Javier Franco Oteo fue elegido el pasado 28 de noviembre nuevo presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo (FAM) para los próximos cuatro años, relevando, como único candidato, a Luis Masgrau Gómez que se retira tras veinte años en el cargo.

Franco ha señalado que su nombramiento “se debe tratar como candidatura de equipo” para abordar los actuales retos, entre los que ha destacado la nueva Ley del Deporte de Aragón, “que pone en riesgo el funcionamiento de los clubes” y poner en valor “la importancia de nuestras actividades para la sostenibilidad del territorio y poblaciones del medio rural”.

gobierno aragon contenidos

La elección del presidente culmina el proceso electoral que se inició con la elección en octubre de los 30 miembros de la Asamblea General de la FAM: 12 representando a los clubes, 12 a los deportistas, 3 a los técnicos y 3 a los árbitros. Cada uno de estos estamentos elige a sus representantes por votación directa, mientras que los candidatos a la presidencia deben ser miembros de la Asamblea, avalados por al menos otros cinco asambleístas.

El nuevo presidente, de 56 años e ingeniero técnico industrial de profesión, practica alpinismo, raquetas y esquí de montaña desde adolescente. Ha participado en la gestión de distintos clubes y como monitor voluntario, en la actualidad es socio de Os Andarines d’Aragón.

En la última Junta Directiva presidió el Comité de Raquetas de Nieve, lo que señala que le ha permitido “descubrir la cara oculta del deporte de montaña: la promoción y la defensa de nuestra actividad en múltiples foros”.

Javier Franco ha recordado que FAM es una de las mayores federaciones deportivas en Aragón que agrupa a más de 200 clubes y cuenta con más de 14.000 montañeros federados.

Destaca también, por el crecimiento del número de socios, que se ha doblado en los últimos diez años; además las actividades de montaña atraen a un gran número de practicantes ocasionales no federados y son un importante recurso turístico.

Así, se plantea como eje de su mandato “desarrollar estrategias para que la FAM y su tejido asociativo, clubes y federados, sea el referente institucional en el mundo de la montaña en Aragón”.

Sobre el papel de los clubes de montaña, el presidente ha defendido que son “la piedra angular de la actividad montañera, por lo que es imprescindible tener una Federación que trabaje por y para los clubes” y que se debe “convencer a la sociedad de que el deporte programado dentro de los clubes es la forma natural de acercarse a la montaña”.

De esta manera, Franco ha destacado la aplicación de la Ley del Deporte de Aragón como “el mayor problema que tenemos sobre la mesa” ya que en 2021 obliga a contar con un técnico o un guía titulado en las actividades que organicen los clubes de montaña, un requisito inasumible para muchos por su carácter popular.

El presidente ha abogado por defender ante la Administración que “la formación de monitores y voluntarios dentro de los clubes y con los cursos que ofrece la Escuela Aragonesa de Montañismo debe ser el referente; los técnicos tienen su campo de actuación y nosotros el nuestro”.

Por otra parte, Franco ha incidido en el objetivo de estrechar relaciones con las distintas administraciones aragonesas, desde la autonómica a la local, para que valoren la repercusión económica del senderismo, el montañismo y la escalada y trabajar juntos en proyectos como “conservar la que es la mejor red de senderos de España, desarrollando el modelo de Senderos Turísticos de Aragón y los acuerdos con la DGA y las Diputaciones Provinciales”, modernizar y ampliar la red de refugios “mediante protocolos de uso y conservación” y poner en marcha nuevos rocódromos.

Sobre este aspecto, Franco también ha defendido la importancia de “trabajar junto con instituciones, asociaciones y entidades conservacionistas, para que nuestra actividad crezca de manera respetuosa con el medio ambiente” y compaginando el disfrute deportivo con las regulaciones de los espacios naturales.

En su proyecto de trabajo, Javier Franco ha incidido también en metas como avanzar en transparencia y comunicación para mejorar la imagen y visibilidad de la Federación; conseguir una participación más activa y dar más valor a la figura del federado; aumentar la presencia femenina en los órganos de la FAM; o fomentar el deporte inclusivo.

Respecto a la incidencia del covid-19 sobre el trabajo de la FAM, el nuevo presidente ha señalado en que “no queda otra opción que adaptarnos y aprovechar las oportunidades que surjan para reinventarnos, cumpliendo las directrices establecidas hasta que todo se normalice” y fomentando que “la actividad al aire libre individual o en grupos pequeños está creciendo y aquí podemos intervenir”.

Con su elección, Javier Franco se convierte en el sexto presidente de la Federación Aragonesa de Montañismo desde su fundación en 1963, tras Pepe Díaz, Félix Cruchaga, José Ramón Morandeira, Jesús Rivas y Luis Masgrau. Para abordar esta nueva etapa, Franco ha abogado por “un trabajo en equipo con los miembros de la Asamblea, la Junta Directiva, el equipo técnico y los clubes”.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here