Balbina Campo, en una imagen de archivo.
SUSCRIPCION

El tejido es el resultado de entrecruzar hilos debidamente preparados de toda materia textil, bien sea de origen vegetal, animal o mineral. Las telas tejidas están formadas por dos series de hilos, la urdimbre que son los hilos verticales y la trama que son los hilos horizontales. Los tejidos que se elaboraban en la comarca eran los adecuados para cubrir las necesidades cotidianas. Los materiales más utilizados eran lino, cáñamo y lana, las telas eran corrientes, sencillas, destinadas a la vestimenta diaria y también para uso doméstico y agrícola.

Tejido elaborado en los telares de Campo y Noguero.

Se entiende por materia textil toda la que puede transformarse en hilo y ser tejida. Los materiales textiles de origen vegetal son numerosos. Ascienden a más de quinientas las fibras vegetales que nos ofrece la naturaleza, pero son muy pocas las que se pueden transformar en hilo. Las materias textiles se agrupan según su procedencia, vegetal, animal y mineral. Los más conocidos pueden clasificase en: fibras de semilla como el algodón. Fibras de tallo como el lino, cáñamo y ramio y fibras de hoja como el Sisal y el esparto.

gobierno aragon contenidos

El ramio es una ortiga no urticante, utilizada principalmente para aprovechamiento textil. En Egipto se hallaron lienzos y vendajes mortuorios tejidos con ramio que datan de 5.000 -3.000 años a. C. La fibra del ramio es más fuerte que la del cáñamo, más fina que la del lino y tan brillante como la seda. En España se cultivó en Cataluña, Valencia y Murcia.

Ramio.

Nos consta que en algunos pueblos de la comarca había muchas ortigas, pero es difícil saber si eran las ortigas apropiadas para transformarlas y convertirlas en hilo. Al preguntar a nuestros mayores en varios pueblos de nuestra comarca, no recordaban el nombre de ramio, aunque también podrían llamarla con otro nombre. En Costean, hay una partida de terreno que lleva el nombre de “Ramio”, no he podido averiguar, si hubo cultivo de esta ortiga y de ahí su nombre, o por el contrario es pura coincidencia.

El ramio por su resistencia y brillo notable, se ha tratado de aplicar a muchos géneros para los cuales se empleaba el lino. La fibra era difícil de teñir y se utilizaba generalmente en géneros blancos, especialmente, pañolería, mantelería y también para pasamanería y tejido de punto. Esta fibra, resulta ser tres veces más resistente que el yute; cuatro veces más que el lino, siete veces más fuerte que la seda, y sobre ocho veces más que el algodón.

Al contrario que otras fibras, la resistencia del ramio aumenta cuando está húmeda, del 30 al 60 %, no pudriéndose en el agua. Una peculiaridad importante es que se vuelve más blanca con cada lavado y sin necesidad de blanqueo. La fibra del ramio, al ser muy resistente, se emplea, sola o mezclada, para fabricar telas y también para ciertos usos especiales, como por ejemplo, para mangas de riego, tejidos incombustibles, billetes de banco, camisas de lámparas de gas, paracaídas, etc. La planta de ramio se cultiva, principalmente, como planta textil, pero las hojas y las puntas de la planta, pueden utilizarse en la alimentación animal como forraje verde por su alto valor nutritivo.

Cáñamo o cañimo.

El cáñamo o cañimo como lo conocemos por los pueblos del Somontano, es una fibra textil de origen vegetal y la planta textil más antigua del mundo utilizada por el hombre. El proceso para obtener la fibra textil del cáñamo como la del lino, es similar e igual de laborioso en ambos casos. Se ha cultivado y transformado en fibra textil en treinta pueblos de nuestra comarca, Abiego, Adahuesca, Alberuela de Laliena, Alquézar, Azlor, Barbastro, Buera, Bierge, Burceat, Castillazuelo, Costean, Colungo, Enate, Estadilla, El Grado, Hoz de Barbastro, Huerta de Vero, Lagunarrota, Las Almunias de Rodellar, Lecina, Morrano, Naval ,Olvena, Otín, Pozán de Vero, Radiquero, Rodellar, Salinas de Hoz, San Saturnino y Yaso la mayoría hasta 1950, otros hasta 1980.

El cañimo es una planta anual y su simiente es el cañamón. Se siembra en primavera y se recoge en otoño. No se puede utilizar tal y como se recolecta, antes tiene que sufrir una serie de operaciones. Llegado el momento de la recolección, se arrancaba la planta haciendo unos manojos de diez o doce cm. de diámetro llamados “manas”, se ataban con la misma planta y se ponían a secar.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here