Escuela KickBoxing Barbastro

La Escuela KickBoxing Barbastro celebra su quinto aniversario este curso desde que Carlos y Ángel Alcoba, padre e hijo, quisieran trasladar su exitosa experiencia en Binéfar donde han convertido este deporte en una referencia dentro de las artes marciales. En la ciudad del Vero ya cuenta con un grupo estable de 41 practicantes, muy heterogéneo ya que acuden a las clases cada semana niños y hombres y mujeres adultos.

Los profesores tienen la titulación de entrenadores de primer nivel concedida por el Consejo Superior de Deportes y además son seleccionadores de la Federación de Aragón y miembros de la asamblea federal española. A ellos se une el barbastrense Francisco Martínez y el binefarense Enrique Ramos, ambos árbitros internacionales de la Federación Española.

GOB ARAGON surge

El KickBoxing surge del ‘boom’ que existió en EE.UU durante los años 60 por los artes marciales orientales. Este deporte de combate se creó fusionando varias técnicas de estas artes marciales. Ahora aspira a ser olímpico.

Carlos, cinturón negro en karate, se inició en el king boxing a comienzos de este siglo y entabló relación con una serie de practicantes de la ciudad del Vero. De ahí el siguiente paso fue formar la escuela desde donde quieren dar a conocer este deporte: “Hay dos especialidades muy diferenciadas, el ring sport o el full contact, las que más han salido en la tele y en las películas, y que buscan el K.O. Nosotros practicamos el tatami sport, el light contac (suave contacto) más técnico, en el que se hacen combates al punto, es decir por toque. Toda la competición es en el tatami con varias pruebas y todo está controlado, está totalmente prohibido el K.O. Es un deporte similar al esgrima, es muy divertido en cuanto tocas al contrincante ganas el punto”, explica Carlos. Su hijo Ángel ha sido cuatro veces campeón de España de esta modalidad y una de sus alumnas de Altorricón ha disputado europeos.

Los Alcoba consideran que el KickBoxing “es un deporte muy completo donde desarrollas la parte superior e inferior, piernas y brazos. Los niños ganan muy rápidamente psicomotricidad y agilidad mental, se elimina el estrés y ganas mucha autoconfianza. Muchos chicos que son introvertidos, a los pocos meses les notas otra confianza, carácter y fuerza. Nosotros formamos a las personas, físicamente y mentalmente, y si alguno de nuestros alumnos compite, pues adelante, de hecho tenemos muy buenos competidores que han ganado medallas con la selección aragonesa y subcampeones de España. Pero sobre todo queremos que ganen valores”.

El perfil del alumnado es variado. “Tenemos desde los 4 años hasta los más de 40, padres y madres, e hijos”, apunta Ángel. Cada vez son más las mujeres que se acercan a este deporte sobre todo en el cardio KickBoxing, con música.

Los niños acuden dos días a la semana, lunes y miércoles, 17.45 a 18.45, a 20 euros al mes. Los adultos; el cardio KickBoxing se imparte los mismos días de 19.00 a 20.00 y al precio de 20 euros al mes. Y los adultos también esos días acuden de 20.00 a 21.30, con una cuota de 25 euros al mes. Si algún alumno no puede asistir en ese horario puede participar en las clases de Binéfar, en la sala municipal Tatami.  A todos los alumnos se les realiza una licencia federativa que les da derecho a disfrutar de un seguro médico en caso de lesiones.

 

SUSCRIPCION

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here