Alcalde y concejalas visitaron el Desván.
SUSCRIPCION

La buena afluencia de visitantes durante toda la tarde ha sido la protagonista de la primera jornada de la decimotercera edición de El Desván, la Feria del Desembalaje que hoy ha abierto sus puertas en Barbastro. Durante hoy y mañana, domingo, el pabellón cubierto del recinto ferial se ha convertido en un gran salón de antigüedades, gracias a la participación de más de una treintena de anticuarios llegados de distintos puntos de la geografía nacional e, incluso, de Francia.

Algunos de los objetos que se pueden adquirir en la feria.

El Desván, certamen de referencia en el sector de las antigüedades en la zona norte de la Península, reúne en esta decimotercera edición miles de objetos y piezas de colección para todos los gustos y bolsillos. Desde las pequeñas insignias a muebles de mayor tamaño, pasando por piezas de coleccionismo, vajillas, cristalerías, herramientas o una amplia variedad de objetos escolares como libros o pupitres, que ayudan a regresar al colegio que vivieron nuestros abuelos, además de piezas de maderas nobles o utensilios habituales en las viviendas durante el siglo pasado. En definitiva, una gran variedad de propuestas para todos los presupuestos.

gobierno aragon contenidos

El Desván ha retrasado su celebración respecto a sus fechas habituales por la pandemia del coronavirus. Organizado por el Área de Desarrollo del Ayuntamiento de Barbastro, inicialmente estaba previsto que se celebrara el pasado mes de abril, pero finalmente se ha retrasado hasta este fin de semana.

En los más de 2.000 metros cuadrados del pabellón cubierto del recinto ferial de Barbastro se reúnen 31 anticuarios. De ellos, diez proceden de la provincia de Huesca; ocho de Barcelona; dos de Zaragoza y La Rioja; y uno de Lérida, Navarra, Tarragona y Castellón. Además, otros tres anticuarios han llegado desde Francia. Precisamente, esa nutrida representación gala contribuye a que El Desván mantenga el reconocimiento de Certamen Internacional del Ministerio de Economía y Competitividad.

Las personas que accedan este fin de semana a El Desván, así como los expositores, deben seguir un protocolo de medidas higiénico-sanitarias para contribuir a la seguridad de expositores y visitantes. El aforo en el recinto está limitado a un 75%, lo que supone la presencia de un máximo de 475 personas que deben acceder con mascarilla y previo uso del gel hidroalcohólico. Asimismo, se ha ampliado la distancia entre los expositores y se han establecido pasillos unidireccionales, con el fin de ayudar a controlar la circulación dentro del pabellón, en el que están diferenciadas las zonas de entrada y salida.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here