Consejo Comarcal del Somontano.

El misterio del funcionamiento político de la comarca seguirá siendo un enigma. Así lo ha querido la mayoría del consejo comarcal en respuesta a la solicitud de publicidad y transparencia elevada recientemente al pleno de la institución por uno de sus partidos políticos minoritarios. Una decisión política escandalosa que arroja dudas sobre las credenciales democráticas de la comarca y sobre la vocación de servicio público de sus representantes máximos.

Las comarcas, como institución,  siempre han suscitado muchas dudas. No por su necesidad, de alguna manera hay que dar cobertura y servicios a nuestros pequeños pueblos -un apoyo, sea dicho de paso, que también proporcionan las diputaciones provinciales-, sino por el carácter político de su funcionamiento. Este desempeño de la actividad comarcal es, en cierta medida, desconocido para el gran público. Algo que no sucede con la dinámica municipal, con los ayuntamientos,  siempre en el foco del interés mediático y de las esperanzas y sinsabores de los ciudadanos. Por tanto, las diferencias entre las dos administraciones locales en cuanto a transparencia son enormes.

Que esta situación no tenga visos de mejorar dice mucho sobre la calidad de las iniciativas que emprende la comarca. Porque nada de lo que nace fuera del debate público, libre de intereses, lleva a buen puerto. Y esta realidad sirve para cualquier institución. También dice mucho sobre los consensos políticos a los que se llega en sede comarcal. Un consenso que podría tener más que ver con el mantenimiento de un statu quo del que se benefician algunos responsables políticos que de un acuerdo que verdaderamente favorezca a la mayoría de los habitantes de nuestra comarca.

Solamente por el coste económico que sufraga la comarca en nóminas a cargos  políticos y por las reuniones de los consejos se debería exigir un conocimiento completo de su labor. No sólo de las decisiones que se toman, también de los debates y posturas que cada grupo político defiende ¿No es esto la democracia?

TIENDAS ONLINE

3 Comentarios

  1. Buen artículo sobre una institución que, sencillamente, no debería existir. Ya tenemos a la DGA, a la diputación provincial y al ayuntamiento que, perfectamente, pueden desempeñar las funciones que realiza la comarca. Las reformas estructurales que se piden desde Bruselas pasan por la supresión de este tipo de entes.

  2. José María, totalmente de acuerdo cuando hay que apretarse el cinturón sólo les toca a los de siempre, pero los medios de comunicación tienen mucha responsabilidad a la hora de transmitir el trabajo o la falta de trabajo de éstos señores

  3. José María, totalmente de acuerdo con tu análisis sobre el tema. Yo también pienso que sobran hasta las diputaciones, pero después de tantos años que llevan asentadas estas instituciones y el montón de vividores que albergan, a ver quién o quiénes son los guapos que proponen eliminarlas. Tal como está el país y con los políticos que tenemos, me temo que eso no sucederá. Es más, yo creo que en aumento irá si entre todos no lo remediamos y para eso tenemos las urnas, de momento claro.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here