La librería Castillón de Barbastro recibe el premio a la Trayectoria Profesional en el sector del libro en Aragón

La librería Castillón de Barbastro ha sido galardonada, después de 93 años sirviendo al cliente y tres generaciones tras el mostrador, con el Premio a la Trayectoria Profesional en el Sector del libro en Aragón

367
ECOEMBES COMARCA

Victor Castillón Colomina es la tercera generación que trabaja tras el mostrador de la Librería Castillón de Barbastro y ocupa el cargo de presidente de la Asociación de Libreros de Huesca. La librería Castillón empezó su andadura en 1927 con su abuelo Victor, y desde entonces se sitúa en el centro de Barbastro.

Paula Gracia: Antes de nada, nos gustaría felicitarte por recibir este premio a la Trayectoria Profesional en el sector del libro de Aragón. Cuéntanos, ¿Cómo te sientes al recibir este premio?

Victor Castillón: Nos hemos sentido muy halagados porque lo principal y más importante es la confianza de los clientes. Muchos nos han venido a felicitar y nos han llamado, la verdad, es lo que más contentos nos ha hecho. Desde aquí agradecer a clientes, proveedores y a todo el mundo que ha hecho posible que sigamos aquí este tiempo.

P: ¿Esta librería la fundó tu abuelo y ahora lleváis noventa y tres años abiertos y una trayectoria de tres generaciones?

V: Sí, desde el año 27, mi abuelo y su hermano tras varios intentos en otros lugares, se iniciaron en un lateral del Plaza del Mercado y allí empezaron su andadura con imprenta, papelería y librería. Y a partir de allí, las vicisitudes que vinieron después, políticas en España, hicieron que el hermano de mi abuelo, Isabelino, tuviera que salir de aquí, incluso de España. Hubo hasta hace poquito tiempo otra librería, Castillo en Madrid, con otros dueños, que era un primo de mi padre, un hijo de Isabelino. Y esa ha sido un poco la trayectoria, en el mismo lugar y siguiendo en el centro del pueblo y siempre a mano y al servicio de los clientes.

P: Me imagino que ese será alguno de los secretos de llevar tanto tiempo cara al público, ¿la fidelidad que siente la gente o la cercanía?

V: Si, eso es importante y luego vemos en técnicas de marketing o de comercio actual que lo que se busca es eso, la fidelidad, casi casi hasta la dependencia de según qué marcas. Pero más que la dependencia es el saber que estás allí, abrimos todos los días menos dos al año, lo cual supone para muchos clientes saber que estamos a mano o saber que estamos ahí, que les podemos ayudar en muchas cosas, en otras no. Y desgraciadamente a veces dices que tocarías muchos más temas, pero es posible, no es posible tocarlos con cierta profesionalidad. Entonces bueno, yo creo que nos lo hemos hecho lo mejor que hemos sabido, a ratos mejor, a ratos peor, como todo el mundo. Y sobre todo yo creo que este premio remarcaba un poco el interés que hemos tenido por el territorio o por cuidar las publicaciones de Aragón, las de los autores y los editores aragoneses, que fueron los que propusieron, nos propusieron para el premio. Yo creo que eso es importante, el estar relacionado con el territorio, ya no solo por darles un servicio, sino por ayudarles a sacar a la luz todo eso que se crea en, este caso, literariamente en nuestro territorio, yo creo que es importante.

P: Sé que editaste anteriormente algún libro de Conchy Cosculluela, ¿seguís manteniendo esta herramienta de editar o simplemente dais servicio librería?

V: Somos librería, papelería y quioscos.  Lo de la aventura de editar fue un pequeño guiño, teníamos allí la posibilidad, tuvimos en ese momento que nos dio un poco la turruntela. No es una línea de negocio que queramos explotar, tampoco es una línea de negocio que queramos descartar. Está allí. Si los astros se conjuran para que en otro momento podamos hacer algo, pues bueno, de hecho, incluso hemos creado algún proyecto más en la mano. Pero es complicado porque los editores tienen una labor fundamental de promoción, de cercanía al autor, de encaminar ese libro y esa trayectoria, y nuestro trabajo es otro muy distinto. Nos dimos cuenta en ese momento de que cada uno tiene su rol y como prueba estuvo muy bien, muy contentos porque llegábamos a muchísimos puntos de España y del extranjero. Como he dicho antes, no lo descartamos, pero no es nuestro fin fundamental.

P: Habéis hecho bastantes presentaciones de libros, cuando todo vuelva un poco a la normalidad. ¿Tenéis idea de seguir llevándolo a cabo?

V: Sí, nosotros siempre hemos intentado hacer alguna cosa, pero somos conscientes de que nuestra librería no es cómoda para hacer presentaciones. Empezamos hace ya unos años una labor de cercanía y de colaboración con el Museo Diocesano de Barbastro, que ahora cumple diez años, y la verdad que nos ha salido muy bien, estamos muy contentos. Hemos traído a personajes relevantes a presentar libros al Museo Diocesano y queremos seguir, de hecho, estaríamos presentando libros sí no fuera por esto. Pero la verdad es que se han quedado en el tintero, teníamos grandes oportunidades de haber traído este año a autores de renombre y que hubieran tenido muchísimo tirón.

Es una lástima, pero queremos seguir e intentaremos mejorar. Aparte de las presentaciones, esta pandemia nos ha abierto el camino a otra actividad que hacemos en verano. Hemos hecho que un sábado por la mañana montábamos una especie de jaima en la que traíamos a un autor a firmar y que nos sirvió de ejemplo para los premios de novela corta y de poesía. Y cuando el tiempo sea propicio, intentaremos seguir también por ahí.

P: Y durante la pandemia, ¿Cómo fue la experiencia de la venta de libros?

V: Nosotros en la pandemia tuvimos un crecimiento bastante bueno de la venta online. Hace seis años que tenemos presencia en internet, pero la queremos mantener separada de lo que es la tienda, porque es otra cosa distinta, otro negocio distinto, otra manera de trabajar. Intentamos que los clientes vean que tenemos esa presencia online dónde pueden ver el stock de los libros que tenemos, y del material de papelería. Este mes de marzo y abril fue muy bueno en cuanto ventas son ventas online, con el apoyo de la empresa MSV de Barbastro, nos facilitó el envío para que al día siguiente estuviera en su destino, abrió un nuevo campo.

Nosotros desde 2002 formamos parte de una plataforma en la que actualmente estamos cerca de 800 libreros de toda España que compartimos stock, podemos pasarnos libros o dar información al cliente de donde puede encontrar un libro agotado. Desde hace un mes, mes y medio, esta plataforma ha abierto a través de todostuslibros.com una venta directa a los clientes en todo España y está funcionando muy bien. Son muchos los libreros de la provincia que nos llaman para sumarse ahora son 11 librerías aragonesas. El servicio online es otro canal y en el día a día ves que la gente agradece el ver a alguien detrás de esa pantalla, ves la necesidad de estar online pero es insustituible que las personas den vida a los negocios.

P: Has notado la demanda de algún género específico, ¿o ha sido más variado?

V: Lo que más se vende es la novela policiaca e histórica. En la policiaca cuanto más sangre, mejor o cuanto más víctimas infantiles oscuras. Es curioso porque nos desgarra el tema cuando lo leemos en la prensa, pero cuando lo vemos en las novelas nos gusta, y en eso sí que se ha notado un boom. Recientemente la obra de Federico Jiménez Losantos está triunfando, yo no tenía una lista de espera tan larga desde Harry Potter. Estas herramientas que tenemos de compartir datos nos dan estadísticas de ventas y la semana del Puente de la Inmaculada, si la compramos con la misma del año pasado, se ha vendido muchísimo más, sobre todo novela. Igual debemos de agradecer algo a la covid-19 porque la lectura en general ha aumentado desde la pandemia. Lo que estamos viendo es que hay muchos libros que están teniendo un nivel de ventas más alto. Ahora el estar el número uno es mucho más caro y hay que vender el doble de libros porque hay unos cuantos títulos que están vendiendo grandes cantidades.

P: ¿Tenéis pensado permanecer en el mismo sitio o estáis pensando cambiar o reformar la tienda?

V: Cambiar de sitio no, lo que sí que tenemos pensado en unos meses es un cambio brusco y llamativo. Estamos ultimando los detalles para que esto pueda llevarse a cabo con empresas que saben del tema y que nos están echando una mano para poder dejarlo todo más cómodo. El covid-19 también nos ha mostrado un cambio en la librería, ahora debe estar más abierta y ha de ser más cómoda. La librería ha de tener acceso más fácil a los clientes y sobre todo hemos de mantener el plus personal y cercano que ofrecemos con mayor facilidad de circulación a los clientes, mayores espacios. Y bueno, si todo va bien, en el plazo de unos meses queremos darle un toque un poquito distinto a la librería, a ver si lo vemos pronto.

dph

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here