Calvario de Tamarite de Litera. Depositado en Museo de Lérida, Diocesano y Comarcal
ECOEMBES COMARCA

El Consorcio del Museo de Lérida, el obispado de esta diócesis y la Generalitat presentaron ayer sendos recursos de apelación contra la sentencia del Juzgado de Primera Instancia de Barbastro que ordena devolver las 111 obras de las parroquias altoaragonesas de la Diócesis de Barbastro – Monzón.

El Consorcio insiste en defender que la propiedad de los bienes corresponden al Obispado de Lérida y que su ubicación necesariamente tiene que ser el Museo Diocesano y Comarcal de la ciudad de Segre. Además creen que el traslado de los bienes catalogados como colección debe de ser autorizado por el Departamento de Cultura con independencia de quien sea el propietario, razón por la que consideran que el juzgado invade competencias de la Administración catalana al ordenar la devolución.

Es precisamente esta argumentación lo que motivó el primer recurso de la sentencia de 10 de diciembre de 2019 ante el Tribunal de Competencias del Supremo, que fallaba recientemente a favor de la competencia del Juzgado de Barbastro para dirimir sobre este litigio.

Según el Consorcio del Museo de Lérida, una hipotética entrega de las piezas debería ir acompañadas del cumplimiento del preceptivo trámite administrativo del Departamento de Cultura catalán y también del pago de los gastos de conservación y custodia de los bienes durante todos los años en los que han permanecido en Lérida. Así lo defiende el recurso de apelación del Consistorio, según informa la Agencia Catalana de Noticias. Si bien este argumento ya fue expuesto en el juicio celebrado en marzo en Barbastro y rechazado por la sentencia de diciembre.

Desde el Obispado de Lérida se indica que se trata de una causa juzgada en alusión a la sentencia emitida por el Juzgado de Barbastro sobre el ‘exequatur’ (por la que se pedía que las leyes vaticanas se equipararán a las civiles por el Concordato Iglesia – Estado) y se procediera a la devolución de los bienes. Dicho juicio dio la razón a los intereses catalanes.

Mientras que desde la Generalitat se cree que no se han respetado las competencias administrativas en relación con la gestión y salida de bienes culturales del Museo de Lérida. Y que se han obviado las sentencias dictadas por la sala contenciosa administrativa del TSJC que ratificaban la resolución de la consejera Mieras de incluir bienes aragoneses como propios del patrimonio catalán.

Por su parte, el Obispado de Barbastro – Monzón ya ha manifestado su intención de solicitar la ejecución provisional de la sentencia de diciembre de 2019.

 

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here