Las barbastrenses Silvana Briones y Lucia Gamisel premiadas con Ford College Community Challenge

Dos barbastrenses con el proyecto "Riqueza de vivir" han sido premiadas por Ford College Community Challenge con 5.000€. Es para llevar a cabo un proyecto de construcción comunitaria creativa ofreciendo apoyo a familias de cáncer infantil

795

Silvana Briones Piedrafita, estudiante de Bioquímica, y Lucía Gamisel Peropadre, estudiante de diseño de interiores han sido las premiadas con el premio Ford College Community Challenge. Este galardón está diseñado para animar a estudiantes a desarrollar proyectos de construcción comunitaria creativos para responder a las necesidades locales con el tema “Mejorando Vidas”.

Cada propuesta ha recibido una obtención de 5.000€ para apoyar la implementación de los proyectos propuestos.

GOB ARAGON surge

Paula Gracia: Enhorabuena chicas, ¿nos podéis contar en qué consiste vuestro proyecto de Riqueza de Vivir?

Silvana Briones: Riqueza de vivir es un proyecto que nació durante el confinamiento, aunque nos llevaba rondando la cabeza bastante tiempo.  Lo que queríamos hacer con él era conectar a los pacientes y la investigación del cáncer con la sociedad. Buscábamos sensibilizar más sobre estos temas, centrándonos en el cáncer pediátrico en niños y en adolescentes. Junto con el mensaje más técnico con las vivencias de los pacientes, para sensibilizar a la gente joven de ser conscientes de la suerte que tenemos, de llevar la vida que llevamos y de disfrutar de todo lo que podemos disfrutar, incluso las condiciones en las que nos encontramos actualmente un poco atenuadas. Era unir las vivencias de estas personas para darles voz y juntarlo con la ciencia, porque nos parece que es muy importante esta vertiente científica y ultimarlo con el estar agradecidos y ser conscientes de ello, de lo que tenemos, de la Riqueza de Vivir.

P: ¿En qué consistía el proyecto, que bases os dieron?

Lucía Gamisel: Hace unos meses, justo antes del verano, creamos el proyecto y justo antes de verano lo lanzamos. Nos lanzamos al agua porque era lo que queríamos hacer, pero no teníamos fin de ganar un concurso ni nada. Pero como Silvana está estudiando bioquímica y en la universidad se lo contó a un profesor que le dijo que le parecía buena idea y que podíamos presentarlo a este concurso. Nosotras no teníamos ni idea, ni pensábamos presentarnos ni nada surgió por su profesor. El premio nos lo han dado para ir más allá con el proyecto e intentar ayudar a los demás, concienciar y llegar a más personas. Aún está por ver como acaba siendo todo y lo que acaba, pero poco a poco y muy contentas de este regalo. Por así decirlo.

P: ¿Cuál es la motivación o finalidad por la que escogisteis este tema?

S-B: Yo creo que un poco la motivación eran nuestras vivencias personales, el sentido de que bueno, Lucía fue paciente de melanoma y piso. Fue una experiencia que nos cambió a las dos porque hemos sido amigas desde hace mucho tiempo y nada vimos la oportunidad como de aportar nuestro mensaje que sí podía. Le decimos siempre que lo que hagamos para ayudar a una persona para nosotras ya es valioso. O sea, no, no tiene por qué llegar a miles de personas para para hacer un cambio, para ser algo importante y nada de ser un poco. La motivación principal era que teníamos un mensaje y simplemente lo queríamos transmitir. Llegar a quien llegara y nada con. con el tema de Ford. Pues sí que vivimos un poco, eh. Una oportunidad en el sentido de que, eh. Pues como me contaba Lucía, mi profesor nos dijo que podía encajar muy bien con el proyecto porque tenía una rama de movilización social e i. Y la cuestión era que le teníamos que dar un toque de innovación, porque esas eran las bases del concurso, que tenía que ser algo relacionado con la movilización social, pero que tuviera algo, algo innovador, no algo que ya hubiéramos hecho o que ya estuviera en marcha. Y nada nos pareció un reto y que nos podía ayudar a dar a conocer nuestro proyecto a más personas. Así que, con esa finalidad de ayudar al máximo, pues nada, quisimos intentarlo y nos salió bien. Así que genial.

P: Los colores del logo y con los que os dais a conocer son el morado y el negro, ¿Qué significado tienen estos colores?

L-G: En el momento que empezamos y pudimos quedar después del confinamiento, pensamos ¿Por qué estamos haciendo esto? Entonces como yo pasé por un melanoma y el color que lo representa es el negro y la abuela de Silvana paso por un linfoma y su color es el lila y además este era un color que nos encanta y está de tendencia, pues vimos esa oportunidad.

 P: ¿Cómo gestionáis vuestras redes sociales y la app que anunciasteis?

S-B: Para el programa de Ford College Community Challenge teníamos que presentar un borrador de un proyecto a realizar en un año. El proyecto que presentamos como factor innovador fue una aplicación que incluyera los dos pilares que queríamos enriquecer, que son los testimonios de pacientes y la parte de divulgación científica. Pero queríamos ir más allá y una parte que nos parecía muy importante es la atención psicológica de pacientes y generar una red de psicólogos voluntarios para lo cual contamos con la ayuda de la Federación de Niños con Cáncer a nivel nacional. Ese es el proyecto que presentamos y que esperamos que pueda salir adelante, que se pueda llevar a cabo.

P: ¿Y cuando se puede convertir en una realidad?

L-G: Esperamos que cuanto antes, pero como ya ha dicho Silvana, es a largo plazo y tenemos un año, pero cuanto antes podamos, mejor. Siempre hacemos todo mirando hacia el futuro, pero también en el presente porque para nosotras es muy importante vivir el día a día. Entonces, si esas personas necesitan eso, pues cuanto antes los saquemos mejor para ellas y para nosotras, porque así veremos si da los resultados que nosotras queremos.

P: ¿Cómo os organizáis, tenéis un horario fijado o aprovecháis cuando quedáis en el grupo de amigas…?

S-B: Lo vamos llevando día a día y siempre vamos cumplimos, pero llega un punto que, entre la universidad, trabajos, cosas… se pierde un poco el control. Entonces lo que sí que hacemos es que tenemos un calendario en el que vamos poniendo lo que tenemos que subir en redes sociales, los vídeos que queremos ir haciendo y demás… Pero llega un punto en el que todo se junta y se descontrola y ahí es cuando quedamos. Ese día pasamos toda una tarde juntas y organizamos un mes y medio y así ya sabemos que ese tiempo va a salir, pero cuando transcurre ese tiempo que hemos planificado, vuelve otra vez el barullo y nos volvemos a juntar, lo volvemos a organizar.

L-G: Empezó todo muy bien porque en verano estábamos todo el día juntas, de hecho, ella vivía casi en mi casa entonces era más fácil. Pero llegó el curso y dijimos ¿qué ha pasado?, porque nos cuesta, pero lo sacamos.

P: Vuestro Instagram cuenta tanto los testimonios de los pacientes, de colaboradores y luego vosotras subís vídeos ¿Cómo lo organizáis?

S-B: Tenemos como tres tipos de publicaciones, algunos que hacemos Lucía y yo al principio sobre consejos de llevar un estilo de vida saludable, prevenir el cáncer en la medida de los posible…, luego contamos con la ayuda de investigadores que nos dan ese apoyo para hacer los vídeos de divulgación científica y luego con los testimonios de los pacientes que o bien nos ponemos en contacto con ellos, o ellos con nosotros. Y esos son los tres temas principales que tocamos, aunque luego siempre surgen cosas diferentes, pero estos son los principales.

P: ¿Y los profesionales los buscáis, o los conocéis por las experiencias personales?

L-G: Conocer, los conocemos a través de ASPANOA. Yo no entraba por edad para pertenecer a sus pacientes porque me cogió ya con 15 años, pero siempre he colaborado con ellos desde que me pasó y he ido a conferencias y sí que hay gente que conozco y gracias a ASPANOA ha sido más fácil poder contactar con ellos. Pero Silvana por lo que estudia mediante profesores y sobre todo por redes y artículos hemos ido encontrando algunos caminos. Al igual que con los testimonios algunos nos han contactado, pero es un poco el día a día.

P: ¿Y para el futuro que esperáis?

S-B: De momento estamos un poco viendo y perfilando porque nos gustaría que cuantos antes “Riqueza de Vivir” se convirtiera en una asociación por sí misma, pero es un proceso administrativo bastante largo. Yo creo que ese sería nuestro primer objetivo a corto plazo porque a partir de ahí ya podemos enfocar las acciones a lo que nos parece más importante y hacia el vacío que vemos que es en el tema de la salud mental y de ofrecer esa ayuda a pacientes y familiares. Yo creo que las dos queremos seguir con esto durante mucho tiempo independientemente de lo que hagamos con nuestras carreras profesionales porque al final es como ese motor, tú puedes tener tu vida, tus estudios, tu carrera, pero tener esa tercera rama de ayudar a los demás y transmitir ese mensaje nos parece muy importante. Así que sarna con gusto no pica y seguiremos haciéndolo hasta que podamos.

L-G: Lo mío no tiene nada que ver con mi carrera, pero siempre he contado mi testimonio desde que me pasó y siempre hay alguien que me ha dado las gracias ya sea por estar pasando por algo parecido y le he ayudado o porque le he abierto los ojos y se ha emocionado. Entonces como el tema ya viene de lejos nunca me ha costado y siento que contándolo puedo ayudar. Así que esto era contar una vez más para intentar ayudar, es nuestra base de la vida, el estar agradecidas y ayudar en lo que podamos al resto con estos valores. Riqueza de vivir es un plan de futuro que a la vez nos sirve para estar unidas, porque al no vivir en la misma ciudad ya llevamos varios años así… siempre hablábamos, pero no tanto, ahora solo hablamos del proyecto y si no acabamos mal esto ya es para siempre.

P: ¿Y el resto de vuestras amigas no se animan?

S-B: La verdad es que todo el mundo, tanto nuestro entorno cercano como no tan cercano se involucra mucho. Lo llevamos nosotras porque al final es como nuestro hijo, pero la gente se ha involucrado mucho yo creo que más de lo que podíamos esperar nosotras y para cualquier cosa que necesitamos nos ayudan. Cuando sacamos la pulsera a finales de julio para mi fue increíble, ahora igual estás viendo una historia de Instagram de alguien de Barbastro, que igual es alguien con el que quizá hemos hablado alguna vez pero no es de nuestro entorno cercano y que lleva la pulsera. La gente aceptó muy bien el proyecto y se quiso involucrar, sobre todo la gente joven. Así que también estamos muy agradecidas por esa parte que tanto en Barbastro como cerca de aquí o amigas de Zaragoza o Madrid se hayan involucrado mucho en el proyecto ayudándonos.

DPH

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here