Cistitis: causas, tratamiento efectivo y prevención

157
AYUNTAMIENTO BARBASTRO

El término médico de cistitis se refiere a la inflamación de la vejiga, lo que usualmente ocurre a causa de una infección urinaria. Esta infección se extiende desde el texto urinario hasta la vejiga en pocos días, momento en el cual se inflama la vejiga y se infecta la mucosa natural dentro de la misma.

Existen varios tipos de cistitis, pero la del tipo infecciosa se origina por el ingreso de una bacteria externa a la vías urinarias a través de la uretra, que luego comienza a multiplicarse en pocos días. La gran mayoría de casos de cistitis son de este tipo, que es producida por un tipo de bacteria Escherichia coli (E. coli).

buzón del lector

Los otros tipos de cistitis se refieren a las no infecciosas, cuyas causas varían enormemente entre ellas. Podría ser debido al efecto secundario de un medicamento, el uso prolongado de objetos externos como catéteres para orinar e incluso como una reacción alérgica violenta a químicos presentes en ciertos productos como espermicidas.

¿Cómo se contrae la cistitis infecciosa?

Las mujeres tienden mucho más que los hombres a contraer una infección de esta índole debido a que la uretra de ellas es considerablemente más corta. Además, la uretra de las mujeres se encuentra muy cerca del ano, una fuente importante de bacterias que tienen relativamente fácil acceso a entrar por la uretra.

De hecho, es muy común que las mujeres presenten varias veces en su vida una infección de orina y reinfecciones. Aproximadamente, un 20% tiene una reinfección poco después, que es lo que se conoce como cistitis recurrente, y sucede principalmente porque no se terminó de tratar la primera infección y simplemente volvió a reproducirse la bacteria.

Uno de los momentos principales por la cual las mujeres contraen la infección es a la hora de tener relaciones sexuales. Las bacterias del ano se esparcen de esta forma hacia la uretra durante el acto, y ocasionan la infección. Sucede algo similar con los tampones y las copas menstruales.

En cambio, la cistitis en los hombres es bastante poco frecuente. Suele ser como consecuencia de la infección del tracto urinario o de la próstata, lo que complica aún más el cuadro. No es común que la infección provenga directamente de una bacteria externa por la biología del cuerpo masculino.

Las personas diabéticas, con problemas para vaciar la vejiga -como las mujeres embarazadas y personas mayores-, y con infecciones renales tienden a contraer la enfermedad si no tienen cuidado.

¿Cómo tratar la cistitis apropiadamente?

El tratamiento de la cistitis consiste en tomar antibióticos que combaten la bacteria E. coli. Dependiendo del grado de infección y del sistema inmune del individuo, el mismo podría tomar entre 3 y 10 días, o hasta más si el cuadro es más complicado por la presencia de otros tipos de infecciones.

En realidad, el problema surge cuando el tratamiento no fue llevado a cabo con éxito porque no da seguridad de que la bacteria haya sido eliminada por completo, lo que es un factor clave para las reinfecciones. Lo mejor es reforzar el uso de antibióticos con algún agente adicional.

Urocran Forte se ha comenzado a utilizar ampliamente porque funciona para hacer más efectivo el tratamiento. De hecho, se ha popularizado en los últimos años justamente porque ayuda a combatir la bacteria E. coli por completo, lo que asegura que no vaya a haber una reinfección.

¿Por qué funciona el Urocran Forte para evitar las reinfecciones?

Este tratamiento se tiene que tomar a la vez que el antibiótico durante el tiempo que haya indicado el médico encargado. Hay que tener en cuenta que por sí solo no es efectivo, sino que es un refuerzo para ampliar el rango de acción del medicamento. Además, la automedicación está contra recomendada, y lo correcto es hacerse antes un diagnóstico.

La clave del Urocran Forte radica en 3 componentes vitales en su composición: la D’manosa, los probióticos y el arándano rojo. En conjunto, crean un ambiente totalmente propicio para la eliminación efectiva de la bacteria E. coli.

La D’manosa es un azúcar que atrae a las bacterias. Esto funciona porque las bacterias se alimentan de azúcares para reproducirse. Esto hace que se concentre toda la bacteria en un mismo sitio, y así asegurarse de eliminarla por completo a través de la orina. 

Mientras, los probióticos son una ayuda directa a los antibióticos. Se suelen recomendar a personas con infecciones graves o con un sistema inmune deficiente. En este caso, lo que hacen es evitar la reinfección proveniente del aparato digestivo.

Finalmente, el arándano rojo dificulta que las bacterias se adhieran al tracto urinario. Esto es especialmente importante porque es aquí donde la bacteria E. coli coloniza y se reproduce.

¿Cómo prevenirla?

La verdad es que se trata de una enfermedad bastante fácil de adquirir, pero el riesgo disminuye mucho al hacer algunas acciones. La principal es tomar agua en abundancia porque contribuye a orinar con más frecuencia y vaciar la vejiga por completo, lo que evita la creación de un ambiente propicio para las infecciones.

Vaciar la vejiga después de tener relaciones sexuales es otra forma de cuidado, para lo cual podrías tomar un vaso de agua después del acto. Si eres una mujer propensa a las infecciones urinarias, lo adecuado es tomar una ducha para lavar la piel alrededor de la vagina y el ano.

TIENDAS ONLINE

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here