RENOVE MARIÑO

Creemos que vamos a vivir siempre, no nos planteamos que nuestro paso por la Tierra es un suspiro en el infinito. Tratamos de alejar de nuestra mente los pensamientos relacionados con la muerte, de este modo alejamos a nuestros hijos de todo contacto con esta realidad, cuando la realidad está llena de despedidas: la planta que decoraba el salón, el pececito que llevaba un año en la familia, la mascota siempre fiel, los familiares y/o amigos a los, que les toca partir…

Evitamos mirar la muerte con el fin de evitar el sufrimiento, sin darnos cuenta de que es ella la que tiene las claves para evitar que suframos. ¿Por qué? Porque cuando empezamos a integrar la muerte como parte indivisible de la vida, comprendemos el valor de cada nuevo amanecer. Nos damos cuenta de que cada día es un regalo y que las personas que me rodean hoy, tal vez no estén mañana ya que lo único predecible de esta vida es que ella es por completo impredecible.

CAMINO DE SANTIAGO

Si hoy fuera el último día de tu vida ¿Cómo lo vivirías? ¿Quejándote de lo que no te gusta de los demás o valorando y agradeciendo lo que tienes?, ¿Enfadándote o expresando tu amor a aquellos a los que tal vez no vuelvas a ver? El hecho de contemplar la muerte hace que lo que no es necesario y no está alineado con nuestro verdadero Ser, caiga. Paradójico ¿verdad?

Es precisamente cuando contemplamos la posibilidad de que la vida es finita, cuando empezamos a valorarla y vivirla de veras.

Es entonces cuando empezamos a agradecer cada mañana el poder ver el Sol, comprendemos el inmenso valor del momento presente y la grandeza de cada instante.

La felicidad que tanto ansiamos la tenemos a nuestro alcance pero por ser tan accesible, no siempre sabemos encontrarla. El tesoro de la felicidad se encuentra dentro de cada uno cuando somos capaces de vivir cada momento con presencia, siendo conscientes de que cada instante es lo único que tenemos. Vive EL hoy, verás como el miedo y la tristeza dejan de dirigir tu vida y cómo, por arte de magia, el agobio y el estrés desaparecen. Por algo dicen que el ayer es historia, el mañana un misterio y el HOY un regalo por ello se le llama PRESENTE.

 

DPH SONNAR

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here