Fiestas de Adahuesca en 1974. María Ángeles Palau
SUSCRIPCION

El ciclo estival viene siempre cargado de infinidad de fiestas. Este verano será atípico. Los festejos han sido suspendidos por la pandemia, lo que no ocurría desde la Guerra Civil. Mencionamos a continuación algunas de esas celebraciones. 

La fiesta de San Ramón coincide con la entrada del verano. El santo obispo ejerce el patronazgo sobre la ciudad de Barbastro. El apelativo “del Monte” le viene al Santo por el lugar donde se halla la ermita que la ciudad le tiene dedicada. Desde ese punto se despidió con gran aflicción de sus fieles al partir expulsado hacia el destierro de Roda de Isábena. En los últimos años los festejos de Barbastro se concentraban en los días 20 y 21, aunque suele alargarse uno o dos días. La cofradía de San Ramón, en colaboración con el Ayuntamiento, es la organizadora de los actos más tradicionales de la fiesta.

gobierno aragon contenidos

La víspera de San Juan, noche del solsticio, viene cargada de rituales: hogueras, purificaciones y sanjuanadas. En Peralta de Alcofea los casados celebraban sus fiestas. El barrio de San Juan de Barbastro y la Calle Loreto de Estadilla también organizan actos. En Buera esa jornada (día 24) o el domingo más próximo se acude hasta la ermita del Santo; hay celebración religiosa y reparto de torta y vino. 

El día de San Pedro (día 29) era la fiesta del Monte Odina, finca que dio título a una de las obras de Ramón J. Sender.

El barrio San Fermín (día 7) de Barbastro celebra sus fiestas; se inician con el “codetón” y el pasacalles, cuyo protagonismo es de los gigantes Ferminet y Fermineta. 

Berbegal organiza sus festejos de verano el segundo fin de semana con pregón, comidas y cenas populares, bailes, concursos gastronómicos, tiro al plato y ronda de dulces y licores. 

La Virgen del Carmen (día 16) es la fiesta pequeña de Hoz de Barbastro. La Virgen tiene dedicada una capillita en la parte alta del pueblo. En los últimos años solo hay celebración religiosa y, en esa semana, organizan Jornadas Culturales, que pronto cumplirán sus veinticinco años. 

Santa María Magdalena (día 18) se celebra en Estada (pregón, comida popular, bailes, guiñote, hinchables), Hoz de Barbastro (con tres días de duración) y, antaño, en Salinas de Hoz. Las fiestas de Fornillos de Barbastro se celebraban en esta fecha, pero se cambió a San Miguel por coincidir con las faenas de las cosechas. La recogida de tortas, la corrida de pollos en la era y la misa de mozos eran los festejos típicos.

En Bierge las fiestas mayores de Santiago (día 25) pasaron a ser las pequeñas, en favor de San Pedro de Verona, debido a las tareas de la cosecha. El Barrio Romeu de Estadilla también se esmera en agasajar a todos los que allí acuden. Guardia y Monesma veneraban, igualmente, al santo apóstol. 

En Permisán la peana de Santa Ana (día 26) era adornada con rosquillas y peras, y sus cinco portadores (cuatro y el que llevaba la bandera) recibían sendos ramos regalados por las mozas. En la ronda salía una mula, muy bien enjaezada, con un mozo montado en ella. Además, la comitiva se completaba con cuatro mozos llevando un cañizo para acopiar las tortas y las mairalesas, que recogían dinero en un canastico o bien en una bandeja para pagar la fiesta. En el baile se distribuían las tortas. 

En el Barrio de San Joaquín y Santa Ana de Barbastro el acto central es la celebración religiosa del día de la Santa en la Plaza del Mercado.

En Adahuesca se celebra este día la tradicional fiesta del “correperas”. Según la tradición oral, este era el segundo de los deseos de las dos abuelas de Sevil que fueron recogidas en Adahuesca.

En un extremo de la plaza se sitúan los miembros de la comisión organizadora con las barcas de las peras, que han sido bendecidas en la celebración religiosa, y en el otro los niños, por parejas. A la señal establecida irán corriendo a buscar las peras. El premio siempre es el mismo, se llegue o no primero. Si quieren recoger más peras, pueden efectuar cuantas carreras deseen. 

En Ponzano se celebran las denominadas “Fiestas del agricultor” el último fin de semana, con concurso de guiñote, cena popular, fiesta de la espuma, bailes y actuaciones.

El primer día de agosto era San Pedro Encadenado. En el actual despoblado de Pedruel se oficiaba misa y “caridad” en la denominada “fiesta de los peces”, que pescaban en el Alcanadre para comérselos en esta jornada.

Continúan las celebraciones festivas con San Plácido (día 4), patrón de Artasona. Dos días después es la fiesta de El Salvador, venerado en Castillazuelo. El primer viernes de mes se inician las fiestas de Alberuela de Laliena en honor de San Nicolás (día 6). El primer fin de semana son las fiestas de Laperdiguera, trasladadas, en honor de  la Asunción de la Virgen. El primer domingo se celebra en Buera la segunda romería del año al santuario de Dulcis. 

En Estadilla celebran sus fiestas en honor de San Lorenzo (día 10). Los actos se inician con el pregón y chupinazo, ronda por las peñas y fiesta de la espuma. Destacan la misa y procesión, el homenaje a los mayores, los encierros de vaquillas, concurso de paellas, el reparto del guiso del toro, la cena interpeñas, el ajedrez, la carrera pedestre y el concurso de “retalla”, actos en los que los estadillanos hacen gala de hospitalidad a todos los visitantes. En Bierge es jornada festiva. En Rodellar, con parroquial dedicada al Santo, organizan tres días con festejos. 

En Barbuñales dos mayorales y dos mairalesas representan a los jóvenes de ambos sexos; la procesión con la imagen del Santo es el acto más vistoso entre los cultos religiosos. En Costeán era típica la colecta de las “servillas” con la mula, adornadas con refinado gusto, y la “corrida de pollos”. En la actualidad sigue celebrándose la procesión con la peana del Santo, la ronda, los bailes y la cena del último día. En Pozán de Vero eligieron esta festividad para celebrar la “Fiesta de los casados”.

Joaquín Campodarve, jotero rondador de Pozán de Vero, en una ronda en Alquézar. Familia Borraz.

San Hipólito (día 13) es venerado en Alquézar. Antaño había ofrenda de uvas y de almudes de trigo para la ermita del Santo. Ahora, pregón y recogida de tortas, cena y merienda popular, corridas de sacos y de camareros, guiñote, bailes, diana floreada, concurso de tapas, yincana y homenajes populares. El día del patrón, misa baturra en la colegiata y procesión hasta la ermita de San Hipólito. Después se reparten uvas y tiene lugar la gran ronda de jotas. Se perdieron las fiestas en Guardia, San Poliz y Pardina de Ballabriga.

Para la Asunción y San Roque muchas las localidades celebran festejos. En Peralta de Alcofea son en honor de la Asunción de la Virgen (día 15) y tienen lugar el tercer domingo con las peñas como auténticas protagonistas; organizan sartenada, bailes y cenas populares. En Cregenzán duran dos días. En El Grado era la popular “fiesteta”; en las casas se preparaba torta y un huevo duro para comerlos en las fuentes próximas. En Huerta de Vero se inician el mismo día de la patrona con el oficio religioso, pregón, chupinazo y salida de carrozas. En Salas Altas tienen charanga, pasacalles, concursos y cena del vecindario. En Salinas de Hoz acudían en esta fecha en romería a la Virgen de Villa. Son también las fiestas de El Tormillo y Montesa y de la Calle Llenado de Estadilla. Lacuadrada, Otín y San Pelegrín ya no organizan actos. 

En Radiquero, antaño, los festejos en honor de San Roque (día 16) duraban tres días, con actos como la ronda, la procesión con diversas peanas adornadas de flores y frutos y la recogida de tortas por el mayoral en brioso caballo blanco. Ahora continúa la ronda con “servilla” y se ha añadido el pregón y la comida popular. En Ilche han perdido la fiesta pequeña en honor de este Santo. Ahora, en su lugar, en las últimas semanas de este mes organiza una semana cultural para las cinco localidades que conforman el municipio.

Abiego festeja el día 16 a San Joaquín con misa y ofrenda de frutos en el monasterio dedicado al Santo. Además, el programa se completa con bailes, concurso de guiñote y canto, ronda, cena popular y jotas.

El tercer fin de semana Peraltilla también honra a San Joaquín durante una semana con ronda de jotas, misa baturra, comidas y cenas populares o fiesta de la espuma. Lascellas organiza en torno a estas fechas distintos actos festivos. En Laluenga preparan sus fiestas mayores; popularmente celebran a San Sebastiané.

En Torres de Alcanadre los tres mayorales acudían la víspera de la fiesta de San Bartolomé (día 24) a buscar a los músicos a la estación de El Tormillo. Los traían con carros y cuando llegaban al pueblo se organizaban pasacalles. El día del patrón se va a la ermita y tras la misa se reparte vino y torta. Antaño se iba hasta la ermita en procesión con los mozos portando la bandera. El segundo día se realizaba la ronda. Es la fiesta pequeña de Burceat y ya no se acude en romería a la ermita del Santo en Morrano.  

Actualmente, las Santas Nunilo y Alodia se veneran en Adahuesca en estas fechas. Antaño se celebraban las fiestas el día de su solemnidad (22 de octubre); posteriormente se pasaron al 5 de septiembre, en recuerdo de la llegada de las reliquias, pero al coincidir con las fiestas de Barbastro se trasladaron a los días 25 y 26 de agosto.

En Buera en honor de San Juan Degollado (día 29) organizan ronda jotera, fiesta de la espuma, verbenas y juegos.

San Ramón (día 31) es festejado en Salas Bajas con chupinazo y cena popular el primer día. En los diferentes días, misa y procesión el día del patrón, bailes y discomóvil, fiesta de la espuma, “jamonada” y concursos.

El último fin de semana son las fiestas de Azlor, trasladadas del primer domingo de octubre, en honor de la Virgen del Rosario. En alguno de los fines de semana de este mes también se han llevado a cabo las fiestas de los barrios barbastrenses de San Valentín, Santa Bárbara y la Cooperativa.

El mes de septiembre se inicia con San Gil, patrón de Lagunarrota, cuyos festejos constan de chupinazo, misa, guerra del agua, juegos infantiles, bailes, concursos, comida popular y jotas. 

La ciudad de Barbastro mantiene entre sus festejos más típicos en honor de la Natividad de la Virgen (día 8: el pregón de las fiestas, la ofrenda de flores y frutos, la animación peñista, las corridas de toros o el denominado “coso blanco” o batalla de flores. Las fiestas se desarrollan del 4 al 8 de septiembre, aunque en los días previos hay numerosos actos preliminares entre los que destacan la verbena popular en honor de las damas mayores e infantiles o la verbena de presentación de las ferranqueras y el ferranquero de honor. Los festejos se inician con la concentración de las peñas, el disparo del cohete, la lectura y la cabalgata del pregón. Se desarrollan actos festivos de todo tipo y para todos los públicos, destacando la animación peñista. El día de la Natividad de la Virgen es la ofrenda de flores y frutos, con los participantes ataviados con el traje regional, y la santa misa solemnizada por la coral barbastrense.

Los vecinos de El Grado acuden el segundo día de la fiesta a la ermita de la Virgen del Viñero (día 9). En 1997 se recuperó la tradición de la representación de la morisma, gracias, entre otros, a su alcalde Joaquín Paricio. Se realiza en en dicha ermita, donde también se celebra misa baturra y ofrenda. Además, en las fiestas hay concurso gastronómico, cena popular, guiñote, bailes y jotas. 

Castejón del Puente tiene como patrona a la Virgen de La Bella (día 8). Destacan entre los actos la presentación de mayorales y mairalesas, el pregón y los pasacalles, cena popular, carrera pedestre (denominada Eliseo Martín en homenaje al gran atleta montisonense), campeonato de guiñote, conciertos, bailes, juegos infantiles y homenaje a los mayores. El día de la patrona hacen la procesión hasta la ermita con misa cantada.

Unos días después otras localidades celebran las fiestas en honor del Santo Cristo (día 14): Salas Bajas (domingo posterior, con romería a la Virgen del Plano), el barrio del Entremuro, de Barbastro, y la calle de la Alameda, de Estadilla.

El tercer domingo de septiembre se celebra la Virgen de los Dolores en Naval. Destaca el pregón, comida de hermandad, cena interpeñas, cena de juventud, campeonato de petanca, ronda, bailes, tiro al plato, espectáculos, y el domingo, ven de romería a la ermita de la Virgen de los Dolores y hay misa solemne. 

Ya no se celebra en Ilche la fiesta en honor de los santos Cosme y Damián (día 26), ni en Fornillos en honor de San Miguel (día 29). 

La última celebración de este período es la Virgen del Pilar (día 12), ya en el otoño. Se venera en Colungo. La víspera, los mozos, acompañados del cantador y de la música, rondaban a las autoridades. El segundo día se desarrollaba el acto más esperado: la ronda de la “servilla” o de las “mairalesas”. El cometido de las “mairalesas” era el portar la “servilla”, para recoger dinero, y el “mallo”, con el que llamaban en las puertas. En esta fecha también se iba de romería a la ermita de la Virgen del Pilar en Yaso.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here