José María Briansó Vilas recibirá el Premio a los Valores Humanos en el Deporte que concede cada año la Asociación de la Prensa Deportiva de Huesca a través de los socios y periodistas de información deportiva de Barbastro. Jaime Ferrer, presidente de la APDH, entregará la artística cerámica grabada con el nombre de Briansó durante la XIV Fiesta del Deporte Barbastrense organizada por el Patronato Municipal de Deportes, el próximo 5 de marzo en el Centro de Congresos y Exposiciones.

José María Briansó. Foto S.E.En el historial del Premio se han concedido, hasta ahora, a Francisco Durán (Baloncesto), José Antonio Torres (Ciclismo), Joaquín Torres (Montaña), José María Lacoma (Atletismo), Julio Salinas (Fútbol Base), Lola Coscojuela (Press Banca), Ángel Huguet (Prensa) y Javier Subías (Montaña).

GOB ARAGON surge

La propuesta de Briansó ha tenido el refrendo unánime de siete periodistas de ocho medios informativos locales, entre prensa escrita y emisoras de radio que han valorado, en conjunto, la trayectoria deportiva y el perfil humano de esta persona, nacida en Belver de Cinca hace 81 años, vinculada a Huesca y vecino de Barbastro. En sus primeras declaraciones, tras conocer de forma oficial esta distinción, se mostró «sorprendido, ilusionado, agradecido y feliz por este reconocimiento del colectivo de periodistas de Barbastro, en su mayoría jóvenes».

El historial deportivo es amplio y variado desde que jugó al fútbol en la temporada 1947-48 con la Sociedad Mercantil Artesana, paso previo a la U.D. Barbastro en la temporada siguiente, en la que tuvo de compañeros a Noguero, Gorena, hermanos Puyuelo, Esteve, Hellín, Bolea y otros por lo que está en el equipo de fundadores del actual Club.

En el Barbastro estuvo tres temporadas y media, cedido por la S.D. Huesca porque no tenía oportunidades al lado de jugadores con mucha experiencia y con 20 años le reclamó el equipo oscense donde terminó su etapa de jugador en activo. «Me retiré en mi mejor momento porque del fútbol no se vivía y cuando me casé, en Huesca, tuve que buscar otras formas de vida», explica el antiguo lateral izquierdo, «adaptado a este puesto porque nadie quería jugar allí a pesar de que soy derecho».

En el Huesca tuvo de entrenador a Lelé, «un técnico gallego con el que ascendimos a Segunda División, quedamos los cuartos y ocho jugadores se fueron a Primera División, entre ellos el portero Ferrús y el delantero centro Nadal. El equipo se rehízo con Ruiz, entrenador de Zaragoza, pero descendimos con un equipo de jugadores de casa».

A partir de aquella experiencia, centró su trabajo en el ámbito de la Enseñanza y solo entrenó al Barbastro en el año 1960 durante cinco meses, «en la época de Huertas y Montiagut» con ascenso a 3ª División, y dos temporadas al Belver, aunque reconoce que «el momento de entrenar se me pasó y nunca he seguido adelante para sacar el título».

Ha sido pionero del fútbol femenino en la provincia cuando formó varios equipos en Barbastro en la década de los años 70 y en su labor profesional, durante veinte años, ha compaginado Educación Física en el Instituto y en los colegios Seminario y San Vicente de Paúl. A nivel de Barbastro, está entre los fundadores del Torneo Local de Fútbol donde fue Presidente y árbitro durante varias temporadas.

Su hijo José María fue jugador del Juvenil del Barbastro y estaba entre los valores jóvenes hasta que se lesionó en una rodilla y antes de recuperarse sufrió un accidente de moto con graves consecuencias. Briansó es un ferviente seguidor de la U. D. Barbastro en cada partido desde hace muchas temporadas.

Lo máximo en Tiro con Arco

Las inquietudes deportivas no terminaron en el fútbol porque fundó el Club de Tiro con Arco «Virgen del Pueyo» e impulsó esta modalidad, «desde Huesca me propusieron esta opción y formé el primer equipo con diez alumnos de colegios que luego se amplió hasta 33 socios de Barbastro, Huesca, Sariñena y Monzón. Conseguimos todo lo que era posible en Tiro con Arco y me clasifiqué para seis campeonatos de España, en Madrid, Valladolid, Sevilla, Cartagena, Huelva y Huesca. Guardo excelentes recuerdos, en especial de la experiencia inolvidable de dos años en la Residencia Blume para sacarme el título de monitor».

Tiene una de las distinciones más altas de esta modalidad, la estrella de la Federación Internacional Tiro con Arco y varias medallas conmemorativas de la Federación Española, «conseguí lo que nunca hubiera imaginado». Ha sido Presidente de la Federación de Tiro con Arco y en el año 1973 se le consideró Mejor Deportista de la Provincia de Huesca.

En su faceta de concejal, en la primera legislatura democrática, formó parte del Ayuntamiento presidido por el alcalde Esteban Viñola y de aquella etapa recuerda la construcción de los nuevos vestuarios y las pistas del Campo Municipal de Deportes, «aquella etapa fue muy agradable».

Briansó ha compaginado las actividades deportivas con las de escultor en talla de madera y pirograbado que comparte con su hijo José María y es autor de numerosas obras distribuidas entre Barbastro y la provincia, «la talla es mi vida y una pasión enorme frente a los problemas». En suma, acumula méritos suficientes para recibir el Premio a los Valores Humanos en el Deporte.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here