SUSCRIPCION

Estamos en un periodo convulso en el que la pandemia actual activa nuestros miedos, reactiva nuestras memorias de dolor. La situación actual nos empuja a mirar aquello que forma parte de la vida y que tanto miedo nos da: la muerte.
Ello está sacando lo mejor y también lo peor de cada uno; sin embargo este proceso es necesario, nos empuja a realizar un trabajo intenso de transformación personal ya que para que entre lo nuevo, antes ha de salir lo viejo.
Ahora más que nunca es necesaria la auto observación para comprender cuanto miedo albergamos en nuestro interior, cuanto control queremos ejercer en todo lo que nos rodea con el fin de obtener una falsa seguridad que no existe.
La situación actual nos refleja nuestras incoherencias internas, nuestras no verdades, cómo de alejados nos encontramos de nuestro verdadero Yo. En definitiva, toda esta “locura” nos enseña las consecuencias de vivir alejados del amor.
Se nos olvida que somos responsables de nuestra vida, de nuestro estado emocional y que tenemos la capacidad de elegir cómo queremos vivir cada circunstancia que nos toca transitar. LO QUE SUCEDE TIENE UN PROPÓSITO: TRANSFORMARNOS. Te propongo que cuides todo lo que entra en tu cuerpo, ya sea en forma de alimento, información, imágenes comentarios… Ahora más que nunca es necesario el autocuidado y la gestión de nuestra propia energía. Si lo que haces, lees, escuchas o con quién te relacionas te hace sentir mal, te quita la energía, tu eres el responsable de permitir que todo ello entre en tu campo.
Todo esto nos muestra hasta qué punto hemos perdido la capacidad de estar presentes y de disfrutar. Lo único que está en nuestras manos es el momento. Constantemente nos proyectamos hacia el futuro y ahora tiene un elemento nuevo: el coronavirus. Ello hace que sintamos miedo, que empecemos a imaginar qué pasará si… En el momento que nos dejamos enredar por ese tipo de pensamientos ya nos hemos salido del ahora. Te propongo que “AMANAZCAMOS”, que cada día llenemos nuestra mente de gratitud por la oportunidad que se nos da de nacer de nuevo y hacer las cosas de un modo diferente. Cada mañana es una nueva oportunidad de aprender, no la desperdicies. Cuando seas capaz de vivir el ahora es cuando te despedirás del miedo, ya que te habrás instalado en el amor. La confianza y paz serán tus compañeras de viaje.
¡TE DESEO UN FELIZ TRAYECTO! , el viaje es bonito, de ti depende cómo recorrerlo.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here