito en varios medios que a través del ayuntamiento y habida cuenta las autoridades sanitarias sólo habían hecho alrededor de 100 test en la ciudad de Monzón (casi 18.000 habitantes), el ayuntamiento tenía concertado (nos figuramos que con una empresa privada) al parecer la realización de 2.000 test en la ciudad.  Resultado: la autoridad sanitaria lo ha prohibido.

En todo Aragón después de consultar cifras (no sea crean que estos señores son un portal, digamos de transparencia) entre test y PRC, dicen, no se llevará en la región hechos más allá de unos  22.000 aproximadamente.  Cifra a mi juicio baja.

Ya antes, el gerente sanitario de nuestra zona, no se sabe porqué razón científica, ya determinó que las analíticas para detectar el Covid, debían hacerse en el Hospital de San Jorge en Huesca, como si los doctores y farmacéuticos del Hospital de Barbastro no estuvieran calificados para hacerlos. Algo inaudito. 

Por lo que se refiere a Binéfar, donde se pretendía el silencio y la ocultación  (le llaman los del presebre “responsabilidad”), sólo diré que el escándalo ya  saltó en su día a las páginas de los diarios digitales nacionales, tales como el Confidencial o Público, y que ha sido el sindicato CNT  el que denunció en su momento que no se guardaron las medidas de control sanitario contra la pandemia en Litera Meat;  también indicó que la inspección de trabajo  no atendió en su momento a varios requerimientos al respecto. Todos ustedes en este diario han podido ver las fotografías en el comedor del matadero.

Ahora mismo, siguen indicado varios diarios que la cifra de infectados en ambos mataderos es alta y la de la ciudad podría llegar a ser más que importante. Los chinos ante un nuevo foco en Hirbin (10.000.000 de habitantes) donde se detectaron apenas 50 casos de Covid, han cerrado la ciudad. La alarma en la vecina Monzón, si hacemos caso a su  alcalde, ya se ha manifestado por el peligro que supone el cercano  foco de Binéfar.

Llegados a este punto, varias preguntas se me ocurren, como me figuro a muchos de ustedes.

La primera, ¿por qué no se están haciendo más test?

La segunda. Habida cuenta que  el resto de las patologías además del Covid se siguen produciendo,  ¿qué hacen nuestros todavía ambulatorios cerrados con comunicaciones telefónicas entre médico y paciente?. La tercera, ¿es lógico tener paralizadas todavía una parte muy importante de las intervenciones quirúrgicas?   La cuarta,  ¿cómo es posible que se hayan autorizado abrir a las peluquerías, y no los ambulatorios? 

Quiero recodar a este respecto, que muchas actividades industriales con un número de trabajadores importante, durante toda la pandemia y con evidente riesgo siguieron trabajando, no así muchos funcionarios públicos que pasaron a realizar sus tareas telemáticamente. Salvo los mataderos de Binéfar, no nos consta que en grandes empresas de la zona oriental se hayan hecho los test.

Hasta ahora las preguntas siguen sin respuesta.

Laquenosvieneencima@blospot.com

DPH BECAS ARTÍSTICAS

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here