La Diócesis de Barbastro-Monzón pone en marcha la campaña “Comparte Barbastro-Monzón”, con el objetivo de mostrar las acciones de la Iglesia diocesana durante la crisis del coronavirus y recaudar fondos para financiar su labor social. El dinero que se consiga se destinará al “Fondo de emergencia Covid-19” y se empleará para ayudar a Cáritas, cuya labor en las seis comarcas orientales del Alto Aragón está siendo imprescindible para muchas familias y colectivos, así como para otras necesidades urgentes.

Desde el inicio de la crisis del coronavirus, la Iglesia católica ha seguido estado en todos los lugares y con todas las personas: acompañando, repartiendo comida, haciendo voluntariado, orando. Ahora, la diócesis ha decidido mostrar esa labor, con la campaña “Comparte Barbastro-Monzón” en la que pone rostros a esa actividad y con la que pretende recaudar fondos que permitan financiar su labor sociocaritativa. Para ello, se ha creado el ‘Fondo de emergencia COVID-19’, cuya primera aportación será la realizada por los sacerdotes diocesanos, el personal de la curia y su obispo, Ángel Pérez. El dinero conseguido será canalizado por la Administración diocesana y el Consejo para Asuntos Económicos.

Historias con alma

En la web de la campaña, www.compartebarbastromonzon.es, se ofrecen —de un modo visual y con una narrativa dinámica— un conjunto de ‘Historias con alma’. Son testimonios concretos, recogidos en los cuatro arciprestazgos y seis comarcas de la diócesis, que muestran una institución comprometida con la sociedad de manera humilde y generosa. La atención brindada en hospitales, el apoyo humano y espiritual a través del teléfono, la visita a domicilio, los kilos de alimentos gestionados por Cáritas, el acompañamiento en los cementerios, las misas virtuales, el alojamiento de sanitarios, la oración que no cesa… se encarnan en las personas que forman parte de esta iglesia diocesana y que están ahí, presentes, cada día.

Colaboración económica

Quienes deseen colaborar pueden hacerlo mediante una transferencia a la cuenta de Ibercaja ES63 2085 2154 3603 3078 2062, enviando un cheque nominativo al Obispado, indicando expresamente que el donativo es para el Fondo EMERGENCIA COVID-19 de la Diócesis, o mediante entrega en efectivo en la administración diocesana. En caso de duda, se puede contactar con la administración diocesana en el teléfono 974 310 697. Este donativo permite desgravar tanto en el Impuesto sobre Sociedades como en el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF), por lo que es importante aportar datos como nombre y apellidos, DNI y código postal de la ciudad en la que se reside. El certificado para la desgravación puede gestionarse directamente a través de la página web de la campaña.

mantenimiento WP

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here