Los enfermos disfrutaron con los cachorros. Foto JLP.Los enfermos de Alzheimer de Barbastro disfrutaron esta semana de una terapia pionera para mejorar su calidad de vida y potenciar sus estímulos sensoriales. La original experiencia consistió en pasar unas horas en la zona de respiro de la asociación barbastrense con un grupo de cachorros de perro, que arrancaron a estos enfermos sonrisas, caricias y quizás recuerdos de su infancia.La iniciativa corrió a cargo de la Asociación Cinológica de Aragón con sede en Fraga que desplazó al centro barbastrense varios cachorros que nada más salir de sus jaulas de transporte comenzaron a jugar y dejarse querer por los pacientes.

“Sólo hay que ver las caras de felicidad y alegría que tienen y cómo están disfrutando. Ante esta enfermedad es muy importante dar alegrías y motivarlos. Disfrutan ellos pero tú también al ver sus caras de felicidad” , explicaba la presidenta, Mari Carmen Javierre, quien indicaba que tras conocer esta actividad “creímos oportuno traerla aquí y no nos hemos arrepentido”.

Los perros devuelven la sonrisa. Foto JLP.Dada la buena acogida entre los enfermos de esta enfermedad degenerativa mental y sus familiares la asociación se plantea seguir adelante con esta propuesta. A ella hay que añadir los talleres de estimulación, ejercicios físicos y actividades de memoria que se llevan a cabo en la nueva zona de respiro como las sesiones de fisioterapia, así como natación adaptada a este colectivo y juegos acuáticos en la piscina. “Nuestra meta es incorporar talleres nuevos y que sirvan para motivarlos para que esta enfermedad degenerativa se vaya ralentizando”, explica la presidenta.

De momento la zona de respiro, inaugurada el pasado mes de septiembre con motivo del Día Internacional del Alzheimer, ya cuenta con dieciséis enfermos que acuden asiduamente a las distintas terapias que se llevan a cabo. Además este centro permite dar al familiar que se encarga de sus cuidados unas horas de descanso ya que el alzheimer es una enfermedad que acaba causando fatigas y pasando factura psicológica a los cuidadores.

Los perros corretearon en el centro de respiro. Foto JLP.Hasta que se llegue a dar con una vacuna del alzheimer, desde la asociación barbastrense consideran que para los enfermos es “fundamental estimularlos día a día, y motivarlos para que no se queden estancados”.

Por su parte, Maite Mur, coordinadora de gestión y formación e iniciativas sociales de la asociación cinológica, apunta que estas sesiones pretenden que exista “una estimulación entre las personas y los perros, y compaginar ejercicios físicos con mentales y educativos para estimular a los enfermos de alzheimer”. En este sentido, durante las sesiones del martes y jueves además de jugar con los cachorros las personas con demencia senil tuvieron que ejercitar su memoria ya que cada perro tenía un nombre que debía ser recordado.

Los enfermos refuerzan sus estímulos. Foto JLP.Entre los beneficios que aporta el contacto de los enfermos de alzheimer con animales de compañía, Mur afirma que un perro “no te juzga ni te valora. El objetivo de la terapia es intentar mejorar la comunicación no verbal , estimular los sentimientos, aumentar los niveles de autoestima, disminuir miedos y acrecentar los sentimientos positivos”.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here