CEDER PUEBLOS VIVOS

Pese a tratarse de un sector muy polémico en nuestro país, el juego se ha convertido en uno de los motores económicos más rentables que tiene España. No en todos sitios tienen la misma aceptación ciertas prácticas, pero lo cierto es que nuestro perfil en las estadísticas relacionadas con esta área de entretenimiento demuestran que somos grandes aficionados, y que no es una cuestión de la última década, sino que se trata de una tradición que viene desde hace siglos.

Los juegos de cartas, ya no sólo el poker o el blackjack, se han jugado tanto en los palacios como en las tabernas desde siempre, contamos con nuestra propia baraja con los característicos cabellos, sitas, bastos y demás y hemos inventado juegos que se han exportado a rincones recónditos. Si sumamos a esto que somos un país de deportistas de élite y que su consecuencia directa es una afición imparable, entenderemos que también existe una debilidad por las apuestas deportivas, entendidas estas no sólo como las nuevas posibilidades que ofrece el mercado online o los salones de juego de nueva aparición, sino también las quinielas, porras en bares y demás opciones.

Aunque no haga demasiado ruido, el poker online mueve mucho dinero en nuestro país. Operadoras de renombre como 888 que provienen del Reino Unido se abrieron paso primeramente en España y luego fueron probando otros países, porque sabían que si en algún lugar iban a tener buena acogida, era en España. Podría parecer que el juego, o el poker en este caso, sólo mueve dinero en dos direcciones: los premios que reciben los jugadores y el dinero que se queda la banca. Sin embargo, nada más lejos de la realidad.

Desde 2012, fecha en que entraron en vigor en la mayoría de los países las regulaciones territoriales y fiscales del juego, cada premio ganado en un casino online se tributa, genera sus propios impuestos igual que cualquier concurso televisivo o cualquier premio de lotería. El Gobierno español recibe millones de impuestos anuales. Por supuesto, no sólo los jugadores aportan parte de sus ganancias al Estado, sino que las operadoras también le generan muchos ingresos al país en concepto de retenciones e impuestos.

Tanto si hablamos de salas de juego y casinos online como presenciales, lo cierto es que cuanto más se expande el sector, más profesionales son necesarios para mantenerlos a flote. El sector del juego genera cada vez más puestos de trabajo. En locales a pie de calle, no sólo se requiere el personal de hostelería o croupiers, sino personal de limpieza, proveedores, aseguradores, técnicos de mantenimiento, decoradores y demás negocios derivados. En salas de juego online, expertos en ciberseguridad, personal de atención al cliente con un modelo 24/7 en la mayoría de los casos, desarrolladores de software, gestores de contenido y marketing, etcétera, aparte de croupiers para los juegos que se desarrollan en vivo y que lo precisan. En el momento presente, son muchas las personas que se plantean trabajar en este sector, que, en el caso de las salas online, posibilita el teletrabajo, tan codiciado en los últimos años para lograr una óptima conciliación familiar.

Por otra parte, en el área de desarrollo de nuevos juegos también hay muchas oportunidades para artistas de diferentes estilos. El juego continuamente innova, añadiendo variantes, juegos o promociones que tratan de ser lo más vistosos posible. Así, diseñadores gráficos (dibujo, fotografía), músicos, animadores 3D y desarrolladores de videojuegos ven una nueva salida profesional, pues ilustrar, generar una banda sonora o una buena música de ambiente que invite a pasar un rato más son cada vez más indispensables en este sector.

Por último, aunque no menos importante, en el mundo del poker convertirse en jugador profesional es una buena alternativa para aquellos que dominan las matemáticas y que disfrutan con la estrategia. España ya cuenta con algunos jugadores profesionales de poker muy potentes, que no sólo han triunfando a nivel nacional sino que han llegado a Las Vegas y que se han hecho con brazaletes de oro en las World Series of Poker, una de las condecoraciones más importantes que se pueden conseguir en el mundo del poker profesional. Por supuesto, requiere mucha dedicación y aprendizaje y no depende del azar sino de una excelente preparación y tesón, pero a medida que surgen nuevos circuitos y torneos, también nacen nuevos jugadores profesionales, y España, al igual que en los deportes, parece destacar con jugadores muy dignos.

Estos torneos y circuitos que tienen sede en España también generan mucho dinero en el sector turístico, hotelero y de restauración, al mismo tiempo que aporta prestigio a las ciudades en las que se celebra eventos, que a su vez invierten en infraestructuras para poder ofrecer cada año mayores comodidades a los jugadores que llegan de fuera. Actualmente la tendencia es al alza para este tipo de juegos, ya sea a estos niveles o sencillamente a nivel de aficionado que va de vez en cuando a un local o echa una partida por internet en un momento dado. Se trata de un sector que va ganando poco a poco presencia en España, y que no tiene intención de parar.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here