Rita Piedrafita.

Barbastro no se tiñe de rojo en redes. No le hace falta. Permitidme la explicación.

Durante estos días y bajo el lema “Alerta roja, la cultura no se para” miles de personas han compartido en sus redes fotografías de un cuadrado rojo. El cuadrado de la concienciación. La cultura segura es posible y no debe parar.

No hay nada más rentable a largo plazo, y quizá por eso siempre la cultura sale mal parada, que dotar a tu pueblo de un nivel cultural alto.

La cultura te da capacidad de comprensión y decisión. Te aporta pensamiento crítico. Te da la seguridad necesaria para defender en voz alta y sin miedo tu postura. Si el pueblo fuese culto no habría abuso de poder. Adiós al clasismo, al racismo, a mil y un ismos.

Es innegable a día de hoy que muchos de los problemas que acarreamos como sociedad son debidos a que vamos poco a poco perdiendo el nivel cultural que se había adquirido. Cambiamos el cine, el teatro, la música o la lectura por otro tipo de ocio menos exigente. Estamos cansados, todos los estamos en este para siempre maldito 2020, y preferimos la cervecita al teatro. Y eso, lectores, es lo que ELLOS quieren. Que vivamos inmersos en la cervecita tras un día agotador. Y si pueden ser dos o tres. Que invirtamos nuestro dinero en ocio fácil. ¡Vayamos a un parque temático en vez de leer un libro!

Y estamos creando una extraña tendencia a hacerlo, lo que no deja de ser curioso. Una puede disfrutar de una cerveza con los amigos, de una montaña rusa y al llegar a casa leer un libro.

O puede ir al teatro, o a un concierto y al finalizar, la tan ansiada cervecita.

Pero Barbastro, querido lectores, culturalmente ha dado un firme paso adelante, una vez más. No necesitamos poner el logo rojo en nuestros perfiles porque en la ciudad del Vero no hay Alerta Roja que valga.

Comenzamos el fin del confinamiento con una propuesta de la Concejalía de Cultura de cine a aire libre, (desde aquí pido que se repita, por favor, que ha sido una experiencia fantástica para las cálidas noches veraniegas), y conciertos y magos. La propuesta 2020 de Veranearte ha sido, como su nombre indica, puro arte. Jazz, solistas, pianos, magia, o Disney. Todo ha tenido cabida en unos eventos que cumplían, y a rajatabla, con las normas de seguridad.

Con los últimos coletazos de veranearte aún por llegar, entraban con fuerza Las Veladetas del Vero, nuevamente cultura en la calle, esta vez de la mano de la Concejalía de Fiestas. Nuevamente un acierto. Desde Noches Sabineras, la banda municipal o recuerdos de juventud de La Guardia, hasta el broche final de aplausos interminables con un Mikel Erentxun que llenó un escenario y nos hizo vibrar con su guitarra.

La cultura barbastrense no ha parado. El Ayuntamiento nos lo ha puesto fácil, todas las actuaciones han sido gratuitas, y el público ha respondido llenando todos y cada uno de los eventos propuestos.

Barbastro no se tiñe de rojo, o sí lo hace por solidaridad, y eso siempre emociona. Quizá por eso hay tantos barbastrenses de renombre por el mundo.

Yo no pongo Alerta Roja, prefiero dar las gracias a las concejalías pertinentes pero sobre todo a Javi y a Ana, quienes incasables han sido el motor cultural de este verano que nunca ha llegado.

Gracias

TIENDAS ONLINE

4 Comentarios

  1. ¿Por qué nos empeñamos en confundir ocio con cultura?

    Resulta que no podemos entrar en la biblioteca, los libros, a diferencia del dinero o de un bote de judías del supermercado, se quedan 14 días! en cuarentena en cuanto alguien los toca; resulta que los niños van al colegio después de 6 meses, el que va; resulta que no hay o serán muy limitadas las clases de música, dibujo, idiomas, etc… y porque nos ponen una película enlatada en la plaza y nos traen algún músico… ¿Celebramos una explosión cultural?

    Para felicitar al Ayuntamiento por facilitarnos el ocio y, de paso, por dar oportunidades a los profesionales de los sectores del ocio, no hace falta confundir.

    Cierre usted los colegios, ponga más caros los libros, impida que aprendamos música, idiomas o pintura, por ejemplo, y dele usted películas y conciertos a la gente, que le va a quedar una sociedad cultísima.

    Me conformo con pensar que en algún caso, alguno de los músicos hasta tiene cultura musical. Y, quién sabe, mientras canta o toca un instrumento para que nos entretengamos y/o deleitemos, igual hasta alguien se le contagia y procura cultivarse musicalmente.

  2. Yo que soy usuaria de la biblioteca, llevo desde el primer día sacando libros y películas. Me consta que esta semana se rebajan las restricciones en la misma, siempre sin olvidarnos de la pandemia. También desde comarca se ha creado una tertulia literaria on line. Los conciertos que se han ofrecido, así como las películas tenían un alto contenido cultural, y sí, no sólo leer es cultura; el cine, la música, las exposiciones, que también las ha habido, también lo son.
    Escuchar a Mikel Erentxun es cultura, deleitarte con la lírica de María Besararte es cultura, la banda municipal, la jota, o el jazz son cultura. Una charla sobre la obra de Inés Plana con su autora es cultura. Jazz for kids, es cultura y motivación para que los niños quieran acudir a la formarse en música. También se nos ofreció un maravilloso curso de escritura creativa con el autor David Vicente, ganador del Premio Novela Corta Ciudad de Barbastro, que nos aportó mucha, mucha, mucha cultura y no solo literaria. Se falló de manera presencial el premio novela corta 2020 y su hermano de poesía, acompañado de firmas de grandes poetas y escritores en las librerías de Barbastro, y eso es cultura.
    Y todo eso, caballero, ha estado estos meses en Barbastro. Y por eso hay que dar las gracias al ayuntamiento y me reitero, sobre todo a Ana y Javi, que han estado pendientes de que se cumpliesen las medidas sanitaria.

    • La plataforma Alerta Roja #HacemosEventos convoca manifestaciones por toda España en defensa del sector del espectáculo y los eventos
      Treinta y siete asociaciones convocan una gran movilización en diferentes ciudades de España el próximo jueves 17 de septiembre, donde estarán representados todos los afectados por este parón obligatorio de la actividad a causa del COVID-19.
      Alerta Roja

      La normalidad, entendida como aquella que permitirá al sector la celebración de eventos y espectáculos con los aforos completos, está lejos de ser una realidad lo que está suponiendo un duro palo para los miles de profesionales que trabajan en la producción todo tipo de eventos.

      Para llamar la atención sobre esta delicada situación económica y el abandono del sector por parte de la Administración, Alerta Roja, que engloba a varias asociaciones, han convocado el próximo 17 de septiembre manifestaciones en Albacete, Alicante, Almería, Barcelona, Bilbao, Fuerteventura, Gijón, Granada, Ibiza, Las Palmas, Logroño, Lleida, Madrid, Málaga, Oviedo, Palma de Mallorca, Pamplona, Santander, Sevilla, Tarragona, Tenerife, Valencia, Valladolid, Vigo, Vitoria y Zaragoza.

      Treinta y siete organizaciones participativas y diferentes organizaciones colaborativas se unen bajo esta organziación creada ad hoc, basada en el Movimiento Internacional de la Industria Cultural del Espectáculo y los Eventos, y con presencia en siete países.

      Esta situación límite, que también se está viviendo en todos los países del mundo, con iniciativas para dar visibilidad a la vulnerabilidad y al desamparo actual del sector, es lo que ha llevado al deseo de unidad bajo una única voz.

      Desde MUTE, y desde las Asociaciones del sector, se ha acordado la puesta en común de los recursos, herramientas, conocimientos, esfuerzo y trabajo, con el objetivo claro y bajo un compromiso inquebrantable de todas las partes, para realizar diferentes movilizaciones simultáneas que se regirán por la calma y tranquilidad de todos los participantes, y una excepcional seguridad sanitaria que muestre una vez más que se pueden hacer eventos de forma segura.

      Estas movilizaciones pretenden presionar a los Ministerios de Trabajo, Economía, Cultura e Industria a tomar en las próximas semanas medidas urgentes para paliar tan dramática situación. Para ello, proponen crear una mesa sectorial que defina las necesidades y especificaciones concretas de todo este tejido laboral, cultural y social, de indudable importancia para la economía y la sociedad española.
      Todos tenemos derecho a reivindicar lo que nos afecta negativamente por la mera dejadez de la administración al no tenernos en cuenta. Otros muchos sectores han sido ayudados y sólo queremos que se nos trate igual.

      • Ayer me hicieron llegar esta información un conocido del sector e iba a ampliar la información. En mis redes, de marcado contenido cultural, se había extrapolado. Gracias Paco, por aclararlo en comentarios. Ya no necesito retocar el artículo. Mil gracias por el comentario. Ojalá vuelva todo a la normalidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here