Asentamiento musulmán aparecido tras las obras en la travesía de Barbastro. JLP.
SUSCRIPCION
Queridos lectores de Ronda Somontano.
Comienzo éste correo, dando mi opinión personal sobre el artículo relacionado con las obras relativas al acondicionamiento del tramo Barbastro-Salas.
Primeramente decir, que es intolerable que se vuelvan a enterrar los restos arqueológicos, con la excusa de que así se mantienen mejor, ¿Cuanto tiempo han pasado expuestos a la intemperie y no sucedía nada?. Éstos restos, son, han sido y serán, Historia de Barbastro. Más gracioso si cabe es lo dicho por el director general de Carreteras, expongo lo dicho literalmente: “lo importante es que ahora por fin, con el sellado de los restos, no se deteriorará el patrimonio histórico-arqueológico, se despejará la calzada y esta zona urbana, y se podrá aprobar el proyecto para concluir las obras de la travesía”, ésto es lo importante: que se apruebe el proyecto, vamos, que a lo mejor lo preferible (según su opinión) hubiese sido no haber hecho nada… si no salen a la luz, ¿de que sirven los descubrimientos? ¿A qué se dedica un arqueólogo? ¿ Para qué está Patrimonio?
Ésto es Cultura, es Historia, son Memorias; pero visto lo visto para “algunos” éste descubrimiento no tiene la importancia suficiente como lo tiene por ejemplo adecuar un tramo de carretera.
Aunque claro “irónicamente” me quedo más tranquilo leyendo las declaraciones de que, en un futuro se puedan hacer visibles…vamos, que a lo mejor, (sólo a lo mejor) cuando haya servicio de grúa en la localidad, quizás, se vuelva a reacondicionar.
Sin más, un vecino del entorno, amante de la Historia y asiduo lector de Ronda Somontano.
dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here